20 de septiembre de 2020 10:48 AM
Imprimir

La ley de protección de los animales pone en jaque al Gobierno polaco

CompartiremailFacebookTwitterEl Gobierno del ultraconservador partido polaco Ley y Justicia (PiS) ha quedado en jaque, en medio de las divisiones internas en torno a la protección de los animales y las amenazas de ruptura de una formación minoritaria integrada en la alianza. “Creo que encontraremos el camino del consenso en la coalición”, afirmó este sábado el […]

El Gobierno del ultraconservador partido polaco Ley y Justicia (PiS) ha quedado en jaque, en medio de las divisiones internas en torno a la protección de los animales y las amenazas de ruptura de una formación minoritaria integrada en la alianza.

“Creo que encontraremos el camino del consenso en la coalición”, afirmó este sábado el viceministro de Justicia, Michal Wójcik, al canal de televisión tvn24.

La nueva ley de protección de los animales logró ayer la aprobación del Parlamento, gracias al apoyo de la oposición liberal.

Una de las formaciones minoritarias integradas en la coalición del PiS, Polonia Solidaria (SP), le negó su respaldo, lo que según el portavoz del gobierno, Piotr Muller, podría derivar en una remodelación del ejecutivo o incluso elecciones anticipadas.

El líder del PiS y hombre fuerte del país, Jaroslaw Kaczynski, ha convocado una reunión de la alianza para el lunes.

Al SP pertenece el ministro de Justicia, Zbigniew Ziobro, impulsor, entre otras medidas, de la controvertida reforma judicial que enfrenta a Varsovia con la Unión Europea (UE).

El PiS gobierna apuntalado en una mayoría de 235 escaños del total de 460 del Sejm (cámara baja del Parlamento). De esos diputados 18 son del SP, surgido como escisión del partido de Kaczynski, pero que sigue dentro de la alianza ultraconservadora.

La controvertida ley de protección de los animales prohíbe la cría de especies destinadas exclusivamente a comerciar con su piel, así como la exportación de carne halal y kóscher.

Polonia es el tercer productor mundial de pieles. Según el SP, prohibir esta actividad implicaría pérdidas para el sector peletero del orden de 1.600 millones de euros.

Agencia EFE

Fuente:

Publicidad