3 de septiembre de 2020 01:19 AM
Imprimir

Carne: apuestan a una Cuota Hilton que contemple el engorde a corral

Frente al aumento de precios de los terneros y cierta estabilidad de los novillos para consumo, los feedloteros confían en una redefinición de la Unión Europea.

El engorde a corral surfea una ecuación de precios ajustada y mira con faros largos la oportunidad que tendría en una renovada Cuota Hilton, el protocolo de cortes de alto valor que la Unión Europea (UE) podría redefinir antes de fin de año. La expectativa es que se flexibilice la exigencia actual de que los animales sean alimentados con pasto, a campo, y contemple la suplementación nutricional con granos.

En un contexto de altos precios del ternero de invernada, que -aseguran- “no compensa el valor del novillo de consumo”, los feedloteros siguen abasteciendo al mercado interno con relativa normalidad, pero apuestan a que antes de fin de año, en negociaciones con la UE, se redefina el protocolo de exportación de la Hilton. 

Así lo aseguraron directivos de la Cámara Argentina de Feedlot (CAF), que presentó un informe sobre la actividad, en un año donde la pandemia condicionó sus movimientos en abril y mayo, pero luego se “normalizó”. Ahora, estiman que con hacienda engordada a corral se abastece entre un 75 y 80% del mercado interno de carne vacuna.

Ingresos mensuales de animales a corrales para engorde.

Ingresos mensuales de animales a corrales para engorde.

El aislamiento social preventivo y obligatorio hizo que la actividad adecuase sus operaciones a una nueva modalidad de trabajo, con restricciones de personal, mucho del cual debió relevarse por tratarse de casos de riesgo. Hubo inconvenientes por la superposición de protocolos locales, provinciales y nacionales, hasta que finalmente la CAF estableció uno específico para la actividad, que pudo difundir entre los productores, lo que evitó casos de contagios en los feedlots.

Otras dificultades fueron la incertidumbre por las plantas frigoríficas activas y los problemas de cobro, que se fueron subsanando paulatinamente.

Esto provocó una merma en el ingreso de animales en abril que se retrajo por una zafra que se desarrolló en un otoño benévolo, con mucho pasto en los campos, sumado al inicio del aislamiento y la incertidumbre. En mayo se concentró un mayor ingreso de animales, compensando así la caída del mes anterior.

Respecto de la faena, desde la CAF informaron que, según datos del Senasa, en 2019 fue de 3,8 millones de cabezas, lo cual representó un 36% del total, si se toman los establecimientos efectivamente registrados. Pero si se considera que hay distintos tipos de terminaciones de ganado vacuno a corral, ese porcentaje se eleva al 75 a 80% de la carne vacuna consumida en el país.

En la actualidad hay 1.200 establecimientos de engorde a corral, en 22 provincias argentinas. El porcentaje de ocupación fue, en los registros del mes de julio, de 68%.

En la actualidad hay 1.200 establecimientos de engorde a corral, en 22 provincias argentinas. El porcentaje de ocupación fue, en los registros del mes de julio, de 68%.

Por otra parte, en la actualidad hay 1.200 establecimientos de engorde a corral, en 22 provincias argentinas que, en su conjunto, albergan a 1,7 millones de cabezas para consumo interno y 255.000 correspondientes a la Cuota 481, que se exporta a la UE. Los corrales -según registros de julio- estaban ocupados en un 68%, de forma similar a igual mes de 2019.

Reserva de valor vs. descapitalización

Para Juan Carlos Eiras, presidente de la CAF, “el negocio del feedlot hace muchos años que no tiene una relación compra-venta (de terneros-novillos) tan desfavorable como la actual. La cría tuvo un verano muy positivo, que le ayudó a tener una brecha favorable del 25%, en valores netos, aunque si se cargan los costos de comercialización y flete, se acrecienta hasta el 50%. Esto nos produce un quebranto de $3.500 a $4.000 por animal, lo que hace que nuestras empresas estén descapitalizadas”.

Juan Carlos Eiras, presidente de la Cámara Argentina de Feedlot (CAF)

Juan Carlos Eiras, presidente de la Cámara Argentina de Feedlot (CAF)

La invernada se convirtió en reserva de valor. Se comercializaron 7 millones de terneros y hay zonas donde se pagó a $140 por kilo vivo, mientras que el gordo especial de consumo sigue cotizando a $115, sostenido por el consumo hogareño (bife y carne al horno). Hay mucho excedente de asado parrillero del segmento Horeca (hoteles, restaurantes y catering)”, prácticamente inactivo.

Para Eiras, “la gran incógnita es saber cómo se comportará el consumo, liberada la cuarentena. Por eso, estamos expectantes. El precio en términos relativos, a un promedio de $ 400 por kg de carne, quedó desfasado respecto de otro tipo de alimentos”, más allá de quienes no pueden acceder a esa proteína animal.

Ante este panorama, Eiras explicó que “el feedlotero pierde stock en kilos o en cabezas. Y eso puede redundar en una próxima escasezCuando todas las variables en contra son esporádicas puede resistir, si es muy eficiente, ya que mucho más no puede hacer si no cambia la macroeconomía”.

Stock mensual de hacienda vacuna en corrales de engorde, durante 2019 y los primeros meses de este año.

Stock mensual de hacienda vacuna en corrales de engorde, durante 2019 y los primeros meses de este año.

Y agregó que “crece la hotelería porque para no tener corrales vacíos engorda terneros de terceros y cubre gastos de estructura, cobrando el servicio”, pero con una rentabilidad menor. La salida es que “que el gordo valga en unos meses $140 a $150 por kilo vivo”, dice.

Pero si de futuro se trata, Eiras menciona el tema exportación y piensa en los cortes Hilton que Argentina exporta a Europa. En ese marco, explicó que “a través de la Mesa de las Carnes, la CAF trabaja en modificar el protocolo de la cuota Hilton, que desde 1979 solo acepta novillos engordados a pasto”.

“Si ese protocolo no se cambia, Argentina no podría cumplir con la cuota Hilton. Todas las entidades están de acuerdo. Ahora es el momento de hacerlo porque la UE tiene que ratificar todas las posiciones arancelarias por el Brexit”.

Esto sucederá entre octubre y diciembre próximo, en una negociación que “nos abre la ventana para avanzar más rápidamente y en la que exportadores y productores estamos de acuerdo, y Agricultura, Cancillería y el Senasa trabajan en conjunto. Son conversaciones difíciles, pero posibles. Es el camino a seguir para demostrar que Argentina puede producir un novillo nacido a campo, recriado a pasto y terminado a corral. Estamos convencidos de que va a prosperar”, concluyó Eiras.

Fuente: Clarin

Publicidad