19 de octubre de 2020 11:17 AM
Imprimir

Molineros brasileños rechazan el trigo transgénico argentino

La investigadora que lo desarrolló dijo no entender los cuestionamientos, ya que Brasil utiliza otros cultivos modificados genéticamente. Los productores argentinos habían cuestionado su aprobación unilateral por parte del Gobierno. El es primer trigo transgénico del mundo, resistente a las sequías.

Los molineros brasileños se suman al rechazo del trigo transgénico argentino HB4 que ya dieron los productores locales, por lo que el futuro de la innovación creada en la Argentina es una incógnita.

La investigadora Raquel Chan, creadora del primer trigo transgénico del mundo resistente a sequías, rechazó este viernes las críticas hacia esa innovación ya aprobada por el Gobierno argentino y dijo no entender por qué las entidades del campo están en contra.

Chan, directora del Instituto de Agrobiotecnología del Litoral (IAL), defendió su invención llevada adelante junto con la empresa Bioceres en una entrevista con el sitio Tranquera. 

Si bien el trigo transgénico ya fue aprobado por el Gobierno nacional, su utilización está sujeta al visto bueno de Brasil, donde genera resistencias, al igual que en Bolsas y Cámaras empresariales de la Argentina, ya que las 178 millones de toneladas del cereal que se exportan en el mundo no tienen transgénesis.

De hecho, tal como anticipó El Agrario a través de BAE Negocios, los productores argentinos destacaron al trigo HB4 como “una invención científica nacional” y no cuestionaron su desarrollo, sino que apuntaron contra los “riesgos comerciales” que puede implicar y rechazaron su aprobación “unilateral” por parte del Gobierno.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

El campo se opone al primer trigo transgénico resistente a la sequía aprobado en la Argentina

Las entidades agropecuarias advierten por consecuencias irreparables e irreversibles

Surgen controversias por el trigo HB4

Surgen controversias por el trigo HB4

El rechazo de los molineros brasileños

En línea con los productores argentinos, la Asociación Brasileña de Trigo (Abitrigo) pidió a las autoridades gubernamentales no dar el visto bueno para su comercialización, ya que la Argentina sería el primer lugar en el mundo donde se implementaría y temen que el transgénico genere repercusiones negativas.

Chan dijo que le causa “extrañeza” la resistencia de Abitrigo, debido a que Brasil aprobó otros cultivo transgénicos: “Si bien no soy experta en comercio internacional, hay muchos grupos que están en contra de los transgénicos en general. Me sorprende un poco de los brasileños, porque ya tienen aprobada la caña de azúcar y los porotos resistentes a virus. No entiendo por qué están en contra del trigo. Es un país que siembra transgénicos“.

Desde Abitrigo afirmaron que el 85% de los molinos de Brasil no es favorable al uso del transgénico y que el 90% está dispuesto a interrumpir sus compras de trigo argentino si se inicia la producción comercial.

Los ambientalistas

Por otro lado, Chan señaló que hay organismos ambientalistas que están en contra de cualquier transgénico.

“Actualmente igual se usan herbicidas en el trigo, porque la realidad es que siempre aparecen malezas. Sin duda, hay que buscar soluciones alternativas para combatirlas y reducir el uso de químicos, pero todavía no se han encontrado a pesar de que muchos las están buscando”, dijo la científica del Conicet.

“Este trigo es el primero del mundo con resistencia a sequía que haya llegado a esta etapa. Hay muchas otras tecnologías similares en el mundo, en etapa de ensayo. Pero no hay otra que haya demostrado eficiencia en el uso del agua a través de una serie de ensayos enormes y publicados en una revista internacional”, destacó Chan, de la Universidad Nacional del Litoral.

Para su creadora, el Trigo HB4 tiene “igual rendimiento con menor necesidad de agua, que es un elemento valioso”, y justamente, por eso cree que su uso es favorable al medioambiente.

“Creo en los desarrollos tecnológicos y en que la ciencia debe llegar a elaborar productos de interés económico”, señaló.

Fuente: BAE

Publicidad