20 de septiembre de 2020 10:37 AM
Imprimir

Fiebre porcina, año nuevo chino y tendencia alcista

El brote de fiebre porcina africana en Alemania incide en el mercado de carne vacuna, los precios están marcando una tendencia alcista y la industria prevé un futuro cercano con más normalidad para el comercio

Uruguay : El brote de fiebre porcina africana en jabalíes en Alemania activó medidas inmediatas de varios países, entre ellos el mayor comprador global de todas las carnes, China, que suspendió temporalmente las importaciones del principal productor europeo. Este hecho impactaría en el comercio mundial de carne de cerdo y otras proteínas rojas, dado que Alemania no podrá vender su mercadería fronteras afuera de la comunidad y se estima que la carne de chancho comenzará con una tendencia alcista de precios, principalmente en China, y por consecuencia empujará al alza los valores de otros productos como el bovino: una historia reciente que muchos recuerdan.

En las últimas dos semanas la referencia de la carne vacuna en el mercado chino ha aumentado entre US$ 300 y US$ 400 por tonelada, dependiendo de los cortes; y se proyecta que los precios van a continuar subiendo, siempre y cuando el gobierno de ese país no salga a controlar la disparada, medida que ya ha aplicado.

La escalada de precios no solo responde a la valorización del cerdo y la preocupación de una menor oferta por la prohibición a la exportación de Alemania, sino que también a las compras para el año nuevo chino. El broker uruguayo radicado en China, Daniel Castiglioni, comentó a Valor Agregado que los importadores asiáticos amagaron para iniciar con las compras y eso ayudó en la suba de los valores, pero preocupados por el aumento “ahora sacaron el pie del acelerador”, detalló.

Desde la posición de los proveedores, la competitividad entre Brasil y Uruguay se ha nivelado, tras el fulgurante aumento del novillo gordo en el promedio de los Estados exportadores de Brasil, pasando de US$ 2,85 a US$ 2,99 por kilo carcasa en una semana. “Brasil y Uruguay están muy parejos para defender sus precios, por carne de éstos se paga hasta US$ 400 por tonelada más que el producto argentino”, dijo Castiglioni.

Sin embargo, Uruguay se mantiene con el precio del novillo más alto en la región con una referencia estable de US$ 3,35 por kilo al gancho. Mientras que en Argentina la cotización se ubica en US$ 2,83.

Ante el escenario que plantea el segundo semestre de un 2020 muy especial desde el impacto económico y social global, el sector industrial manifiesta buenas señales para los negocios, el cobro y la logística de la carne bovina en China, pero todavía tienen el desafío de cómo interpretar el mercado en un futuro de mediano y largo plazo.

El CEO de Grupo Marfrig para el Cono Sur, Marcelo Secco, confirmó a Valor Agregado en Radio Carve que el país asiático “opera con normalidad” y “es bueno esperar que en dos meses, si nada ocurre, pueda operar con estabilidad: es una muy buena señal”.

Varios kilómetros más cerca de Uruguay, en Europa, el consumo de carne bovina está alterado a raíz de un normal proceso que implica el regreso social de las vacaciones de verano, lo que ha ocasionado el rebrote del covid-19 en algunos países y, ante esa menor demanda, los operadores de la comunidad están haciendo sentir los sobresaltos con compras importantes de carne no Hilton y congelada de Brasil.

Los negocios desde Uruguay han bajado y las cotizaciones se ubican unos US$ 1.500 por tonelada por debajo a las referencias de hace un mes.

Mientras tanto, en Estados Unidos, que junto a Canadá significó una válvula de escape para las exportaciones de carne bovina uruguaya en los primeros seis meses del año, la cuota de 20 mil toneladas está completada y el mercado se frenó, solo se trabajan para productos especiales que sean viables enviar fuera del contingente.

Con las fichas en el tablero, desde la industria frigorífica no se esperan meses de fuerte tracción por el ganado. De todos modos, se estima que la faena pueda continuar en niveles similares a los actuales, con unas 33.733 cabezas en la última semana, y el precio del ganado pueda ajustarse levemente a lo que fue la suba del invierno.

En el mercado interno, una puerta de venta que absorbe el 30% de la producción anual del país, la demanda de carne vacuna se viene adaptando a la nueva normalidad pero a un ritmo lento. El director de Frigorífico Saturno, Luis Avero, dijo que el mercado interno en el corto plazo se proyecta con “mucha cautela e incertidumbre”, dado principalmente por una merma del turismo a causa de las barreras sanitarias.

Pese a estos cambios, de coyuntura, que posicionan mejor a Uruguay, las exportaciones uruguayas mantienen una serie de dificultades que quitan competitividad y es a lo que privados y públicos están apostando con el reciente proyecto de Procarnes que, entre otros puntos, se concentra en mejorar el acceso internacional.

Consultado sobre la inserción global comercial de Uruguay, el Presidente de la República Luis Lacalle Pou aseguró a Valor Agregado en Carve que se imagina al país con una posición “ágil, libre, pechando con el maletín debajo del brazo, vendiendo nuestros productos, y eso sin amputar nada de la caja de herramientas”. Si bien no descartó las opciones de tratados de libre comercio, una intención que le planteó el Presidente de China en una conversación telefónica, Lacalle Pou dijo que también hay que utilizar otros mecanismos que están al alcance que son nichos, cuotas, apertura de mercados, acuerdos de complementación económica y más.

Para eso, aseguró que “hay que sentarse y decidir realmente si el corset de Mercosur de alguna manera no nos frena”.

Fuente: El Pais

Publicidad