3 de noviembre de 2020 10:20 AM
Imprimir

Agrodólares: suba de retenciones aleja posibilidad de mayor liquidación

En noviembre comenzó a regir un incremento del 1,5% que deja al tributo en 31,5% cuando en octubre se había reducido a 30%. La medida no fomentó mayor ingreso de divisas y mientras tanto los productores conservan en silos unos 15,7 millones de toneladas valuadas en u$s5.000 millones.

Con el inicio de noviembre las retenciones al poroto de soja subieron al 31,5% y de esta manera se aleja la posibilidad de una mayor liquidación del agro para lo que resta del año. Tal como adelantó Ámbito, las medidas tomadas por el Gobierno durante los primeros días de octubre -que significaron una rebaja de tres puntos de los derechos de exportación- no lograron el objetivo y eso quedó confirmado en las estadísticas que dio a conocer ayer Ciara-Cec en las que informa que durante el mes pasado las agroexportadoras liquidaron poco más de u$s1.700 millones, lo que se traduce en un retroceso del 4% respecto al mes previo.

Mientras tanto el mercado local de soja continúa con muy poca oferta vendedora por parte de los productores que aún conservan unas 15,7 millones de toneladas en los silos, valuadas en alrededor de u$s5.000 millones, teniendo en cuenta un valor FOB de u$s320 por tonelada. Ni el pico de precios ofrecidos por las agroexportadoras que superaron ampliamente los $25.000 por tonelada, ni la baja de retenciones fueron suficientes para un mayor caudal de ventas que hoy impacta directamente en el ingreso de dólares del sector.

El monto liquidado desde comienzos de año asciende a cerca de u$s16.800 millones, lo que se traduce en una caída interanual del 13,2%. En este marco con el paulatino incremento de las retenciones que en enero volverán al 33%, la posibilidad de que el agro acelere la liquidación de divisas es prácticamente una utopía.

Las razones por las que los productores prefieren mantener el agro en sus silos son lógicas, en primer lugar, la brecha con el blue desalienta las operaciones, pero a su vez las herramientas financieras con las que cuentan para resguardar su capital son escasas e insuficientes, según indican en el sector.

En este contexto las miradas continúan puestas en el rol fundamental que ocupa el agro en la generación de dólares genuinos en la economía argentina. En septiembre este sector aportó el 90% de las divisas netas positivas al mercado cambiario. Solo tres sectores tuvieron un balance positivo: la agroindustria, minería a informática. Mientras que el agro aportó u$s2.155 millones (90%), minería aportó u$s196 millones (8%) e informática u$s56 millones (2%.). El resto de los sectores tuvieron un balance negativo de u$s4.065 millones, con industria química, comercio, maquinaria y equipos y automotriz a la cabeza de los demandantes de dólares.

Teniendo en cuenta este panorama algunos economistas continúan haciendo hincapié en la necesidad de que el gabinete económico pegue un volantazo y ofrezca mayores beneficios para que los productores agropecuarios liquiden la cosecha 2019/20 e incluso adelanten ventas de la campaña 2020/21 que comenzará a sembrarse en los próximos días. Una posible baja de retenciones contundente –de al menos 10 puntos– podría ser un aliciente, pero también asociada a beneficios impositivos y comerciales de otro tipo.

En la otra vereda, en el Gobierno reconocen que las medidas anunciadas en octubre no colaboraron con un mayor ingreso de divisas por parte del primordial sector que hoy aporta dólares a la economía, pero en paralelo destacan que una mayor rebaja en las retenciones tendría un fuerte impacto en las arcas nacionales por su peso en la recaudación.

Este complejo panorama será la antesala de la reunión que mantendrá el equipo económico de Alberto Fernández, encabezado por Martín Guzmán, con los representantes del Consejo Agroindustrial Argentino (CAA) el próximo miércoles. Una vez más el Gobierno buscará acercar posiciones con el sector agroindustrial con la puesta en marcha de medidas de fomento para incentivar las exportaciones, pero lo cierto es que desde el campo continúan reclamando que la presión impositiva y la falta de incentivos están haciendo mella en el ánimo del productor.

Mucho menos han colaborado algunas versiones que indican una posible suba de retenciones para los granos de la campaña 2020/21, ante la necesidad que hoy muestra la economía argentina de incrementar la recaudación. Sobre este último punto, fuentes del Gobierno consultadas por Ámbito descartaron de plano que esa medida esté bajo estudio e hicieron hincapié en el canal de diálogo abierto con el CAA.

Publicidad