3 de noviembre de 2020 10:38 AM
Imprimir

La verdad y el Presidente

Las críticas de Alberto Ferández a la producción de soja son sin fundamentos y terminan por agraviar al productor.

Oscar “Cachi” Melo (*)

Las hipótesis, para llegar a ser verdades, deben ser demostradas. Pero últimamente parece que para ahorrar tiempo y esfuerzo, primero se elige una verdad y luego se comienza a pensar cómo defenderla. Con frecuencia, la defensa se inicia criticando ideas anteriores y, acto seguido, proponiendo algunos cambios, sin tener la seguridad de que darán resultados positivos. Esta forma de ver y obrar ha dado origen a muchos colectivos basados en verdades relativas que suplen el pensamiento y la demostración, por la militancia.

El cuidado del medio ambiente es un deber de todos y no habilita a que algunos lo tomen como bandera y critiquen a quienes trabajan, sin proponer salidas factibles y efectivas para suplantar las formas actuales de hacer las cosas. Simplemente se oponen. 

Con frecuencia, a los productores agropecuarios se nos acusa de destructores ambientales y ambiciosos desmedidos por hacer agricultura y ganadería para que podamos comer los argentinos, y exportar para que coman los habitantes de otros países e ingresen a nuestro país las divisas tan necesarias.

El presidente Alberto Fernández, en una declaración reciente efectuada luego del desalojo del campo de Etchevehere y al referirse a la producción agropecuaria, dijo que la soja produjo desocupación y que el método actual de producción podría ser reemplazado por otro ecológico y sin agrotóxicos. Estas declaraciones parecen expresadas por un aprendiz de ecologista y no por el presidente de una nación, y mucho menos de Argentina.

Criticar a la soja sin fundamento y hablar de ecología sin precisión alguna, es inaceptable y configura una ofensa gratuita a los productores, que falta intencionalmente a la verdad.

Como aditamento, cabe señalar la negativa mirada del Presidente sobre el agro. Habló de agrotóxicos en lugar de usar la palabra correcta, que es agroquímicos. No son sinónimos, y tienen un significado muy distinto. Solo utilizan la palabra agrotóxicos quienes están enfrentados con el agro.

Sería muy positivo encontrar puntos de encuentros entre los argentinos, a partir del diálogo, hablando con precisión y diciéndonos la verdad. 

Sólo expreso mi opinión personal; cuando me refiero al agro, lo hago porque me siento incluido en él y no porque lo haga en representación de nadie. 

* Consultor privado y docente universitario

Fuente:

Publicidad