10 de octubre de 2020 10:56 AM
Imprimir

Gallinas ponedoras, lo más pedido en la avicultura local

CompartiremailFacebookTwitterEn el contexto de la pandemia por el coronavirus, la cría de pollos es otra actividad productiva que muestra una tendencia creciente entre los productores primarios de la provincia. Según apuntaron desde el Ministerio del Agro y la Producción, hay una demanda sostenida de pedidos por los productos locales. Y creció exponencialmente la cría de […]

En el contexto de la pandemia por el coronavirus, la cría de pollos es otra actividad productiva que muestra una tendencia creciente entre los productores primarios de la provincia. Según apuntaron desde el Ministerio del Agro y la Producción, hay una demanda sostenida de pedidos por los productos locales. Y creció exponencialmente la cría de ponedoras para el abastecimiento de huevos caseros.

También los productores de pollos parrilleros o camperos buscan especializarse en sus productos para satisfacer demandas puntuales para la venta de su producto. Las ferias francas y los mercados concentradores de la provincia cuentan con una oferta estable de estos alimentos producidos en la tierra roja.

“En época de pandemia mejoraron los volúmenes de comercialización y automáticamente los criadores comenzaron a incrementar su producción. A los que ya estaban trabajando se sumaron productores nuevos, siempre hablando de pequeña escala”, comentó Sebastián Rodríguez, subsecretario de Producción Animal del Ministerio del Agro.

Resaltó, en tanto, que “sí se notó un incremento increíble en la parte de ponedoras de huevos. Incluso no se está dando abasto con la demanda que hay. Los productores de pollitas no están logrando satisfacer la demanda, se está trayendo de a poco, por ahí los proveedores incumplen con algunos sectores porque no llegan con la cantidad que se pide”.

Se explicó, en tanto, que las ponedoras se traen en buena parte desde Entre Ríos y en algunos casos desde Santa Fe.

“Acá en la provincia hay algunas incubadoras paradas que por ahí se pueden llegar a reactivar, pero hoy todavía no están produciendo. Después desde el Ministerio del Agro se está haciendo entrega de pollitos para productores que están en el autoconsumo y que también comenzaron a ampliar su capacidad de cría para comercializar”.

Se detalló que los pollitos que se entregan son parrilleros (para la obtención de carne) y camperos, que pueden destinarse tanto a la faena como a la producción de huevos.

Detalló que “la alimentación del pollo tiene un impacto directo en el producto final, por eso hay productores que incrementaron un porcentaje mayor de maíz en la dieta o inclusive dejan pastorean los pollos. Es decir, hacen corrales cerrados, pero con la posibilidad de dejarlos salir ciertas horas al día a un lugar donde tengan aporte de verdeo. Lo que sí los ciclos de cría se hacen más largos”.

Aportes y comercialización
Desde el Instituto de Fomento Agroindustrial (Ifai), su presidente Marcelo Rodríguez recordó que se viene apoyando la comercialización de pollos en los Mercados Concentradores.

“Estamos trabajando con la Cooperativa Integral del Norte Limitada en Wanda, que está procesando pollos frescos. También en 25 de Mayo con la Cooperativa Agropecuaria Aguas Vivas, que se dedica a la producción de pollos frescos y tiene un stand en el Mercado Concentrador de Posadas y de Oberá”, recordó Rodríguez.

Agregó que “en un trabajo integrado con Agricultura Familiar y el Ministerio del Agro y la Producción de Misiones tenemos el fin de fomentar la producción misionera no sólo con aportes sino también ofreciendo los puntos de venta de los mercados concentradores para que puedan llevar adelante la comercialización de esos productos”.

Presencia estable en las ferias francas

Los pollos caseros o camperos son de pedido frecuente en las ferias de la provincia. Al respecto, José Villasanti, presidente de las ferias francas de Posadas, recordó que el consumidor distingue el trabajo en un producto muy diferenciado. “El pollo que se trae a las ferias es un producto de mayor calidad. Es un alimento bien cuidado, se le hace una buena terminación con maíz, pasto, verdura, la carne tiene otra consistencia. Es un producto muy sabroso”, distinguió el directivo.

Comentó que hoy el kilo de pollo campero cuesta entre 180 y 200 pesos. En tanto, en promedio un pollo pesa en promedio unos 2,5 kilos. “Hay varios productores que vienen de la zona de Panambí, El Soberbio, son productores que se dedican más a este tipo de producción”, comentó.

Publicidad