10 de octubre de 2020 10:58 AM
Imprimir

La cadena comercial de granos advierte que el trigo HB4 implica un riesgo económico extraordinario

Así lo expresaron en un documento conjunto bolsas de comercio y cereales, acopiadores, molineros, exportadores y gremiales del agro. Incluso podría elevar los precios internos ante la reticencia de los compradores locales.

Bolsas de comercio y cereales, acopiadores, molineros, exportadores y gremiales del agro advirtieron en un documento conjunto que la liberación al mercado del trigo HB4, recientemente aprobado por el gobierno nacional, por su condición de transgénico pone en riesgo no sólo las exportaciones de granos y harina sino también “de pellets,

almidón, gluten, panificados, fideos y todos los productos del segundo procesamiento donde

existen miles de PYMEs que actúan en esta cadena”. Incluso, agregan, podría elevar los precios internos ante la reticencia de los compradores locales para utilizar este tipo de materia prima.

El trabajo, difundido este viernes, reconoce el valor científico y tecnológico del desarrollo, así como la inocuidad para la salud y el ambiente. Pero alerta que el mercado mundial no opera con trigo transgénico y que la sola aprobación de Brasil, que sigue siendo el principal destino del cereal argentino pero ha perdido relevancia frente a la diversificación del comercio exterior de la cadena farinácea, no alcanza para liberar comercialmente el evento.

También remarca que “el mercado argentino no tiene experiencia en consumir trigo transgénico, y ya existen pedidos de parte de empresas alimenticias nacionales e internacionales que operan en nuestro país, de comprar únicamente harina o trigo no transgénico”. Por lo que suponen que “el uso comercial nacional del trigo HB4 impactará en los precios y abastecimiento de trigo en el país”. Motivo por el cual anticipan que “el daño que se produciría al mercado de trigo argentino sería irreparable e irreversible, toda vez que la contaminación se propagará y la segmentación resulta inviable”. 

Frente a este diagnóstico las entidades tomaron posición. “Es nuestro deber económico y social, defender a la cadena del trigo frente a riesgos comerciales que puedan ocasionarse”, plantean los firmantes, que además cargaron las tintas sobre las autoridades nacionales. “Llama la atención que el Gobierno decida de forma unilateral, sin consultar a los representantes de la cadena del trigo, la aprobación comercial”, plantearon, “Más aún, muchos de nosotros remitimos notas con aportes y opiniones al Ministro de Agricultura y no se recibió respuesta alguna”.      

Como conclusión se menciona que ante la desafiante situación “queda claro que el Ministerio de Agricultura debe asumir las responsabilidades de las consecuencias directas que pueden generar costos económicos y comerciales para todos los productores de trigo, así como para todos los eslabones de comercialización y transformación interna y de exportación”. 

El comunicado incluye un pormenorizado detalle del funcionamiento del mercado mundial y la dimensión del riesgo económico que se corre. Con un movimiento total de 175 millones de toneladas anuales -que incluye 18 millones de toneladas de harina- los contratos “en su totalidad son no transgénicos, condición que lo diferencia de los mercados de maíz, soja y algodón”. En varios países del mundo -explican- se intentó hace años lanzar eventos en trigo que no pudieron prosperar debido a la reacción negativa de los mercados compradores. “Es por ello que esta aprobación reviste condiciones especiales y altamente riesgosas”. 

Sobre la única condición que puso el gobierno de que el HB4 sea aprobado en Brasil antes de su liberación comercial, la entidades explicaron que desde hace varios años las exportaciones de trigo argentino han diversificado los destinos, que se incrementaron de 23 mercados en 2015 a 54 países en 2019, mientras se espera que se sigan ampliando los mercados. “Esta diversificación de los mercados es estratégica porque reduce la dependencia al concepto de mono-mercado y permite que la Argentina mantenga precios competitivos para sus productores, así como mejore el ingreso de divisas en los meses críticos donde el trigo es la única fuente de ingreso para el país”.

En 2015 el 86% de las exportaciones de trigo argentino se dirigían a Brasil, con lo cual parecía razonable mantener una política espejo a la hora de aprobar eventos como el HB4. “Ahora, Brasil representa cerca del 45% del total de ventas de trigo al mundo”, advirtieron.

Fuente: El Litoral

Publicidad