6 de septiembre de 2020 11:59 AM
Imprimir

¿La soja a US$ 400?

“Algo está sucediendo”, aseguró el director de Fimix Agrofinanzas y analizó los puntos optimistas y pesimistas.

Pablo D. Mestre.

Repasemos los factores que hacen danzar al electrocardiograma del precio de la soja, o como les llaman otros, a los que generan volatilidad en los precios. “Al final del día son los factores que todos miran para producir soja, o comprar, o invertir y vender soja. Ahí va en cada uno cuánto pondera cada factor y más o menos le dará la probabilidad de éxito de cada escenario”, afirmó el Lic. Federico Morixe Mailhos. El director de Fimix Agrofinanzas dijo que este es un básico resumen de lo que se realiza en la gestión de riesgo de cada cultivo y cada negocio.

A continuación, la información relevante para ser optimista (+) y pesimista o bajista (-) en los precios de la soja:

Inflación en EE.UU.

(+) Cuando la FED habla sobre la economía de EEUU y los planes de controlar la inflación, genera volatilidad en los inversores, y cuando la inflación se ve amenazada, los fondos tienden a ser tentados por las materias primas, se les ve invertir en: Oro, Crudo, Soja, Maíz, etc. Los repuntes recientes del mercado de metales pueden ser un indicador del potencial que hay en los mercados de granos en el futuro cercano.

Impuestos en Brasil.

(+) El gobierno de Brasil eliminó los impuestos a la importación de varios granos, incluida la soja. Esto significa que otros países de América del Sur podrían exportar sus granos para Brasil. Hay probabilidades (ya pasó con Argentina) que Brasil tenga que importar soja o harina de soja de EEUU. Ya veremos.

Único vendedor: EE.UU.

(+) Sudamérica produce el 60% de Soja del mundo y Estados Unidos produce el 30%. Con Brasil casi sin soja hasta enero, EEUU se convierte casi en el único proveedor disponible para la exportación hasta fines de enero (es como ser el único que vende agua en el desierto).

(-) Siempre hay cancelaciones en las ventas de EEUU, con lo cual, si Sudamérica viene bien en producción y la guerra comercial continúa, aunque sea el único proveedor, se pueden ver cancelaciones de último momento para el empalme de Brasil como oferente en enero.

Algo de historia.

(+) Entre el 2007 y antes de la guerra comercial en el 2018, la soja estuvo por debajo de 350 U$S/ton solo el 10% del tiempo. Luego que comenzó la guerra comercial en el 2018, la soja pasó casi todo el tiempo por debajo de 350 U$S/ton y ahora vemos que está superando ese valor y a pesar de toda la guerra comercial por twitter, parece que China podría avanzar desde su lado con la compra de granos y alimentos, y poder cumplir así con la fase 1 del acuerdo.

(-) Es un año electoral en EEUU y continúa la gran incógnita sobre un posible acuerdo comercial entre EEUU y CHINA. Por los tiempos, es muy difícil que China pueda cumplir con las compras acordadas, pero las calculadoras de algunos analistas marcan que matemáticamente hay chances.

(-) Si los precios suben en EEUU, los agricultores sudamericanos principalmente Brasil, plantará más área, impactando directamente en la oferta o sea esa historia termina en precios más bajos, lo cual limitaría las subas de los precios.

El clima en EEUU y América del Sur.

(+) El 50% de la zona sojera de EEUU, tuvo lluvias mínimas durante las últimas semanas, un momento crucial para el llenado de vainas y la retención de vainas. O sea, los rendimientos podrían disminuir en un 10% y más también, de las estimaciones del USDA y varios analistas.

(+) Actualmente hay un 50% de posibilidades de que La Niña se forme este verano. Este evento climático tiende a impactar negativamente (bajar) en la producción de América del Sur y podría reducir los rendimientos y la producción de granos, lo cual ya está en la proyección y en los libros de todo comprador de granos que debe garantizar los granos a China.

