13 de octubre de 2020 09:29 AM
Imprimir

El retroceso en la demanda china marcará la caída del comercio mundial de carne en 2021

Según el estudio elaborado por el USDA sobre previsiones mundiales de comercio de carnes

Las importaciones mundiales de carne disminuirán marginalmente en 2021, ya que la disminución de la demanda de China compensará los incrementos en otros lugares. Se pronostica que las importaciones de carne de China establecerán récords en 2020 debido a una fuerte disminución en la producción de carne de cerdo a causa de la peste porcina africana (PPA), señala el USDA en su informe de previsiones de producción y comercio mundial de carnes en 2021.

Sin embargo, para el próximo año, se espera que las importaciones caigan a medida que los productores reconstruyan su censo ganadero de porcino y la producción repunte. Fuera de China, las importaciones mundiales de carne se están recuperando en gran medida a medida que las economías se recuperan de la covid-19 y la demanda del canal foodservice mejora.

Específicamente por sectores, en el caso del vacuno, la producción mundial aumentará casi un 2% en 2021 hasta los 61,45 millones de t, ya que una economía mundial en mejora y las respuestas de la industria al COVID respaldan la recuperación de la producción. Se espera que la producción en India, Canadá y Estados Unidos se recupere en 2021 después de que las interrupciones en el procesamiento relacionadas con COVID-19 impactaron negativamente en el sacrificio  en 2020.

En Brasil, se espera que la producción crezca hasta los 10,47 millones de t debido a la mejora de la demanda interna, las oportunidades continuas en China y la recuperación en otros mercados de exportación.

Por otro lado, se espera que la producción de Australia disminuya por segundo año consecutivo, hasta los 2,05 millones de t, a medida que los productores reconstruyan los censos ganaderos tras el final de una sequía de varios años.

La menor producción en Argentina será impulsada por la reconstrucción del censo ganadero , ya que los productores retienen más hembras para la reproducción.

Se espera que las exportaciones mundiales en 2021 de carne de vacuno crezcan un 3%, hasta los 10,76 millones de t a medida que las mejores condiciones económicas y la recuperación del canal foodservice apoyen la demanda. La mayoría de los principales exportadores experimentarán ventas más altas el próximo año; sin embargo, Australia y Argentina son excepciones ya que se espera que una menor producción limite los suministros exportables. Se espera que las exportaciones de la India se beneficien de una mayor producción y una economía en mejora en sus mercados sensibles a los precios.

Mientras tanto, se prevé que las exportaciones de Brasil alcancen un récord por tercer año consecutivo, sumando 2,67 millones de t, ya que la continua demanda de China coincide con la recuperación de la demanda en los mercados tradicionales.

En cuanto al porcino, las estimaciones del USDA apuntan a que la producción mundial será un 4% más alta en 2021, superando por primera vez los 100 millones de t (102,16 millones de t). Esto se deberá a la recuperación de la producción en los países afectados por la peste porcina africana (PPA) y, en menor medida, a la recuperación de los impactos del COVID-19.

Se pronostica que la producción será un 9% más alta en China a medida que los productores reconstruyen agresivamente sus rebaños y aprovechan los altos precios del cerdo. Sin embargo, con 41,5 millones de toneladas, la producción sigue siendo casi un 25% más baja que los niveles anteriores a la enfermedad.

La recuperación de la peste porcina africana también está impulsando el crecimiento de la producción en Vietnam y Filipinas, aunque continúan ocurriendo brotes en este último país, lo que podría desafiar los esfuerzos de reconstrucción.

En la Unión Europea, la producción ha aumentado marginalmente con respecto a los niveles estables del censo y el crecimiento de la productividad. No se espera que el descubrimiento de la peste porcina africana en la población de jabalíes de Alemania afecte directamente a la producción, pero las restricciones a la exportación darán lugar a un mayor suministro de carne de cerdo alemana en un mercado de la UE ya saturado. Esto, junto con la debilidad de la demanda interna y la desaceleración de la demanda de China, es probable que frene los precios el próximo año.

En Brasil, se pronostica que la producción aumentará casi un 4% debido a la recuperación del consumo interno de carne de cerdo y la demanda de exportación relativamente resistente, ayudada por un real débil.

Las exportaciones mundiales se pronostican sin cambios en 10,8 millones de toneladas en 2021. Se espera que la demanda mundial de carne de cerdo se recupere del COVID-19 y esto mejore las condiciones económicas y la recuperación en los sectores de restaurantes y foodservice.

Sin embargo, la desaceleración de la demanda del principal importador, China, compensa el crecimiento del resto del mundo. Después de un ritmo tórrido en 2020, se pronostica que las importaciones de carne de cerdo de China caerán un 6% debido al repunte de la producción nacional.

Otros importantes importadores de carne de cerdo, incluidos México, Filipinas, Japón, Corea y los Estados Unidos, tienen pronósticos más altos, pero estos países combinados representan menos comercio que China por sí sola.

Finalmente, en el caso de la carne de cerdo, se pronostica que la producción mundial será un 2% más alta en 2021 a un récord de 102,9 millones de toneladas. Aunque China obtendrá las mayores ganancias, el crecimiento de su producción se desacelerará a medida que disminuya la demanda de los consumidores. La voluntad de los consumidores chinos de compensar el menor consumo de carne de cerdo con carne de pollo es limitada y se prevé que los suministros nacionales de carne de cerdo se recuperen de la peste porcina africana (PPA).

Se prevé una expansión moderada para otros de los principales productores a nivel mundial, con los incrementos más significativas en Brasil, la UE, Estados Unidos e India. Si bien una parte de este crecimiento se dirigirá a los mercados internacionales, el crecimiento económico previsto impulsará la demanda interna en los principales países productores.

Las exportaciones mundiales de carne de aves se pronostican un 2% más en 2021 a un récord de 12,2 millones de toneladas. Brasil, el principal exportador del mundo, representará más de un tercio del crecimiento y rondando ya los 4 millones de t. La ventaja competitiva de Brasil para suministrar productos diversos a una amplia gama de mercados a precios competitivos facilitará la expansión de los envíos a Oriente Medio y África subsahariana, lo que es fundamental para el crecimiento ante la menor demanda de China. Después de dos años de crecimiento espectacular, la demanda de China se debilitará, aunque se mantendrá cerca del récord. A nivel mundial, la creciente demanda de la UE y Arabia Saudita compensará con creces la caída en China y Sudáfrica.

Fuente: Eurocarne

Publicidad