15 de septiembre de 2020 00:22 AM
Imprimir

López Obrador arremete contra la carne mexicana

Pese a que los indicadores mexicanos de exportaciones y producción cárnica van al alza este año, López Obrador desde la mañanera invitó a los mexicanos a consumir carne “sin tanta hormona”, asegurando que a los animales se les engorda de manera artificial.

Durante su conferencia matutina del viernes, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, invitó a la población a tener cuidado con el consumo de la carne que se produce en nuestro país, asumiendo que a los animales de producción se les engorda “de manera artificial”, e incluso pidió que se informe sobre todas las sustancias que se les “meten”.

Luego de responder una invitación de la presentadora de televisión Fernanda Tapia en relación a realizar visitas en diversos comercios en la Ciudad de México para reactivar la economía, López Obrador abundó en lo negativo que es el consumo de comida chatarra, refrescos, y productos procesados sin embargo agregó, que el plan de orientación nutricional del Gobierno Federal dará preferencia al “consumo de lo natural y orgánico”.

“…En el caso de las carnes, hay quienes ya no quieren el consumo de la carne, pero bueno, si se va a consumir carne hay que procurar que no tenga tanta hormona, que no se engorden los animales de manera artificial, que los inflan, por todo lo que le meten, todas las sustancias que les meten; todo eso lo tenemos que ir informando.”

Luego, refirió que en la avicultura, la producción de la carne de pollo al igual que en la acuacultura con la tilapia, se le introducen “químicos” en los alimentos, esto sin especificar a qué tipo de sustancias se refería.

“…¿Cómo se produce la tilapia?, pues como se producen los pollos, o sea, con alimento y también con químicos..”


Finalmente, AMLO pidió que se tenga disponible más información hacia los consumidores, pues la falta de ésta es la culpable, según aseguró, de muchas de las enfermedades en los últimos tiempos.

“…Entonces, tenemos que tener más información de lo que consumimos, por eso también muchas enfermedades en los últimos tiempos; tenemos tache en esta materia.”

LA LEY MEXICANA PROHÍBE EL USO DE 32 SUSTANCIAS PARA LA ENGORDA PECUARIA


Estos comentarios emitidos por el Jefe del poder Ejecutivo contrastan con las regulaciones de la industria cárnica en nuestro país, así como la misma legislación federal que desmienten esta afirmación, pues en México estos actos están tipificados como delito, el cual pena hasta con ocho años de cárcel el uso de fármacos como el clenbuterol, cloranfenicol y el hexoestrol, dentro de la producción pecuaria.

De acuerdo con la Ley Federal de Salud Animal (LFSA), se estipula que el uso de estos y otros 29 aditivos determinados por el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), están prohibidos para la engorda de ganado y aves.

La industria cárnica mexicana también ha puesto especial atención en estos temas para lograr no solo una mejor comercialización a nivel local, sino también mayor presencia en los mercados internacionales, apegándose a los requisitos Tipo Inspección Federal (TIF), los cuales indican de forma prohibitiva en el uso de estas sustancias.

Prueba de ello es el creciente procesamiento en los 471 rastros TIF del país, que durante el 2019 tuvo incrementos por el orden de 9.5%, sacrificando bajo este sistema a aproximadamente 12.4 millones de animales para la producción de carne, de la cual 97% provino de cerdos, reses y aves.

LA PRESENCIA INTERNACIONAL DE LOS CÁRNICOS MEXICANOS CRECE GRACIAS A SU INOCUIDAD

De los 471 rastros TIF, 140 cuentan con la autorización del Senasica para exportar hacia 65 destinos internacionales, entre ellos Estados Unidos, Japón, Corea del Sur, Hong Kong y China.

Durante los primeros siete meses del año, los envíos al extranjero de proteína porcina se incrementaron 54.1%, hasta las 147,909 toneladas, según cifras del Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA); en el caso de los cárnicos bovinos, el alza fue de 23.8% sobre el mismo periodo de 2019, dando como resultado envíos por el orden de las 194,628 toneladas.


En total, la exportación de ambas mercancías generó una derrama económica de aproximadamente 1,617 millones de dólares.

Fuente:

Publicidad