2 de octubre de 2020 21:37 PM
Imprimir

La opinión del ruralismo de Córdoba: “Esto no va a mover un solo grano de más”

Para los referentes de las entidades de la Mesa de Enlace, los productores seguirán con un ritmo de ventas solo para cubrir necesidades financieras. La baja de retenciones no genera incentivo.

La decisión del Gobierno nacional de reducir en tres puntos porcentuales la alícuota de retenciones que pesa sobre las exportaciones de soja no generará el efecto de mayores ventas por parte de los productores, tal como pretenden en la Casa Rosada.

A esa conclusión llegaron los principales referentes en Córdoba de las cuatro entidades que integran la Mesa de Enlace: Javier Rotondo (Cartez, filial local de CRA), Alejandro Buttiero (Coninagro), Alejandro Ferrero (Sociedad Rural) y Agustín Pizzichinni (Federación Agraria).

Cartez

En diálogo con Agrovoz, Rotondo cuestionó que fue una medida tomada de espaldas al sector primario, ya que las entidades rurales no fueron consultadas, y que no tiene en cuenta la idiosincrasia del productor que utiliza los granos como resguardo de valor y solo los vende en función de necesidades puntuales.

“No entienden que si liberan el dólar y lo ponen a 120, lo mismo el productor no va a vender, porque es una cuestión de calce. El productor no va a vender de más, solo cubrirá necesidades puntuales que tenga, para cubrir insumos con valor producto”, remarcó Rotondo.

Para el dirigente riocuartense, es un nuevo “zarpazo” que lleva adelante el Gobierno ante la urgencia de dólares. 

Y también cuestionó que se vuelva a hablar de la compensación de retenciones sin mayores detalles sobre su implementación. “Hicieron otro anuncio del anuncio de la segmentación anunciada que alguna vez van a cumplir. Lo único que hace todo esto es dañar la certidumbre, pareciera que realmente hacen políticas de manera adrede para perjudicarnos”, agregó. 

Coninagro

En la misma sintonía, Buttiero aseguró que “los productores no te van a mover ni un grano de más” a raíz de estas medidas. “Es una burla, una pelota que tiran a la tribuna, no mueve el amperímetro en nuestro rubro. El productor no va a comercializar más allá de diferentes compromisos puntuales que tenga, como un precio fijado, un cupo o la necesidad de calzarse con insumos”, coincidió.

El problema, desde su punto de vista, es la falta de confianza en el Gobierno que deriva en un escenario de incertidumbre e inestabilidad que hacen imposible confiar en que el peso no se seguirá devaluando.

“Uno vende una mercadería valuada en dólares y compra en pesos. Por más descuento que te hagan, en un par de días el dólar se mueve otro poco y ya perdiste. ¿Quién te va a vender un grano de soja hoy sabiendo que mañana aumenta el dólar? En cambio, el que no vende se queda respaldado en soja”, razonó Buttiero. 

Y completó: “Esto no es un estímulo, es un manotazo de ahogado. Y encima se agrega que la segmentación de retenciones ahora no sería igual, y sería menos beneficiosa que lo que prometieron en marzo”.

Sociedad Rural

Por su parte, Ferrero también fue muy crítico. “El nombre de medidas a esto le queda grande: son solo parches de coyuntura que tratan de estirar un mes más el funcionamiento de la rueda económica que no deja de estar pinchada. Son recetas que hace 50 años fracasan”, evaluó.

Sobre la pregunta de si los anuncios podrían tener el efecto deseado de fomentar mayores ventas de los productores, contestó: “Contundemente, no”. 

“Estamos en un proceso de devaluación muy grande y para el productor el grano es la única forma de reservar su flujo financiero. Solo venderá a medida que tenga compromisos”, acordó.

En ese sentido, comparó con la estrategia que seguiría cualquier ahorrista en moneda extranjera. “Yo le pregunto a cualquiera que tiene mercadería valuada en dólares y se la pesifican, pero encima a 50 pesos por dólar: ¿Qué haría?”, mencionó. 

Federación Agraria

Por último, Pizzichinni también descartó de plano que esto pueda movilizar mayores volúmenes de operaciones por parte de los productores. 

“Esto es una transferencia del sector primario a los grandes exportadores, que son los que tienen entre 20 y 25 por ciento de lo que falta liquidar, ya lo compraron con 33 por ciento de retenciones y ahora lo van a vender con una alícuota inferior”, explicó.

En el caso de los agricultores, añadió que “si no hay confianza, ningún incentivo va a funcionar”. “No se puede pensar que estas medidas van a estimular a vender más. Lo que tienen que generar es confianza y con estas medidas que las van cambiando cada tanto, lo que provocan es más incertidumbre”, concluyó. 

Fuente: AgroVoz

Publicidad