5 de septiembre de 2020 08:05 AM
Imprimir

Toma de tierras. Fuerte preocupación de productores del sur por decenas de casos

Leonardo Jones es el presidente de la Sociedad Rural de Esquel y se mostró preocupado por la situación

En medio de la toma de tierras en la Patagonia, productores del sur expresaron a LA NACION su fuerte preocupación por estos hechos que se suman a otros registrados.

Leonardo Jones es presidente de la Sociedad Rural de Esquel y dijo que, si bien en los últimos días han tomado difusión una serie de usurpaciones en el sur, los casos vienen de larga data.

“Tenemos un problema gravísimo de falta de seguridad jurídica por el fenómeno muy grande de grupos de personas que bajo banderas de reivindicación mapuche, pretenden crear un Estado distinto sobre territorio chileno y argentino; por tanto desconocen todo tipo de autoridad y normas de ambos países”, comentó Jones.

En la provincia de Chubut contabilizan al menos 15 campos usurpados que se han dado en los últimos seis años, pero incluyendo a Río Negro y Neuquén los casos pueden llegar a los 100. “Ellos tienen una proclama contra el capitalismo, la minería, pero a su vez le sacan tierras a su propia gente mapuche”, afirmó sobre los ocupantes.

En las provincias del sur utilizan la misma metodología tanto para usurpar los terrenos como lo ocurrido en Villa Mascardi como los campos ganaderos del resto de las provincias comprometidas por las tomas. “Van por la propiedad pública así como lo hacen con los parques nacionales y los campos productivos. Usurpan un lugar y de ahí plantean sus demandas a cara cubierta y con actos de violencia”, agregó Jones.

En Esquel, a principios de septiembre, un grupo de personas ocupó una estancia que estaba habitada y vigilada por los cuidadores. Además quemaron cinco casas donde viven empleados de los campos en un enfrentamiento civil en el que, según se denunció, terminaron torturados los encargados de esas estancias.

“La metodología que usan para reclamar no es el diálogo, sino que plantean una guerra al Estado. Es terrorismo porque queman camiones, cortan rutas y le meten miedo al sector y a la comunidad”, indicó el presidente de la entidad ruralista.

“De este lado, la mayoría de las usurpaciones que se dan es sobre los campos con principal producción de lana. En la zona de Vaca Muerta, en tanto, hay usurpaciones sobre campos petroleros en donde tratan de conseguir fondos negociando con las empresas”, indicó.

Juan Grehan sufrió la usurpación de un lote de cinco hectáreas
Juan Grehan sufrió la usurpación de un lote de cinco hectáreas

Según expresó, el gobierno nacional no ha dado ninguna señal en favor de defender la propiedad privada y garantizar los derechos de la gente que trabaja, vive del campo y es dueña. “Todo lo contrario, más bien piensan liberar una zona para que se haga todo esto. Las pocas señales que ha dado del tema es que son favorables a la gente que realiza las tomas. No ha tomado con seriedad el tema, la situación de la gente acá es de absoluto desamparo”, indicó.

En enero de 2018, Juan Grehan sufrió la usurpación de cinco hectáreas de sus tierras en la región del Parque Nacional Nahuel Huapi en Villa Mascardi. Unos meses atrás, la policía había intentado con la orden de un juez desalojar a un grupo que se había instalado, pero tras un enfrentamiento en el que murió uno de ellos, el magistrado decidió retirar la custodia policial. El grupo de personas, que dice ser integrante del grupo Machi, volvió a tomar poder sobre esa zona, esta vez incluyendo el terreno de Grehan.

“Tienen tomada toda la montaña con altura de 2000 metros. Desde la ruta, con 1200 metros hacia adentro está ocupado y las construcciones de sus casas las hicieron a 1000 metros de la entrada. En esa montaña hay propiedades privadas, pero todo está sobre los parques nacionales”, indicó.

Así quedó una de las casas de Grehan tras la usurpación
Así quedó una de las casas de Grehan tras la usurpación Fuente: LA NACION – Crédito: Ariel Carreras

El total de las hectáreas usurpadas en el pie de la montaña asciende a 30. Sin embargo, podrían ser más. “Mi casa fue incendiada en 2015, al año siguiente incendiaron otra propiedad de la comunidad religiosa del obispado de San Isidro. Y ahora, con la cuarentena aprovecharon para seguir la ocupación masiva”, dijo Grehan.

Descartó, además, que esto esté ligado a lo que está pasando con las tomas en las otras zonas del país. “Estos son actos terroristas, dijeron que no se van a ir de ahí, que no dialogan y alientan a otras asociaciones a hacer lo mismo. Se sirven del Estado, pero bien que no lo reconocen”, relató.

Invitó al presidente Alberto Fernández y a la ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Fréderic, a que se interioricen de la situación que aqueja a la población del lugar. “Dijeron (los usurpadores) que no van a negociar, no hay manera de que se vayan, impera solo la bandera mapuche”, alertó Grehan. Impulsó una petición en Change que en cuatro días logró más de 55.000 adhesiones.

Por: Belkis Martínez

Fuente: La Nacion

Publicidad