13 de octubre de 2020 11:13 AM
Imprimir

Retenciones

CompartiremailFacebookTwitterEn un Zoom agroindustrial, donde se evaluaban las liquidaciones de las retenciones con el nuevo esquema de recortes transitorios (hasta diciembre), sobre el que muchos tienen pocas expectativas, entre otras cosas, porque difícilmente los productores venden granos cuando el mercado internacional está en suba como ocurrió durante toda la semana pasada por las fuertes compras […]

En un Zoom agroindustrial, donde se evaluaban las liquidaciones de las retenciones con el nuevo esquema de recortes transitorios (hasta diciembre), sobre el que muchos tienen pocas expectativas, entre otras cosas, porque difícilmente los productores venden granos cuando el mercado internacional está en suba como ocurrió durante toda la semana pasada por las fuertes compras de China; también se analizaba el esquema oficial que algunos ya califican como el “Estilo Moreno”, en alusión al controvertido exsecretario de Comercio que siempre eligió “negociar” con los sectores más concentrados (pretroleros, hipermercadistas, etc.), en lugar de los atomizados como el de los productores agropecuarios, más trabajoso y de menor poder individual.

Pero seguramente al Gobierno tampoco le debe haber pasado desapercibido el encuentro de bajísimo perfil, de la delegación oficial del FMI que terminó ayer, con algunos sectores empresarios clave, como la UIA, o los aceiteros del Ciara, entre otros.

Según algunos comentarios, la gente de Kristalina Georgieva quería escuchar “de primera mano”, cual es la situación de las empresas y, “también dijeron que es fundamental crear un clima de negocios en la Argentina, para que pueda haber inversiones privadas”, reconoció una fuente, y mucho más importante aún, habrían adelantado su convicción acerca del rol clave de las exportaciones para cualquier programa de salida de la economía local, lo que les va a granjear la adhesión inmediata del sector del Gabinete que ostenta estas banderas, versus los que creen que la cuestión pasa por el mercado interno.

En medio quedó el compromiso de que vuelven en noviembre, que mientras tanto seguirán los trabajos con los funcionarios locales del FMI.

Del otro lado, la exportación, en especial la más fuerte, la agroindustrial, cruza los dedos para que llueva y para que los agricultores vendan, el tonelaje que tienen de respaldo, y que permitiría ingresar unos 3.500-4.000 millones de dólares más hasta fin de año.

Publicidad