24 de octubre de 2020 10:29 AM
Imprimir

Argentina garantiza abastecimiento interno y externo de carne vacuna con protocolos sanitarios

CompartiremailFacebookTwitterEn medio de las dificultades que persisten por la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19), Argentina no ha dejado de satisfacer su demanda interna de carne vacuna, y ha garantizado la inocuidad de sus productos dirigidos al mercado doméstico y al de exportación. Un ejemplo de ello es el Frigorífico Gorina, ubicado en la ciudad de […]

En medio de las dificultades que persisten por la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19), Argentina no ha dejado de satisfacer su demanda interna de carne vacuna, y ha garantizado la inocuidad de sus productos dirigidos al mercado doméstico y al de exportación.

Un ejemplo de ello es el Frigorífico Gorina, ubicado en la ciudad de La Plata, a 60 kilómetros de la Capital Federal, donde se han incrementado los protocolos sanitarios desde el inicio de la epidemia, y al mismo tiempo se ha logrado mantener el ritmo de la producción anual.

La empresa tuvo una producción de 75,4 millones de kilogramos en el ciclo 2019/2020, y desde abril pasado hasta septiembre alcanzó los 53,6 millones de kilogramos, con lo cual las perspectivas sobre el volumen continúan siendo óptimas y se espera facturar a niveles de años anteriores.

“Como vieron en esta fábrica, se les dio a todos nuestros mercados, tanto al mercado interno como al mercado internacional, la tranquilidad de consumir alimentos de calidad, de inocuidad fundamentalmente, y también garantizados respecto al coronavirus”, expresó Carlos Milicevic, vicepresidente del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria de Argentina, durante un recorrido por la planta junto a periodistas de medios internacionales.

Según Milicevic, la industria cárnica de Argentina se ha adherido estrictamente a los lineamientos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) desde antes del decreto de la cuarentena obligatoria.

Gorina inició el protocolo el pasado 16 de marzo, antes del inicio del Aislamiento Preventivo y Obligatorio, incluida la instalación de la primera cabina de sanitización de toda la industria y un estricto protocolo que inicia desde el ingreso del personal a la planta, y que consta de tomas de temperatura, desinfección permanente de superficies, pruebas de olfato, declaraciones juradas y entrega de insumos.

Uno de los cambios más relevantes que tuvo la planta fue el de horarios para los ingresos del personal, además que se instalaron dos carpas para ampliar los espacios de vestuario y del comedor.

También se contrató a un equipo adicional de técnicos expertos en higiene y seguridad, y se incluyeron más unidades de transporte para el traslado de empleados, explicaron los directivos de la empresa.

Con estas medidas, el frigorífico ha logrado mantener sus mercados, siendo China su principal destino de exportación con cerca del 70 por ciento del total de sus ventas al exterior, explicó el director ejecutivo de Gorina, Carlos Riusech.

“China constituye nuestro principal destino; el año pasado hemos exportado 63.000 toneladas y China representó el 70 por ciento de nuestro volumen exportado; estamos habilitados para Rusia, Israel, China, países árabes, la Unión Europea”, comentó.

Para mantener los volúmenes de exportación en óptimos niveles, los directivos resaltaron la recuperación económica de China en medio de la pandemia.

“Hemos visto cómo los pedidos primero (en los primeros meses de la pandemia) han entrado a una meseta, (pero luego) China comenzó con una recuperación sostenida en el tiempo, logrando los mismos volúmenes de importación, incluso, en algunos meses, superiores (…) Esto lo valoramos de muy buena manera”, dijo por su parte el encargado de Comercio Exterior y Finanzas de la planta, Carlos Alberto Riusech Jr.

Bajo las marcas “Gorina” y “Beefland”, el frigorífico ha exportado desde abril hasta septiembre unas 33.399 toneladas de carne de res con y sin hueso, equivalentes a unos 143,2 millones de dólares, según datos de la compañía, pero además ha garantizado el abastecimiento interno con la distribución a las tradicionales y grandes cadenas de supermercados y franquicias.

Según el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), del total de la producción cárnica del país registrada desde principios de año, un 73 por ciento se ha quedado en el mercado interno, y sólo el 27 por ciento han constituido exportaciones, “lo que permitió disponer de un consumo aparente por habitante al año de 51,1 kilogramos”.

En el tercer trimestre del año, la producción de carne bovina en todo el país ha mostrado alzas moderadas, al ubicarse a la fecha en 846.000 toneladas, agregó el IPCVA en un comunicado.

Fuente:

Publicidad