13 de octubre de 2020 09:59 AM
Imprimir

La piloto de dron mexicana que quiere mejorar la agricultura

Leticia Ramírez, fundadora de Drone Domain, desea generar las condiciones precisa para que el campo mexicano genere 70% más alimento en 2050, para satisfacer la demanda.

En 2050 habrá 10.000 millones de personas habitando el planeta, de acuerdo con estimaciones de la Organización las Naciones Unidas. ¿Cómo se puede garantizar la alimentación para toda esta población? ¿El campo agrícola puede ser capaz de producir la cantidad de alimento suficiente?

Leticia Ramírez, fundadora de Drone Domain, puso toda su atención en este tema y desde 2018 ofrece servicios de agricultura de precisión, a través del uso de drones que monitorean los campos para establecer una siembra que se traduzca en tierras más productivas.

Apenas tiene 30 años de edad, estudió Ciencia Política y trabajó en la banca privada, pero decidió dejar su empleo para ser una de las primeras mujeres en México en certificarse como piloto de dron y así poder lanzar su empresa.

“México tiene una gran posibilidad de ser una potencia en este ámbito. El campo debe tener aplicaciones de tecnología para poder potencializar su rendimiento”, asegura.

Pero, ¿qué es la agricultura de precisión? Expertos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (mejor conocida como la FAO) aseguran que para 2050 se deberá aumentar la producción de comida un 50%, pero al mismo tiempo se debe reducir las emisiones de carbono per cápita hasta un 25% para garantizar la sostenibilidad del planeta. 

Para lograr ese equilibrio entre medioambiente y alimentación debe implementarse una agricultura de precisión, “esto significa aplicar tecnología en dicha industria de diferentes formas: usar drones con sensores multiespectrales, cámaras térmicas, análisis de laboratorio especializado, nutrición especializada basada en nutrientes vegetales y no tanto en químicos”, explica Leticia.
Bajo este contexto, Leticia se propuso, a través de su empresa Drone Domain, mejorar la producción, rendimientos y calidad de los cultivos de México, mientras disminuye la contaminación, para garantizar que en 2050 se produzca 70% más alimento.

El combo ganador

El tema de agricultura de precisión inició en Francia. Primero se usaban imágenes satelitales, pero evolucionaron a los drones porque la información necesita estar actualizada. “Si te llega una helada ayer es un problema que debiste resolver desde antier”, señala la emprendedora, quien se pasó más de un año recolectando información sobre el tema.

En todos los países desarrollados se aplica, en México es un tema más nuevo. Aunque existe competencia, Leticia asegura que son la única empresa que ofrece un servicio integral porque identifica el problema y ofrece la solución (nutrientes). “Somos el combo ganador de la agricultura de precisión”, afirma.

Para lograr un servicio completo Leticia firmó una alianza con la empresa Apice Agro, que se dedica a fabricar y vender fertilizantes basados en nutrientes vegetales.

“Nos aliamos para ser los mejores en México en dar soluciones de calidad. Todo hecho en México”.

Sus clientes son agricultores medianos o masivos (clústers de 10 hectáreas), campos de golf, además de programas de gobierno que quieran ayudar a combatir las diferentes plagas que atacan a la agricultura. “Por ejemplo, hay una plaga que se llama ‘dragón amarillo’ que está acabando con la producción de cítricos en Nuevo León, que ya acabo con esa producción en California. Nosotros tenemos la solución para ello”, dice Leticia.

¿Cómo lo hacen? Leticia explica que toman fotos multiespectrales de los cultivos, obtiene los resultados en forma DMI, los analizan y le entregan a los clientes una retroalimentación sobre qué tiene la planta y cómo pueden resolverlo.

Los análisis espectrales son como hacer un barrido de los cultivos, con el cual se obtiene una radiografía de la salud de las plantas, dependiendo de las elevaciones del terreno va a tener deficiencias o superávit de nutrientes, se identifica zonas enfermas (con plagas o que tienen mucha maleza), falta o exceso de agua. “Incluso podemos sabemos si una planta está estresada por medio de la radiación que emite”, detalla. 

Mujer y piloto de dron

En México sólo el 15% del total de productores a nivel nacional son mujeres, de acuerdo con datos de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), es un mundo principalmente de hombres; mientras que en el sector de la tecnología las mujeres también son minoría.

Sin embargo, para Leticia su principal reto fue vencer el miedo de dar el primer paso y decir: “Yo sí puedo”, recuerda. De hecho, al principio mientras aprendía a manejar los drones, admite que buscaba ayuda de hombres, “porque piensas que ellos saben más, pero el reto más importante ha sido darme cuenta que sí puedo, toda la ayuda es bienvenida, pero puedo hacerlo sola también”, afirma.

Sus socios son hombres y le han enseñado mucho de la industria; sin embargo, ella está convencida de que puede ganarse a las personas con el conocimiento y con los resultados que ofrezca.

“En la agricultura, como en todos los negocios, si no das resultados, la gente no te hace caso.”

Sobre el papel de la mujer en este sector, Leticia dice que le encantaría formar una organización de mujeres piloto que sean ingenieras agrónomas, porque “las mujeres somos quienes vamos a alimentar literalmente a la población”.

La visión de Leticia es que Drone Domain se convierta en la mejor empresa en México en hacer agricultura de precisión, tener una flotilla de pilotos de drones trabajando en esto y convertirse en una empresa internacional, ya empezaron a picar piedra en Costa Rica. 

“He aprendido mucho de la agricultura del país, y creo que todos deberíamos saber de esto porque si no, no tendríamos que comer”, concluye.

Fuente:

Publicidad