18 de septiembre de 2020 00:14 AM
Imprimir

Carne: un negocio que contempla a toda la cadena de producción

CompartiremailFacebookTwitterLa Argentina es el cuarto exportador mundial de carne de res, según datos del Gobierno, y uno de los tantos partícipes de las exportaciones al mundo es Frigorífico Pilotti, ubicado en la zona de La Aldea, provincia de La Pampa. Fue creado en 1977 como un emprendimiento familiar. Cada integrante se dedicaba a la ganadería […]

La Argentina es el cuarto exportador mundial de carne de res, según datos del Gobierno, y uno de los tantos partícipes de las exportaciones al mundo es Frigorífico Pilotti, ubicado en la zona de La Aldea, provincia de La Pampa.

Fue creado en 1977 como un emprendimiento familiar. Cada integrante se dedicaba a la ganadería y a la agricultura en una pequeña chacra de Montes de Oca, cuando uno de los hijos imaginó un nuevo desafío. La idea era simple: faenar los animales que producían y venderlos en su propia carnicería. El primero en acompañarlo fue su hermano, y juntos convencieron al resto de la familia.

Fue así que, en 1978, Fernando Pilotti junto a sus padres encontraron una locación donde comenzar a trabajar. La familia nunca imaginó las dimensiones que tomaría el emprendimiento. “En menos de un año conseguimos la habilitación como planta faenadora con tránsito nacional y el 21 de octubre de 1980 se inauguraban las nuevas instalaciones”, cuenta Fernando Pilotti presidente de la empresa.

Tras analizar la depresión del consumo y la falta de rentabilidad del mercado interno, planearon habilitar la planta para exportar. En 2018 se hizo la primera exportación a Hong Kong. “Actualmente el consumo interno viene en caída y se espera que siga con esa tendencia debido a la pérdida de poder adquisitivo de la población”, comenta Pilotti.

“Por otra parte, el tipo de cambio favorable hace más atractivos determinados mercados extranjeros a los cuales apuntamos para poder mejorar la rentabilidad de la empresa. De todas formas nuestro objetivo es destinar solo un porcentaje de nuestra producción al mercado externo, ya que las condiciones del mercado exportador son algo inestables y cambiantes. No hay reglas del juego claras en el orden económico, arancelario y sanitario”, advierte.

Dentro de la industria cárnica, se destaca la participación local en las ferias internacionales del sector más importantes del mundo, como Gulfood Dubai (Emiratos Árabes), Food & Hotel (Vietnam), SIAL (China), World Food Moscú (Rusia), Anuga (Alemania) y Anuga World of Foods Beijing (China). Existen diferentes herramientas de promoción comercial en las cuales se pueden incluir la participación en misiones comerciales específicas, eventos de degustación (como por ejemplo las “semanas argentinas”), etc, como así también misiones comerciales inversas, invitando a importadores y distribuidores de los países considerados estratégicos conocer productos y así promocionar negocios en nuestro país. Además se pueden realizar visitas a zonas productivas y rondas de negocios. Estas actividades pueden organizarse de la mano de la Agencia de Inversiones y Comercio Exterior.

“Trabajamos mucho y estamos planificando, cuando se pueda, viajar a ferias y mostrar nuestros productos. Estas ferias te permiten interactuar en un corto plazo con varios clientes y ver las demandas y novedades del mercado”, asegura.

“La exportación de carne no es tarea fácil, hay mucha inversión y mano de obra calificada y además las barreras que se presentan son muchas. La más grande es la del desconocimiento, no saber por dónde empezar o cuáles son los problemas con los que uno puede encontrarse. Todo esto hace que se pierda tiempo, recursos y energía haciendo el trabajo dos o más veces y viendo cómo el objetivo se va alejando cada vez mas”, asegura. Agrega que “algo muy difícil fue también fue adaptar la gestión de producción interna para lograr los estándares de exportación. Es muy importante respetar todas las normas sanitarias y de inocuidad durante todo el proceso de manipulación de la carne, desde la faena hasta el consumidor final”.

Destaca que para el negocio es vital crecer a pasos sólidos y desarrollar nuevos mercados con relaciones comerciales a largo plazo y que, para ello, la unión hace a la fuerza. “Mas allá de los problemas sociopolíticos del país, nuestro objetivo es exportar carne de gran calidad al mundo. Ser parte del cluster de Bahía Blanca tiene que ver con trabajar de manera asociativa para conseguir objetivos comunes para los distintos integrantes del grupo”.

A nivel general, la provincia de Buenos Aires concentra alrededor del 51% de la producción de carne vacuna del total del país y representa un 55% en exportaciones con 26 plantas de faena habilitadas para esta actividad.

Por: Lionel Paredes

Fuente:

Publicidad