17 de septiembre de 2020 19:56 PM
Imprimir

FSIS : Inspección de carne durante COVID-19

CompartiremailFacebookTwitterPaul Kiecker fue nombrado Administrador del Servicio de Inspección y Seguridad Alimentaria (FSIS) del Departamento de Agricultura de EE. UU., La agencia que regula la carne, las aves de corral y los productos de huevo procesados, en marzo de este año por el Secretario de Agricultura Sonny Perdue. Supervisa un presupuesto de más de mil millones […]

Paul Kiecker fue nombrado Administrador del Servicio de Inspección y Seguridad Alimentaria (FSIS) del Departamento de Agricultura de EE. UU., La agencia que regula la carne, las aves de corral y los productos de huevo procesados, en marzo de este año por el Secretario de Agricultura Sonny Perdue. Supervisa un presupuesto de más de mil millones de dólares y ha pasado la mayor parte de su carrera de 32 años trabajando para la agencia. Se unió al FSIS en 1988 y, al igual que otros administradores anteriores, comenzó desde abajo, como inspector de alimentos.

“Realicé prácticamente todos los trabajos entre inspector y administrador”, dijo, principalmente en operaciones de campo.

Se desempeñó como subdirector de distrito en Madison, Wis., Y como director de distrito en Madison y en Springdale, Ark. También se desempeñó como asociado ejecutivo de Operaciones Regulatorias y Administrador Auxiliar Adjunto de la Oficina de Operaciones de Campo, el enfoque principal en la inspección, en Washington DC. Y trabajó como investigador de cumplimiento e investigador supervisor de cumplimiento en la Oficina de Investigación, Cumplimiento y Auditoría.

¿Es esta experiencia importante?

“Sí, creo que sí, sé lo que se supone que debe hacer el FSIS y he trabajado en la agencia en todos los niveles”, dijo.

Hace tres años, Kiecker se convirtió en administrador interino del FSIS y luego en administrador adjunto durante el año pasado. MEAT + POULTRY , publicación hermana de Food Business News,  habló con Kiecker sobre lo que está haciendo el FSIS para garantizar que la carne y las aves de corral y los procesadores de carne y aves de corral sean seguros, especialmente desde el inicio de la pandemia del coronavirus (COVID-19).

Procesador de carne

CARNE + AVES DE CORRAL:  ¿Cuáles son los principales objetivos del FSIS?

Paul Kiecker:  Deben prevenir las enfermedades transmitidas por los alimentos y proteger la salud pública, modernizar el sistema de inspección, nuestras políticas y el uso de enfoques científicos para la seguridad alimentaria, y lograr la excelencia operativa en todo lo que hacemos.

M + P:  Fue nombrado administrador del FSIS en un momento interesante, por decir lo mínimo, el inicio de COVID-19 en los Estados Unidos. ¿Cómo ha afectado la pandemia lo que el FSIS está haciendo y tratando de hacer?

Kiecker:  Sí, comencé el 12 de marzo. Nuestra prioridad número uno ha sido hacer que nuestras inspecciones en el campo y las condiciones para nuestros inspectores sean lo más seguras posible. Hemos seguido todas las pautas de los CDC y OSHA. Al principio, si recuerdas, fue un poco confuso. No se cubre la cara. Luego nos autorizaron a usarlos. Como inspectores y reguladores, no nos hemos perdido nada. Obviamente, con las plantas operando a menor velocidad y nivel, eso nos ayudó. También recibimos ayuda del AMS (Servicio de Comercialización Agrícola) y del APHIS (Servicio de Inspección Sanitaria Animal y Vegetal), ofreciéndonos como voluntarios para trabajar las líneas de sacrificio y procesamiento. Hasta ahora, una planta nunca había tenido que desacelerar porque no estábamos disponibles.

M + P:  ¿La agencia tuvo que cambiar algo?

Kiecker:  No. Nuestra gente está patrullando. Si los inspectores no llegaban a todas las tareas, elegían las más altas prioridades. Hemos recolectado la misma cantidad de muestras, no hay nada que nos perdiéramos allí.

M + P:  ¿COVID-19 ha afectado la concentración de la agencia en patógenos, alérgenos y materiales extraños?

Kiecker:  Sin impacto en esas áreas, como ante-mortem, post-mortem, manejo humanitario, verificación HACCP, SSOP (saneamiento). Tuvimos que ajustar los productos que iban a los restaurantes y el almuerzo escolar se agotó, por lo que se han trasladado al comercio minorista.

M + P:  ¿Qué tal mantenerse en contacto con los inspectores? ¿Otros cambios?

Kiecker: Las comunicaciones con los inspectores se han convertido en un problema aún mayor. Tres veces al día, les informamos de los cambios que se están produciendo. También estamos tratando de conectar más estrechamente a nuestros empleados de operaciones de campo (inspectores). El equipo es muy importante, mascarillas, protectores, desinfectante de manos. La Dra. Mindy Brashears (Subsecretaria de Seguridad Alimentaria) y yo hemos estado yendo a muchas plantas en los últimos meses. Las plantas no tienen el mismo aspecto: protectores faciales y cobertores, gente parada en los pasillos con desinfectante, controles de temperatura. Tenemos comunicación con los gerentes de las plantas, y los establecimientos regulados también pueden llamarnos. Les dijimos a las plantas con procedimientos COVID-19 que nuestra gente también sigue sus procedimientos. Si las plantas requieren pruebas, nuestra gente también será probada.

