21 de septiembre de 2020 10:59 AM
Imprimir

¿Cuáles son las principales enfermedades y lesiones en los veterinarios?

Las lesiones articulares, enfermedades relacionadas con la salud mental y riesgos de zoonosis, son algunas de ellas, según explica José Luis Benedito, presidente del Colegio de Veterinarios de Lugo y catedrático en Medicina y Cirugía Animal

La labor de los veterinarios es esencial para muchos aspectos de la sociedad. No solo son los encargados de velar por la salud de los animales de compañía de muchísimas personas, sino que estos profesionales trabajan, entre otras muchas cosas, por la defensa de la Salud Pública, como velar por la seguridad alimentaria.

Si bien, hoy día la sociedad desconoce la labor de los veterinarios y el sentir general entre el colectivo es que su profesión está infravalorada en muchos casos. Creen que no se visualiza suficientemente toda la magnitud de su papel en materia y promoción de la salud por parte del sistema sanitario y de la sociedad en general. Esto acarrea una serie de problemáticas y consecuencias que afectan al propio bienestar de los profesionales veterinarios, haciendo que su trabajo se pueda ver perjudicado.

PRINCIPALES ENFERMEDADES Y RIESGOS

José Luis Benedito, presidente del Colegio de Veterinarios de Lugo y catedrático en Medicina y Cirugía Animal por la USC, explica en declaraciones a Diario Veterinario que hay tres tipos de lesiones principales en los profesionales veterinarios

En primer lugar, mayoritariamente abundan las lesiones articulares de carácter traumático, que con el tiempo se van cronificando. Estas lesiones se pueden dar, sobre todo, en los hombros, las rodillas y la columna vertebral. Son debidas a grandes esfuerzos y por pasar muchas horas en coches, especifica Benedito, ya que en muchos casos los veterinarios pasan largas horas en 4×4 que son incómodos y transitan por caminos rurales que pocas veces están asfaltados. “La columna sufre muchísimo, a pesar de que estos coches han evolucionado cada vez hay más lesiones en veterinarios y veterinarias. También las mujeres están entrando en esta problemática que cada día es más crucial”.

En segundo lugar, se encuentras las enfermedades que tienen que ver con la salud mental, comenta el presidente. “Cada día vemos más problemática a nivel de temas de ansiedad y depresión en los veterinarios, y esto sí nos crea un problema ya que las personas que están deprimidas o con ansiedad no pueden realizar un buen trabajo. Además, al final van a atender a una baja”. Este tipo de enfermedades, explica, son cada vez más abundantes y en muchos casos se originan en las clínicas de pequeños animales y mascotas, ya que los veterinarios están tratando con el público y esto a veces puede llegar a ser muy complicado. “Nosotros vamos un poquito más atrasados en este tema de los animales de compañía que otros países europeos, pero poco a poco se está incidiendo mucho en la alimentación, en el tema de vacunaciones, desparasitaciones, etc., y esto hace que las mascotas cada vez tengan mejor calidad de vida y vivan más, pero a costa del esfuerzo que hacen los veterinarios”.

Y, por último, se encuentran los riesgos de zoonosis, expresa José Luis. Estas enfermedades, que son de origen animal y se pueden transmitir a los humanos, como la tuberculosis, la brucelosis, o la actual pandemia del coronavirus suponen un peligro para los veterinarios, ya que son los primeros que están en contacto con los animales y corren un especial riesgo. Es por ello por lo que el presidente insiste en que la principal medida de prevención de estos riesgos es la vacunación y la desparasitación. “Si nosotros tenemos a los animales vacunados están inmunes contra las enfermedades y esto ya es un progreso muy grande, porque no puede generarse esa pandemia. Es decir, que el control depende de nosotros y hay que hacerlo por tema de vacunaciones y por revisiones periódicas en el veterinario, y es muy importante”. El control de estas enfermedades es labor del veterinario, y es esencial para que se frene o se evite el contagio entre animales y así mantener un halo de sanidad para que ésta no pase a las personas, y también de esta manera controlar que lleguen adecuadamente a la mesa del consumidor con las suficientes garantías.

El experto destaca también que las enfermedades y lesiones que afectan a los veterinarios pueden ir surgiendo con el tiempo. “Muchas veces creíamos que no teníamos determinado proceso y a veces empezamos a saber que padecen más diabetes los veterinarios, por el tema de las comidas fuera de casa, etc. Vamos a descubrir enfermedades que van a ir apareciendo con el tiempo”.

En este sentido, explica que aún no existe ningún estudio acerca de las enfermedades y lesiones que pueden afectar a los profesionales veterinarios y que todas estas lesiones se conocen del boca a boca de los profesionales. Es por ello por lo que quieren realizar un estudio propio. “Este estudio lo queremos llevar a cabo, primero para saber qué enfermedades son las que más están afectando a veterinarios y, después para ir a unos riesgos laborales y a unas mutuas para que se pueda implantar una prevención posible”.

NECESIDAD DE UNA ASIGNATURA EN LA CARRERA

También le hemos preguntado acerca de la inclusión de la prevención y el tratamiento de enfermedades y lesiones en veterinarios en el grado de Veterinaria. Ante esto, José Luis, ha defendido que se debería, al menos, tener una asignatura optativa en los estudios de Veterinaria que formara a los futuros profesionales acerca de los riesgos y lesiones que pueden sufrir ejerciendo su profesión. “Sino estudiarse profundamente, sí iniciarse en la carrera, es decir, tener una asignatura optativa, que no tiene porqué ser gravosa, de 30 o 45 horas y dada por unos profesionales que estén bien actualizados. Yo creo que sería buenísimo”.

Asimismo, el presidente del Colegio de Veterinarios de Lugo sostiene que la transversalidad es la clave para un buen desarrollo de la profesión, ya que “contra más transversalidad haya mejor. Cuando hay más ojos, más se ve, y cada uno puede aportar un modo de ver que puede aportar datos o conocimientos que sirvan para todos, no solo al desarrollo de la actividad veterinaria, sino que sirva para el conjunto de la sociedad”.

Publicidad