(-) Aún puede haber un aumento en el rendimiento del cultivo de soja de EEUU, pero por ahora es poco probable que sea por debajo de las estimaciones del USDA y los analistas, lo cual igual daría una muy buena producción en EEUU.

(-) Los pronósticos son impredecibles y más cuando uno está en la producción. Lo cual no haría falta mucha lluvia y un clima más fresco para evitar que los rendimientos caigan y reduzcan el mercado de granos.

Valor y precio del dólar.

(+) El dólar se ha debilitado en comparación con otras monedas del mundo, el índice del dólar bajó de 98 a 92 en 30 días, lo que podría facilitar las compras de China en EEUU potenciando las importaciones.

(-) El real se debilitó (bajó) más que el dólar, si vemos desde Enero pasado a Julio ha impactado mucho en el precio de la soja, haciéndola bajar más de 30 U$S/ton en el mercado americano. Si el real contínua en estos valores o baja nuevamente, la soja de Brasil le corta las alas a la soja de EEUU.

Margen del “farmer”.

(+) Los agricultores en EEUU necesitan precios de 367 U$S/ton con rendimientos promedio (3.200 Kg/ha) para obtener ganancias en la mayor parte del país. Esto significa que muchos están esperando el efecto del clima y el precio para vender, o sea por ahora son poco vendedores.

(-) En 30 días comienza la trilla (cosecha) en EEUU para soja y maíz, y normalmente el farmer vende más soja que maíz para esperar suba del maíz y eso se ve en el impacto del precio.

Viendo toda esta información y lo que podría suceder en cada factor soy muy optimista con los precios, pero muy pesimista por otro lado. ¿Por qué pesimista? Por cómo están planteados los cultivos, es bueno estar en el Norte o en la zona de Sudamérica sin problema climático.

El tema es el problema climático, de darse, tendríamos un excelente escenario de precios, pero ¿qué pasaría con la producción?, si nos ponemos en las botas de un productor; tengo algo para vender?

Morixe acotó: “volvemos a los factores claves en este negocio: lo más importante es la cantidad, luego el precio”.

En lo productivo, dijo que hay seguros para cada clima, cada expectativa y cada negocio. En los precios, hay mucha gestión comercial, que parece un cuento de misterios sin finales, pero ya se han visto muchas historias con lágrimas.

Que en las mismas se vendieron tentados por el precio y luego no estaban los kilos para pagar el compromiso y eso llevó a un problema mayor. Que se resume en una vieja frase: “¿Qué pasa si vendo lo que no tengo y no lo puedo comprar”?

Planificar.

Por eso, el director de Fimix Agrofinanzas dijo que es bueno planificar los buenos precios y el qué hacer con ellos, “porque si sube y tengo grano, es una cosa, pero si sube y no tengo el grano es otra historia. Como también la historia es diferente si baja y no tengo el grano, o si tengo el grano. Es una mezcla de palabras, pero al final se resume en: gestión”.

Al final del día, acotó Morixe Mailhos, todo dependería del impacto de cada factor, en qué momento y en qué medida. Lo cual no hay blanco ni negro hoy en día.

“Es una buena trama que el tiempo la irá mostrando. Es como una tormenta en el medio del mar, la tormenta está, lo importante es tener el rumbo sin perder la tripulación y cuidando el bote. En este sentido, es muy importante una buena gestión de riesgo, en lo productivo, asegurar los kilos, las hectáreas, el cultivo, el negocio, lo que sea necesario de acuerdo al número planificado y en precios de esos granos que tengo en el plan. Y mucho ojo, que cada venta de grano vale mucho, más de lo que parece y al mismo tiempo tiene su riesgo asociado, cuantificarlo y estimarlo está en la gestión de cada uno”.

Al ser consultado Morixe si ve los 400 US$/ton, respondió: “es que algo está sucediendo, algo está pasando”.

Fuente: El Pais

Publicidad