19 de septiembre de 2020 10:11 AM
Imprimir

La Provincia, a favor de las inversiones chinas en cerdos y preocupada por los biocombustibles

El ministro de Agricultura, Sergio Busso, dijo que Argentina no está en condiciones de desperdiciar oportunidades de inversión. Y habló de intereses muy fuertes que impiden debatir sobre la bioenergía.

El ministro de Agricultura y Ganadería de Córdoba, Sergio Busso, defendió la posibilidad de que lleguen al país inversiones chinas para la instalación de mega granjas de producción porcina.

Tras la polémica que se abrió hace un mes, cuando se dio a conocer un memorándum de entendimiento entre la Cancillería argentina y el Gobierno asiático para avanzar en estas iniciativas rechazadas por sectores del ambientalismo y también por productores locales, Busso se expresó al respecto durante la videoconferencia en la que se presentaron los datos de la cosecha 2019/20.

“Argentina no se puede dar el lujo de desperdiciar oportunidades de inversión. Lo que le falta a la Argentina son dólares. Estar en contra y descartar la posibilidad de plano, es no entender los problemas del país y la posibilidad que esto representa de generar inversiones para exportar”, subrayó Busso.

Sobre las demandas ambientales, consideró que la idea no es “aprobar cualquier cosa”, sino que los proyectos se ajusten a las legislaciones locales. “Por supuesto que vamos a estar atentos al tema ambiental, que nos preocupa y ocupa. Pero no hay que demonizar las buenas posibilidades”, insistió. 

Por su parte, la secretaria de Ganadería, Catalina Boetto, añadió que en las negociaciones se está impulsando que haya asociativismo con productores locales que también puedan participar de estas inversiones.

Biocombustibles

En tanto, otro de los temas sobre los que se expresó Busso fue sobre la crítica situación que atraviesan los fabricantes de biocombustibles  debido a un escenario de precios congelado desde el año pasado, en medio de una incesante suba de los costos.

“Es preocupante cómo está la situación”, manifestó Busso. Córdoba es un actor protagónico en este rubro, porque es el principal productor de bioetanol del país. 

El miércoles se esperaba que el Senado tratara al menos la prórroga de la Ley de Biocombustibles que vence en marzo próximo, algo que finalmente no ocurrió. 

Sin embargo, la intención de la cadena y de las Provincias que integran la Liga Bioenergética –Córdoba, Santa Fe, Salta, Tucumán, Jujuy, Santiago del Estero, Entre Ríos y Buenos Aires– es que se debata una nueva normativa que restablezca un método de cálculo del precio del biodiesel y del bioetanol que garantice rentabilidad para el sector. Además, la idea es elevar el “corte” en las naftas y el gasoil. 

“El problema de prorrogar la ley actual es que traslada los problemas que ya se están viviendo. Una nueva normativa nos permitiría discutir mejor las cosas, como la ecuación económica y los márgenes de corte”, evaluó Busso. 

La Liga Bioenergética mantuvo ya varias reuniones con autoridades nacionales y habían llegado a tener el visto bueno del ministro de Producción, Matías Kulfas. No obstante, a fines de agosto el propio Kulfas le pidió la renuncia a su secretario de Energía, Sergio Lanziani, y esta dependencia pasó a orbitar ahora en el Ministerio de Economía.  Este proceso ha demorado cualquier tipo de posibilidad de avance. 

El problema es que los fabricantes de biocombustibles enfrentan el lobby del sector petrolero que no quiere ceder posiciones, con el apoyo de los gobernadores de las provincias patagónicas.

“Es una pelea muy grande porque hay intereses muy fuertes en pugna; por ejemplo, los del sector petrolero. Por eso en la zona pampeana tenemos que construir también una masa política grande que defienda nuestros propios intereses”, enfatizó Busso. 

Fuente: AgroVoz

Publicidad