8 de octubre de 2020 01:20 AM
Imprimir

España : Consumo obligará a poner cámaras para erradicar el maltrato en mataderos

El ministerio reconoce que lla inspección veterinaria continúa detectando malas prácticas en algunos centros

El bienestar animal es uno de los pilares sobre los que se sostiene la estrategia europea De la granja a la mesa, presentada hace cinco meses por la UE y que busca avanzar hacia un modelo alimentario más justo, sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Conocer cómo se producen nuestros alimentos es fundamental para que el consumidor elija aquellos productos más adecuados para la conservación del entorno. De ahí que la estrategia plantee un etiquetado de bienestar animal que garantice el buen trato de los animales.

Esos mismos principios guían también la nueva Política Agraria Común 2021/2027. Prueba de que el bienestar animal importa, y mucho, son los 1,4 millones de ciudadanos que respaldan la iniciativa legislativa popular admitida a trámite por Bruselas hace unos días para pedir la prohibición de la cría de animales en jaulas en toda la UE. Y justo en esa línea también puede encuadrarse el proyecto de real decreto relativo a la instalación de sistemas de videovigilancia en los mataderos para el control del bienestar animal que estará en consulta pública hasta el día 23 de este mes.

Precisamente en el documento expuesto al público, el Ministerio de Consumo reconoce que a pesar de la legislación existente al respecto, «continúan detectándose malas prácticas e incumplimiento en relación con la protección de los animales en algunos mataderos».

De ahí que para asegurar el cumplimiento de las normas vigentes la instalación de cámaras de videovigilancia en ese tipo de instalaciones «constituirá una herramienta obligatoria». Los operadores, como añade el documento, deberán además incorporar las grabaciones a los controles de bienestar animal que llevan a cabo. Y ante la detección de incumplimienmto por parte del personal, «deberán de tomar medidas de modo inmediato».

El reglamento de la UE relativo a la protección de los animales en el momento del sacrificio —el número 1099/2009 del 24 de septiembre del 2009— recuerda que los operadores de los mataderos o culaquier persona implicada en el sacrificio de animales deben de adoptar las medidas necesarias para evitar el dolor y reducir al mínimo la angustia y sufrimiento de los animales durante el proceso de sacrificio, teniendo en cuenta el método autorizado en dicho reglamento.

Más allá de la norma europea, España regula aspectos relacionados con la protección de los animales en el momento de la matanza en el real decerto 37/2014 de 24 de enero.

Desde el Ministerio de Consumo, impulsor del real decreto junto con la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan), apuntan que, más allá de cuidar el trato a los animales, todo lo que se haga en favor del bienestar contribuye a mejorar la calidad de la carne y tiene un efecto positivo indirecto en la seguridad laboral en los mataderos.

Por otra parte, el ministerio considera que cada vez son más los consumidores que quieren saber cómo fueron tratados los animales de los que proceden los alimentos que consumen. De ahí que con esta idea desde esta cartera del Gobierno pretenden «garantizar el derecho de las personas consumidoras a ejercer un consumo responsable, poniendo en marcha normativa que facilite la transparencia en los procesos de producción de productos de consumo».

También dice el ministerio de un comunicado que otros países europeos como Francia, Alemania y Escocia ya cuentan con protocolos similares de vigilancia en mataderos, puesto que la Unión Europea lo permite en su normativa.

En España, la normativa comunitaria y estatal regulan de forma estricta los marcos de seguridad alimentaria, bienestar animal y la interrelación entre ambas a través de las autoridades competentes y el servicio veterinario oficial, que son quienes ejercen la vigilancia en las instalaciones de mataderos.

DATOS DE SACRIFICIOS

En España, según Consumo, el sacrificio de ganado porcino en el 2019 fue de cerca de  53 millones de animales. En el sector avícola, la cifra supera los 828 millones de aves sacrificadas; en el sector bovino, fue de 2,5 millones de animales; y en el cunícola la cifra ascendió por encima de los 41,4 millones. Los sectores ovino, caprino y equino se situaron en 544.000, 94.800 y 38.000 animales sacrificados, respectivamente

Fuente:

Publicidad