M + P:  Con todo lo que ha estado sucediendo, ¿ha podido avanzar en sus prioridades, en lo que le gustaría hacer? ¿No supervisó la modernización de los nuevos sistemas de inspección del sacrificio de aves y cerdos de la agencia?

Kiecker:  Sí, hemos podido avanzar. Nuestra nueva inspección avícola, nuestra nueva inspección porcina está avanzando. Con la mayoría de las plantas en funcionamiento normal, esperamos que más instalaciones de la planta se incluyan en estos nuevos sistemas. También estamos avanzando con la regla del huevo, que tendría regulaciones HACCP para el procesamiento de productos de huevo.

M + P:  ¿El FSIS se está moviendo hacia la modernización de la inspección del sacrificio de res como lo que se ha hecho para las aves de corral y los cerdos?

Kiecker: Sí, lo estamos haciendo. Por lo general, oye hablar de exenciones solo en relación con las velocidades de línea. Pero este mes (septiembre), una planta está avanzando con una exención para explorar la modernización de la inspección del sacrificio de carne. Implicaría evaluar la inspección del matadero con base en su plan de Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control (HACCP) para la planta. Obviamente, este plan no puede afectar la seguridad del producto, el personal del FSIS, interferir con los procedimientos de inspección o entrar en conflicto con la Ley Federal de Inspección de Carne o las regulaciones del USDA. Hace dos años, el FSIS celebró reuniones de mesa redonda sobre cómo se podría modernizar la inspección del sacrificio de res. Vamos a seguir adelante con la elaboración de normas sobre esto, y tendremos pruebas de seguridad alimentaria implementadas para todas las exenciones, no estamos proponiendo nada que perjudique la seguridad alimentaria. En lugar de que nuestros inspectores realicen controles de calidad,

M + P:  Hablando de realizar cambios para aumentar la seguridad alimentaria, ¿va a ampliar el FSIS su programa de verificación para las seis STEC (E. coli productora de toxina Shiga) que no son O157: H7?

Kiecker: En junio, el FSIS anunció planes para ampliar esta prueba a todos los productos de carne de res que se analizan actualmente para E. coli O157: H7 y solicitó comentarios para este mes (septiembre). Las pruebas en recortes de fabricación de carne de res cruda se han realizado desde junio de 2012. Las pruebas de verificación para carne molida, recortes de banco y otros componentes de carne molida cruda no se realizaron porque la agencia necesitaba expandir la capacidad del laboratorio y evaluar los datos de muestreo de recortes de carne cruda. Esos productos adicionales ya se estaban probando para E. coli O157: H7. Estamos avanzando con esta expansión porque el STEC no O157: H7 está relacionado con enfermedades humanas graves que amenazan la vida, incluidos brotes recientes y una muerte. Nos hemos retrasado en la carne molida. Responderemos a los comentarios y anunciaremos cuándo comenzaremos este muestreo adicional en un aviso del Registro Federal.

M + P:  Su predecesora, Carmen Rottenberg, hizo de la modernización del FSIS una prioridad en la agencia. ¿Continúas con eso?

Kiecker:  Sí, buscamos brindar más ayuda a plantas pequeñas y muy pequeñas. Como saben, ha habido preocupaciones en estas plantas durante muchos años sobre el costo de las horas extraordinarias. Simplemente no comenzó con COVID-19. Pero me preocupa hacer que las horas extraordinarias sean “gratuitas”. Eso supondría una gran carga para nosotros. También ha habido propuestas para permitir que las plantas personalizadas que producen productos para su propio uso se vendan a los restaurantes. No, no creo que la gente vea eso como una buena medida, sacar los productos cárnicos y avícolas de la inspección para los restaurantes.

M + P:  ¿Qué pasa con el envío interestatal de aves y productos cárnicos?

Kiecker:  Contamos con el programa Cooperative Interstate Shipment, que permite inspectores designados por el estado y capacitados a nivel federal. Las plantas continúan bajo inspección estatal pero cumplen con los estándares federales de seguridad alimentaria. Sus productos pueden distribuirse en el comercio interestatal y pueden desarrollar nuevos mercados para sus productos. Hay siete estados en este programa de los 27 estados en inspección estatal. Algunos están en ambos. “Igual que” en lugar de “igual a” los estándares del USDA. Podríamos ajustar si las plantas inspeccionadas por el estado se venden en línea fuera del estado.

M + P:  ¿Dónde están las cosas con los Apéndices A y B, los documentos del FSIS que las plantas pueden usar como respaldo científico para los procedimientos de letalidad y estabilización?

Kiecker:  Cuando hicimos versiones revisadas, hubo preocupaciones de plantas pequeñas y muy pequeñas. Estamos trabajando para crear una nueva versión completa. Mientras tanto, las plantas pueden usar las versiones anteriores. En FSIS, no estamos en el negocio para sacar a la gente del negocio. Las aprobaciones de etiquetas se reducen a cinco o siete días.

M + P:  ¿Cuáles diría que son sus principales prioridades regulatorias en seguridad alimentaria?

Kieker:  Modernización de la inspección; expansión del muestreo de STEC; categorías adicionales de estándares de desempeño para la reducción de patógenos; más microensayos con nuestros sistemas de inspección avícola y porcina modernizados; y continuar avanzando con HACCP, más responsabilidad de la planta allí y menos “comando y control”.

Fuente:

Publicidad