6 de octubre de 2020 10:35 AM
Imprimir

Retenciones: repercusiones y cruces

Frente al rechazo de algunos sectores del agro hacia las medidas presentadas por el ministro de Economía, Martín Guzmán, el ministro Basterra salió a responder cuestionamientos que realizaron las entidades del campo.

Tras varias semanas de agite en relación al conjunto de medidas para alentar las exportaciones y favorecer la liquidación de dólares, el Gobierno nacional anunció el pasado jueves un paquete de medidas que fue desestimado por las entidades del agro al considerarlo “un parche” que no resolverá la cuestión de fondo, ni las problemáticas de los productores.

La Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias (CEEA), históricamente conocida como Mesa de Enlace, se quejó de no haber sido consultada previo a las disposiciones oficiales y aseguraron que el camino elegido por la Casa Rosada no parece ser el adecuado.

Luego de que se publicará en el Boletín Oficial el “Programa de Compensación y Estímulo” al sector del agro, el ministro de la cartera  agraria nacional, Luis Basterra, rechazó las críticas de la Mesa de Enlace y pronosticó que el campo aportará entre U$S 7.000 y U$S 8.000 millones hasta fin de año producto de la propulsión a la exportación.

Ministro de Agricultura, Ganadería y Pesaca, Luis Basterra. Foto: Ministerio de Agricultura de Nación

Frente a la postura de La Mesa de Enlace:

El ministro de Agricultura, Luis Basterra, durante el fin de semana, habló  sobre el rechazo de algunos sectores del agro hacia las medidas presentadas por el ministro de Economía, Martín Guzmán para impulsar la producción y las exportaciones agrarias.

Tal es así, que el ministro Basterra salió a decir: “que las medidas anunciadas para el sector buscan que el productor recupere la confianza y liquide sus granos para que ingresen las divisas necesarias para sostener el comercio internacional”. 

Asimismo, admitió que “era natural que reaccionara así la Mesa de Enlace sobre la devolución segmentada a pequeños y medianos productores porque no han tenido consenso interno, han habido siempre posiciones a favor y en contra”.

“No vamos a cesar en el intento de que entiendan que este camino es uno que está dando los resultados más favorables en el contexto en el que estamos”, indicó.

Sentido coyuntural:

Basterra indicó que las medidas  buscan incentivar a quienes tienen el producto acopiado, para que puedan exportar. “Hay entre 25 y 27 millones de toneladas para liquidar. Uno aspira que de aquí a fin de año se vayan descomprimiendo esas reservas y vayan fluyendo esas divisas a la economía regional”, puntualizó.

Y agregó, respecto a la decisión del Gobierno: “la decisión  fue generar un estímulo a la liquidación, a través de la rebaja de las retenciones, y ligarlo a un instrumento como el bono ligado al dólar, de forma tal que al desprenderse de sus granos pueda tomar un producto que se ajusta al valor del dólar con la ventaja de que no está con un producto físico que siempre corre riesgo, se deteriora o cambia de precio”.

Respecto a  qué cantidad de soja permanece en manos de los productores, Basterra la estimó en “alrededor de 17 y 18 millones de toneladas, además hay entre siete y ocho millones en mercadería a liquidar”.

“Estamos hablando de 25 millones por cerca de US$ 7.000 millones; nuestra aspiración es que podamos lograr de aquí a fin de año que liquiden entre 3.000 y 4.000 millones”, detalló.

Por último, hizo referencia Asimismo, al objetivo de la medida; “Se busca inducir cambios actitudinales y al uso de nuevos instrumentos, como los futuros y opciones, para atemperar los riesgos que se corren con mercaderías físicas en el campo o con precios sin fijar”.

Y enfatizó sobre establecer reglas para continuar trabajando: “Queremos que el sector perciba que hemos puesto reglas claras, en esa misma línea  habló de inducir  a un diálogo franco “tratando de salir del campo emocional, hay que alentar a analizar con objetividad, pongámosle ánimo”.

Publicidad