11 de septiembre de 2020 21:27 PM
Imprimir

Quieren implementar en la Argentina el etiquetado frontal en los alimentos

Se trata de un aviso cuando un producto contiene un elevado nivel de sal, azúcar, grasas o calorías.

El Ministerio de Salud de la Nación tiene avanzada la idea de implementar en el país un sistema gráfico de advertencia a los consumidores para los alimentos y bebidas que contienen un elevado nivel de sodio, azúcares y grasas, al igual que está en vigencia en Uruguay, México o Chile, por ejemplo.

En este contexto, el ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, mantuvo el pasado 28 de agosto, una videoconferencia con el titular de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL), Daniel Funes de Rioja, en la cual presentó el consenso entre las carteras de Salud, Desarrollo Productivo y Agricultura sobre etiquetado frontal de alimentos que Argentina llevará a la próxima reunión de Mercosur y a la Comisión Nacional de Alimentos (CONAL).

Así, aunque aún no hay fecha, y por el momento es sólo un proyecto, se avanzará en la implementación de esta herramienta para que la población pueda realizar una evaluación de los productos que consume a diario, publicó Infobae.

La iniciativa consiste en un etiquetado frontal, de tamaño visible, y en fondo negro. Muy diferente del rotulado actual, que es un listado de información nutricional en que se detalla los valores y proporciones de cada ítem.

Este etiquetado es una recomendación de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Etiquetado frontal en alimentos.

Etiquetado frontal en alimentos.

En el marco del encuentro, el secretario de Calidad en Salud, Arnaldo Medina, detalló los ejes centrales que los equipos técnicos interministeriales estuvieron trabajando y adelantó que “vamos por un sistema gráfico de advertencias con sodio, azúcares y grasas saturadas incluidas, la mención o declaración de edulcorantes, e iremos con un rotulado que tenga en cuenta los 100 gramos o 100 mililitros”.

Por su parte, desde la COPAL, el titular de la entidad, Daniel Funes de Rioja, manifestó no estar “en contra de este etiquetado, pero sí de la demonización de los alimentos, ya que es lo que puede llegar a pasar debido a este tipo de etiquetado”.

“Por eso, creemos que hay que combinar tres cosas: eludir el preconcepto de los alimentos no saludables, ya que no existe el alimento perfecto; tener en cuenta que somos un país productor y exportador de alimentos; y, por último, que hay que combinar educación con la calidad e información alimentaria. Esto no es espantar con los alimentos e informar inadecuadamente”, aseguró.

En este sentido, Funes de Rioja explicó que considera que el etiquetado frontal debe permitir hacer una elección informada propiciando la libre elección del consumidor y su empoderamiento al momento de adquirir un producto, en función a sus necesidades: “Considero que todos los alimentos pueden formar parte de la dieta, siempre que la cantidad y frecuencia garanticen variedad y equilibrio”.

El rotulado de envases de alimentos en Argentina se regula por el Código Alimentario Argentino (CAA). Las disposiciones del CAA son de contenido higiénico sanitario, bromatológico y de identificación comercial y, por lo tanto, no incluyen una perspectiva de prevención de enfermedades crónicas no transmisibles, por ejemplo.

El rotulado nutricional de envases de alimentos muestra información en tablas de composición nutricional. La evidencia a nivel internacional ha demostrado que este tipo de rotulado no es de fácil comprensión y no cumple la función de informar a la población sobre los componentes principales de un alimento para que puedan realizar una selección más saludable de los alimentos que consumen.

Fuente:

Publicidad