14 de octubre de 2020 09:24 AM
Imprimir

Paro de aceiteros pone en riesgo la exportación de granos

Los gremios lanzaron un plan de lucha en reclamo de mejoras salariales. Desde las cámaras pidieron trabajar juntos "sindicatos e industria para hacer crecer la producción".

La Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines de la República Argentina (FTCIOD y ARA), inició este martes una huelga por reclamos salariales. Desde la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA – CEC) lamentaron la situación y llamaron a que “industria y sindicato trabajen juntos para hacer crecer la producción”.

Las medidas de fuerza en el sector comenzaron a las 14 horas del martes con una huelga en las plantas aceiteras del país, informaron a Télam fuentes gremiales. Ante esto, el presidente de la CIARA – CEC, Gustavo Idígoras, dijo que: “Para defender y mantener el empleo debemos trabajar juntos, industria y sindicato, para hacer crecer la producción e industrialización en el país. Si los sindicatos tienen pretensiones ajenas a la realidad argentina solo perjudicarán a toda la industria”.

El plan de lucha se adoptó luego de que la representación sindical considerara “una provocación” la negativa de la cámaras industriales del sector a revisar “la escala salarial prevista para el mes de agosto pasado”.

El secretario general de la Federación Nacional Aceitera, Daniel Yofra, señaló que “pasaron dos meses desde que debía comenzar a revisarse la escala salarial del Convenio Colectivo de Trabajo 420/05, que fue firmado por las cámaras patronales, en el acuerdo del pasado 30 de abril de 2020”.

“Sin embargo, la respuesta fue la dilación primero, y la negativa expresa a proceder a la revisión, después”, puntualizó, para remarcar que “las y los trabajadores aceiteros tenemos el derecho constitucional y legal a un Salario Mínimo Vital y Móvil”, remarcó el sindicalista.

En tanto, desde el sector empresario afirmaron que la pandemia reduce actividades en los puertos y fábricas, “pero las empresas tomaron la decisión de compensar adicionalmente a los trabajadores que siguieron activos con un reconocimiento económico que los gremios no quieren aceptar”.

“Habría que intentar por primera vez, no poner palos en la rueda y dar la oportunidad de poder lograr resultados diferentes proponiendo acciones distintas en donde se priorice el diálogo por sobre la confrontación”, remarcaron.

Publicidad