26 de octubre de 2020 09:49 AM
Imprimir

Crece la preocupación de la la Comisión de Enlace por proyectos que pueden perjudicar al campo

Los proyectos de ley de Humedales que, basados en una amplia y cuestionable definición de humedales, de prosperar, desafectaría amplias porciones del territorio nacional para la actividad productiva.

La Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias (CEEA), expresa su alarma ante el avance de distintos proyectos de ley que, de aprobarse, tendrían un alto impacto negativo sobre la producción agropecuaria, los productores, sus empresas y las comunidades, consignó un documento difundido el viernes último.

Entre estos proyectos, se destaca la reforma de la ley de manejo del fuego, que pretende castigar con hasta 60 años de inactividad a quienes fueron víctimas de incendios en sus propios campos. O los diversos proyectos de ley de Humedales que, basados en una amplia y cuestionable definición de humedales, de prosperar,
desafectaría amplias porciones del territorio nacional para la actividad productiva.

Lo mismo ocurre con los denominados observatorios, como el propuesto para el uso de fitosanitarios, que procura generar nuevos obstáculos a la producción o las nuevas restricciones propuestas en el marco de la Ley de Bosques. Situación que limitaría aún más la actividad agropecuaria en provincias que necesitan desesperadamente mayor desarrollo económico y humano para dar empleo y generar actividad en poblaciones postergadas, con innumerables necesidades.

“Todos estos proyectos promueven una visión prejuiciosa y denigrante respecto de los productores rurales. Parten de premisas equivocadas sobre una supuesta ambición desmedida de los productores por ganar más tierras para su actividad a cualquier costo. Nada más alejado de la realidad”, consigna el documento pubicado por las cuatro entidades nacionales.

Por el contrario, la inmensa mayoría de los productores respetamos la naturaleza y utilizamos los recursos en forma sustentable porque convivimos con ellos, vivimos en los campos en los que producimos, por lo que conocemos sus ciclos, sus necesidades, su fragilidad y su carácter limitado. Somos los primeros en buscar su equilibrio y su preservación.

Todos coincidimos en la importancia de cuidar el ambiente y los recursos naturales, de hecho nuestra actividad depende muchas veces de ellos.

Es por eso que, desde hace años, venimos invirtiendo e incorporando tecnología para llevar adelante una producción sustentable, a través de la puesta en marcha de las Buenas Prácticas Agropecuarias, cada vez más extendidas a todo el país.

Todos coincidimos en la importancia de cuidar el ambiente y los recursos naturales, de hecho nuestra actividad depende muchas veces de ellos. De hecho, somos los principales perjudicados por las consecuencias del cambio climático. Pero el abordaje de estos temas sobre que pretenden legislar debe ser serio y responsable. No sesgado por la ideología ni por mitos construidos desde alguna oficina en una ciudad.

Cómo entidades, tenemos mucho para aportar para su abordaje. Pero estamos convencidos  que restringir y legislar desde el desconocimiento real de los problemas puede traer muchísimos perjuicios. Especialmente en las comunidades que se pretende proteger.

Siguen queriendo restringir y limitar nuestras actividades, mientras nadie protege nuestros derechos que vulneran terceros, ni nos apoya ante las cada vez más frecuentes devastaciones producidas por inclemencias climáticas.

En el difícil momento que vive la economía argentina, en el que se requiere más producción, más exportaciones y más trabajo debemos acertar en el diagnóstico correcto de los problemas y propiciar iniciativas que los solucionen efectivamente, lejos de miradas ideológicas, que solo sirven para alimentar el relato y la grieta.

Fuente: NAP

Publicidad