9 de noviembre de 2020 10:38 AM
Imprimir

La suplementación mineral reduce la exposición del ganado a contaminación por metales pesados

La suplementación nutricional con sales minerales ricas en fosfato y carbonato cálcico reduce la biodisponibilidad del plomo (Pb) en el ganado expuesto a la contaminación por Pb en antiguos distritos mineros abandonados

Las actividades de extracción de metales tóxicos y persistentes como el plomo (Pb) nos han dejado un legado de contaminación en forma de cientos de escombreras abandonadas en antiguas zonas dedicadas a la minería metálica. Esta contaminación afecta a las aguas, los suelos y los pastos de lo que hoy en día son, en muchos casos, espacios naturales dedicados a otros usos.

Las repercusiones de este problema medioambiental heredado, que tiene su origen en la ausencia de leyes y planes de restauración o rehabilitación en el ámbito de la minería en tiempos pasados, son especialmente preocupantes en antiguos distritos mineros cuyo territorio se dedica actualmente a la cría y producción de ganado en extensivo.

Los animales que pastan en zonas contaminadas incorporan a su metabolismo el metal tóxico a través de la dieta. Cuando el Pb llega al tracto gastrointestinal, una parte –la fracción biodisponible– pasa al torrente sanguíneo y se acumula en órganos y tejidos. Esto no solo implica que los animales expuestos pueden sufrir los efectos tóxicos del Pb, sino que además pueden acumularlo en la carne y la leche, con los riesgos sanitarios para el ganado y de seguridad alimentaria que ello conlleva.

La exposición del ganado a la contaminación minera es una situación más común de lo que nos gustaría, tanto en España como en otros países del mundo. De hecho, en nuestro país contamos con varias zonas en las que la antigua minería metálica nos ha dejado un legado de contaminación por metales potencialmente tóxicos en aguas, suelos y pastos.

La solución a esta amenaza ambiental invisible podría consistir en eliminar los residuos contaminantes o en impedir que el ganado acceda a ellos. Sin embargo, en muchos antiguos distritos mineros, la superficie de terreno afectada por la contaminación después de tanto tiempo de abandono es tan extensa, que la adopción de cualquiera de estas medidas sería prácticamente inviable, especialmente por los elevadísimos costes que supondrían.

Ante esta situación, el Grupo de Toxicología de Fauna Silvestre del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC – CSIC, UCLM, JCCM), que lleva más de 15 años estudiando la problemática asociada a la contaminación por metales en antiguos distritos mineros, está investigando una alternativa de fácil aplicación y bajo coste para minimizar la exposición del ganado a la contaminación por Pb: el uso de suplementos nutricionales.

En un estudio in vitro desarrollado previamente por este equipo de ecotoxicólogos, se testaron 12 tipos diferentes de bloques minerales comerciales, encontrándose que uno de ellos, particularmente rico en fosfato y carbonato cálcico, reducía considerablemente la solubilidad del Pb en las fases gástrica e intestinal de una simulación digestiva.

El camino hacia una estrategia nutricional efectiva y de bajo coste para minimizar la exposición del ganado a la contaminación minera había comenzado, y su siguiente paso era comprobar, mediante un experimento en campo con ganado ovino residente en zonas contaminadas, si el efecto observado in vitro sobre la solubilidad del Pb se producía in vivo sobre su biodisponibilidad.

Ganado contaminacion minera valle de alcudia

La exposición del ganado a la contaminación por metales tóxicos, como el Pb, se produce principalmente a través de la ingestión de suelo contaminado, ya sea de forma inadvertida cuando se alimentan o de forma intencionada a través de un comportamiento natural denominado geofagia.

Para ello, los científicos llevaron a cabo tres experimentos complementarios, desarrollados de forma secuencial, con grupos de ovejas de diferentes sexo y edad expuestos a distintos grados de contaminación por Pb en los suelos de una explotación ganadera de una zona minera, sin alterar el manejo habitual que realizan los ganaderos de la explotación.

A lo largo de los experimentos, en los que se jugó con varias combinaciones de ausencia y presencia del bloque mineral, los científicos tomaron muestras de sangre y heces para evaluar el efecto de la suplementación mineral sobre la exposición al Pb en cada escenario, así como su impacto sobre diversos biomarcadores de efecto a nivel sanguíneo.

Los resultados mostraron que la suplementación con un bloque mineral rico en fosfato y carbonato cálcico es capaz de reducir significativamente la exposición oral al Pb en condiciones reales de campo, especialmente en ovejas jóvenes expuestas a niveles relativamente altos de contaminación en suelos. Además, la suplementación mineral mejoró el estatus antioxidante de estas ovejas, aumentado su capacidad fisiológica para contrarrestar la toxicidad del Pb.

El fosfato y el carbonato cálcico pueden reaccionar con el Pb a nivel gastrointestinal y formar complejos químicos insolubles, de modo que “lo secuestran”, reduciendo su absorción a nivel gastrointestinal –su biodisponibilidad– e incrementando su excreción a través, principalmente, de las heces.

Sin embargo, la relación entre los niveles de Pb en sangre y el índice de excreción a través de las heces en respuesta a la suplementación nutricional no siguió un patrón similar en todos los escenarios, lo que sugiere que varios factores –como la edad, el sexo, el grado de exposición a la contaminación o la propia suplementación mineral– pueden condicionar el metabolismo del Pb, afectando a su toxicocinética y favoreciendo (por ejemplo) su acumulación en los huesos o su eliminación del cuerpo a través de otras rutas de excreción, como la orina.

Aunque se requiere de más investigación, conocer el efecto que los bloques minerales pueden llegar a ejercer sobre la biodisponibilidad del Pb en condiciones reales de campo proporciona claves fundamentales que pueden ir orientadas a formular composiciones de suplementos minerales adaptadas a las necesidades de cada ganadería. Debido a que los suplementos minerales son utilizados comúnmente para mejorar la producción y la salud animal, su utilización aparece, por tanto, como una herramienta fácil y rentable para combatir, además, la exposición a metales tóxicos como el Pb en ganado de zonas afectadas por la contaminación minera.

Publicidad