22 de octubre de 2020 22:32 PM
Imprimir

¿Qué son los inventarios de Gases de Efecto invernadero?

Los inventarios nacionales de gases de efecto invernadero (INGEIs) son uno de los principales compromisos de los países miembros de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC). En ellos se estiman todas las emisiones y remociones de gases de efecto invernadero (GEI) del país y su evolución en el tiempo.

MGAP | Presentar los inventarios forma parte de las obligaciones del país con la CMNUCC y se incluyen en dos tipos de informes que el país realiza: las Comunicaciones Nacionales a la CMNUCC (cada 4 años) y los Reportes Bianuales de Actualización (BUR). Además, los INGEI son herramientas muy útiles que sirven de base para el desarrollo de políticas y medidas de mitigación ante el cambio climático a nivel nacional y el desarrollo de una economía baja en carbono.Los inventarios se preparan siguiendo las metodologías para la estimación de emisiones de gases de efecto invernadero del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) con el objetivo de lograr comparabilidad, consistencia, exactitud, exhaustividad y transparencia. El IPCC está conformado por investigadores de más de 190 países y tiene como objetivo principal proveer a los países de información científica para el desarrollo de políticas relacionadas a la acción climática.

Los principales gases de efecto invernadero que se estiman en los INGEIs son: dióxido de carbono (CO2), Metano (CH4) y óxido nitroso (N2O). El alcance de las estimaciones es a escala nacional y para todas las ramas de la actividad económica. Los resultados se presentan para los sectores Energía; Procesos Industriales y Uso de Productos (IPPU); Agricultura, Silvicultura y Otros Usos del Suelo (AFOLU); y Desechos.

Uruguay cuenta con un Sistema Nacional de Inventarios de Gases de Efecto Invernadero (SINGEI) de carácter interinstitucional liderado por la Dirección de Cambio Climático del Ministerio de Ambiente y con participación del Ministerio de Industria Energía y Minería (MIEM) y el Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca (MGAP). El MGAP realiza la estimación y el reporte de las emisiones de gases de efecto invernadero y su evolución correspondiente al sector AFOLU y el MIEM hace lo propio con el sector Energía. Los sectores IPPU y Desechos son estimados por el Ministerio de Ambiente.

El país cuenta con un sistema de información y monitoreo con un visualizador web donde se pueden encontrar los datos en formato abierto garantizando el acceso a la información y la transparencia a la ciudadanía (https://catalogodatos.gub.uy/dataset/mvotma-mvotma_ingei). El último inventario reportado corresponde al año 2017 y se cuenta con una serie histórica que comienza en  1990.

Perfil de emisiones de Uruguay. Uruguay, dada su matriz productiva basada fuertemente en la producción de materias primas (con la ganadería vacuna como una de las principales actividades), un sector industrial relativamente pequeño y una matriz energética eléctrica basada en fuentes renovables, presenta un perfil de emisiones bastante particular, con una fuerte participación del sector agropecuario en el total de emisiones del país. Alrededor del 75% de las emisiones de GEI nacionales y el 100% del secuestro de carbono (C) corresponden al sector AFOLU, resultando en una contribución del 60% al balance neto nacional de GEIs (emisiones – remociones).

El sector AFOLU es protagonista en las emisiones y remociones de CO2 y en las emisiones de CH4 y N2O. Para el año 2017, así como en el total de la serie 1990-2017, el sector agropecuario presenta remociones netas de CO2, esto quiere decir que se secuestra más CO2 que las emisiones de este gas, compensando las emisiones de CO2 de todos los sectores (Energía, IPPU y Residuos). El aumento del área de plantaciones forestales de los últimos 20 años ha sido la principal causa de estas remociones a través del secuestro de C en la biomasa de los árboles. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la superficie de plantaciones forestales acumula carbono mientras está aumentando. Una vez que se estabilice el área plantada en relación con el área cosechada, las emisiones y remociones anuales tenderán a equipararse y ya no habrá secuestro neto. Por este motivo, el secuestro neto que se observa actualmente es temporal. Otra fuente de secuestro de carbono son los procesos relacionados a cambios de uso del suelo desde tierras de cultivos a pastizales o tierras forestales.

Figura 1. Emisiones de CO2 por sector, serie 1990-2017 (tomado de SNRCC, 2017)

El sector agropecuario es a su vez responsable de la gran mayoría de las emisiones de CH4 y de N2O, contribuyendo al 93 y 97% de las emisiones nacionales respectivamente.

La principal fuente de emisiones de CH4 es la fermentación entérica del ganado vacuno, que contribuye al 84% de las emisiones totales nacionales de dicho gas. Estas emisiones son producto de la digestión anaeróbica de los alimentos de los rumiantes. Otras fuentes de emisión de metano del sector agropecuario son los sistemas de manejo del estiércol de los sistemas de producción animal, el cultivo de arroz y la quema de biomasa.

Figura 2. Emisiones Nacionales de CH4 por sector del INGEI, año 2017 (tomado de SNRCC, 2017)

Las emisiones de N2O por su parte, provienen de los procesos de nitrificación/desnitrificación del agregado de fuentes nitrogenadas a los suelos, entre ellos: nitrógeno contenido en orina y heces de animales en pastoreo que son depositadas sobre las pasturas, aplicación de fertilizantes nitrogenados inorgánicos y orgánicos, nitrógeno en restos de cultivo y mineralización de nitrógeno asociada a pérdidas de carbono del suelo debido cambios de uso del suelo. Estas fuentes representan (entre emisiones directas e indirectas) el 96% de las emisiones totales de N2O, siendo el nitrógeno en orina y heces de animales en pastoreo depositados sobre las pasturas el principal contribuyente a las emisiones de este gas.

Figura 3. Emisiones de N2O por sector, año 2017(tomado de SNRCC, 2017)

Si bien puede resultar impactante observar la participación de la actividad agropecuaria en las emisiones de Uruguay, hay que tener en cuenta que el CH4 de la fermentación entérica, así como el N2O proveniente de fuentes orgánicas, son de origen biogénico. Esto quiere decir que son parte del ciclo habitual del carbono y del nitrógeno, a diferencia de las emisiones por uso de combustibles fósiles que contiene carbono depositado hace millones de años y que se está volcando a la atmósfera. Además de esto, el sector agropecuario ofrece alternativas para la mitigación del cambio climático a través del secuestro de carbono y la disminución de la intensidad de emisiones por unidad de producto resultantes de la adopción de prácticas de manejo que mejoren la eficiencia de los procesos productivos y apunten a aumentar el stock de carbono en los sistemas.

Fuente: El Pais

Publicidad