20 de octubre de 2020 10:59 AM
Imprimir

Entre la sequía y la suba de los granos, ¿priorizar la agronomía o el negocio?

Según Zorraquin+Meneses es la disyuntiva que gobierna hoy en día a los productores. Aseguran que la mayoría se inclina por mantener planteos que garanticen sustentabilidad en los suelos

La sequía que sufre todo el centro y norte del país, que podría agravarse en los próximos meses de cumplir el pronóstico de un año Niña, es un factor esencial que están mirando los productores y empresas del agro para definir sus esquemas productivos y de negocio.

Otro es la fuerte suba que sufrieron los granos en los últimos meses. Ambos aspectos en conjunto “hacen repensar y ‘switchear’ cultivos en el negocio agrícola”, asegura la consultora Zorraquin+Meneses en su informe de coyuntura mensual. 

En concreto, Teo Zorraquin y Alejandro Meneses sostienen que “la disyuntiva es si priorizar la agronomía o el negocio. Es decir, si cambiar de cultivo priorizando la rentabilidad y asumir riesgo climático manejando fechas y ventanas de siembra, o bien inclinarse por un cultivo menos rentable pero con una chance mayor en la perspectiva climática”. 

Por ahora, la balanza se inclina por la agronomía para no desarmar esquemas sustentables, agregan los consultores. 

Carne y leche

Sin embargo, no solo en la agricultura los modelos se están revisando; también en los feedlots y en los tambos.

“Se sigue priorizando tener pocos pesos y refugiarse en alguna “moneda dura” (granos, carne, insumos, dólares Bolsa, etc.). Aprovechando los créditos bancarios o comerciales a tasas en el orden del 25 por ciento a 30 por ciento anual para sostener liquidez sin tocar reservas. Pensando con cuidado dónde invertir, priorizando aquello que pueda mejorar en corto plazo la competitividad de los negocios”, enumera Zorraquin+Meneses.

Y añade que, si bien la incertidumbre en general paraliza, el agro no está paralizado, sino “cauteloso”. 

“Aún aquellas empresas que están financiera y económicamente sanas, dudan. Y no sólo por la economía, también por el discurso oficial de culpar a los productores de ser oligarcas e insensibles, de incendiar los campos para hacer soja (aunque sea una montaña rocosa), por los avances sobre la propiedad privada y por ser vistos únicamente como proveedores de dólares e impuestos”, menciona la consultora.

Fuente: AgroVoz

Publicidad