20 de septiembre de 2020 00:14 AM
Imprimir

Innovación y exportación, claves para superar el covid-19 en Ternera Gallega

El coronavirus provocó una caída de precios en el vacuno de carne

No está atravesando su mejor momento el vacuno de carne gallego. Lo saben bien en la Indicación Xeográfica Ternera Gallega, que aglutina a buena parte de estos productores. Desde el confinamiento, la demanda de la carne ha caído, sobre todo la de las piezas destinadas a la hostelería. Y ello ha implicado un descenso en los precios que perciben los ganaderos. La situación no se ha recuperado del todo con la nueva normalidad.

«El sector cárnico en general ha tenido muchos problemas a la hora de poder seguir sacrificando ternera y el verano no fue tan bueno como se esperaba», explicó Jorge Eiroa, jefe de Ventas de Vegalsa-Eroski, quien participó en una mesa de debate organizada por La Voz de Galicia junto con Jesús González, presidente de Ternera GallegaHiginio Mougán, director de la Asociación Galega de Cooperativas Agroalimentarias (Agaca); y Julio Cortiñas, gerente de Prodeme, una asociación que gestiona una explotación de vacuno amparada por la IXP de la carne.

Todos se mostraron optimistas sobre la salida de la crisis, pues el vacuno de carne gallego cuenta con un gran potencial por explorar. La innovación, ofreciendo productos más elaborados; la internacionalización, buscando nuevos mercados fuera de nuestras fronteras; y una mejor comunicación, para dar a conocer al consumidor las ventajas del consumo de carne; son la receta perfecta para garantizar el futuro de un sector «que é a principal actividade económica nun gran número de concellos galegos», aseguró González.

El presidente de Ternera Gallega insistió, una vez más, en la necesidad de programar los partos como una de las fórmulas para mejorar los precios que perciben los ganaderos. «Temos meses nos que hai 15.000 animais para saír ao mercado e outros nos que hai 8.000. O desfase é moi significativo», argumentó. Eso provoca «que conseguir a estabilidade de prezos sexa difícil e que poidamos garantir mercados suficientes para toda a produción», añadió.

Programar los partos es, en su opinión, «a única posibilidade de que a nosa produción sexa regular» y por eso el ganadero debe pensar «cal é a mellor época do ano para sacar os seus animais ao mercado», añadió. Llevar a la práctica esta máxima no es tan sencillo, rebatió Mougán, «porque a veces las rutinas no son fáciles de cambiar. El hecho de adecuarse a los ritmos del mercado requiere un esfuerzo económico por parte del productor».

Ambos reconocieron el impacto que la crisis del coronavirus tuvo en la IXP. «Coa saída do confinamento pensabamos que a recuperación ía ser maior, pero os rebrotes están freando as nosas expectativas de recuperación e por iso tivemos que reprogramar as nosas liñas de traballo. A situación está cambiando constantemente», explicó González. Hasta el momento, se han puesto en marcha una serie de medidas para combatir los problemas. «Hubo dos vías de escape, que fueron fundamentales. La primera es que se paralizó el sacrificio de los animales de vacuno mayor, se ha retrasado. Pero Ternera Gallega tenía que seguir con su dinámica y por eso se permitió la congelación de las piezas sin que perdiera la IXP», añadió Mougán. «No consello regulador sempre nos preocupou que o sector puidese seguir en activo», reiteró González.

Mercaproximidade

Mercaproximidade fue el programa puesto en marcha por Medio Rural para ayudar a esos productores orientados a la hostelería a encontrar una salida para sus productos en los supermercados. «Ha ayudado mucho a determinar sectores productivos, que tenían orientado su canal de comercialización hacia la hostelería», aseguró Eiroa. Vegalsa, por ejemplo, «compró más de 800.000 kilos de patatas de A Limia, 25.000 kilos de cordero de Ovica e incorporamos nuevas marcas de vinos y quesos», añadió. Sin embargo, «os gandeiros traballan a prezos moi axustados. É de agradecer que entidades coma Vegalsa se fixen nos produtos de proximidade, pero a situación é moi complexa porque de seguir aumentando a diferenza entre a demanda e a oferta os prezos se van axustar á baixa», afirmó Cortiñas, gerente de Prodeme.

Trabajo de todos

Los cuatro ponentes estuvieron de acuerdo en la importancia de que toda la cadena de valor trabaje de forma conjunta, «intentando que el ganadero cobre lo justo», argumentó Eiroa. Para el presidente de Ternera Gallega resulta también fundamental «trasladarlle ao consumidor as vantaxes de consumir carne. E precisamos tamén dunha aposta polo mercado nacional e polo internacional», añadió González. «Tenemos una carne de vacuno de excelente calidad y el consumidor tiene que valorar la carne producida por Ternera Gallega», aseguró Mougán. Porque se produce de acuerdo con unos criterios de bienestar animal, de sostenibilidad ambiental que es preciso destacar. «Es una carne de calidad y las expectativas que hay en los próximos años es que haya un crecimiento sostenible. Es cierto que ahora tenemos unos meses difícil, pero vamos a gestionarlos entre todos», añadió.

La crisis del coronavirus ha cambiado también los hábitos del consumidor, que ahora apoya más el producto local, cocina más en casa «y apuesta por la compra online», relató Eiroa. Por eso se hace más necesario que nunca «innovar, desarrollar productos más elaborados dentro de Ternera Gallega», añadió. El sector, por su parte, apostó porque «se poñan ao servizo das explotacións as terras que hai improdutivas», demandó Cortiñas. «É importante que haxa axudas directas de apoio. O freazo nas vendas provocou unha caída de prezos e as institucións teñen que buscarlle unha solución. É clave que saiamos fortalecidos», reclamó González. «Tenemos que poner en marcha una estrategia de diferenciación en los mercados. No puedes comparar Ternera Gallega con otras carnes», aconsejó Mougán. La programación de la producción, la diferenciación en los mercados, la exportación y la innovación son, sin duda, la receta para que la IXP pueda salir reforzada de esta crisis.

Fuente: avoz.es

Publicidad