9 de noviembre de 2020 19:26 PM
Imprimir

En Uruguay la “moneda” del criador se mantiene estable

Más de 19 millones de dólares invertidos en 6.672 toros, que cotizaron a 7,15 terneros cada uno. El promedio general fue de US$ 2.880.

Pablo D. Mestre
Prácticamente con la zafra de primavera finalizada (quedan muy pocos remates programados) y considerando los 6.672 toros comercializados en poco más de 40 días en el país, el valor promedio se ubica en US$ 2.880,01. Esto, en base exclusivamente a datos recabados por El País, arroja una inversión total, en la compra venta de toros, de 19,215 millones de dólares, a los que habría que agregarle la comercialización de semen y de vientres.

Primera comprobación de los números: el promedio general, registra un ajuste de 10,8% frente a la zafra del 2019.

Si se hace la relación con terneros, tomando como valor de referencia de la categoría US$ 403,07 (promedio de las últimas ventas por pantalla), se comprueba que este año se necesitaron 7,15 terneros para adquirir un toro. Es verdad que cada reproductor “valió” casi un ternero más que hace un año pero, si se analiza la última década, la cifra es bien superior a los 9,17 terneros que “costaba” un toro en el año 2010.

Por cabañas/Exposiciones.
Si se toma en cuenta únicamente los remates de cabañas, se comercializaron, hasta ayer, 6.026 toros, un 3,34% más que hace un año, y el promedio es de US$ 2.936 (-10,2% en la comparación con la zafra de 2019).

Por otra parte, en Exposiciones, este año se vendieron 646 toros, o sea, el 10,72% del total comercializado en la zafra. Este volumen significa una caída en las ventas en las Expo del 19,05% frente al año pasado. En la gráfica adjunta se muestra además cómo al comienzo de esta década, en las exposiciones se comercializaba el 25,74% de los toros de la zafra.

También ajuste tuvo el promedio logrado en las muestras organizadas por las distintas Sociedades Agropecuarias del interior: fue de US$ 2.362, una baja del 20% frente al promedio logrado hace un año.

Analizando lo que ha pasado en la década, mientras en el año 2010, el valor promedio de los toros vendidos en exposiciones era un 4% menor al valor medio de la zafra, en este 2020 el porcentaje de ajuste del promedio comparado con el total es de un 18%.

Estas son las cifras que motivaron el informe publicado hace dos domingos en este suplemento.

Por razas.
Se vuelve a comprobar en la zafra 2020 que la raza que dispersa más cantidad de toros es Angus, pero también se refleja en los números que la de mejor promedio es la raza Hereford.

Analizando la cantidad de toros vendidos, los de la raza Angus significaron el 51,17% del total, mientras en el año 2010 era el 37,56%. El punto de inflexión se dio en la zafra del año 2016.

En esta zafra se vendieron incluso 12,66% más toros Angus que hace un año, básicamente como consecuencia de nuevos remates de cabañas de la raza.

Se da una relación inversamente proporcional con la raza Hereford en cuanto a cantidad de toros vendidos. En este 2020 los toros “pampas” fueron el 31,58% del total de la zafra, muy diferente al 50,47% de toros que la raza vendía en el año 2010.

Este comportamiento en cuanto a la cantidad de toros vendidos en la década, se da también en las razas sintéticas. Mientras este año, los toros Brangus fueron el 5,99% de la zafra (2,88% en 2010), los Braford significaron el 4,20% (4,75% hace 10 años).

Por promedios.
En el resumen de la zafra por razas, considerando hasta los remates realizados ayer sábado, también se comprueba que se continúan pagando mejor, en promedio, los toros de la raza Hereford.

En esta zafra, los números finales fueron: 3.445 toros Angus a US$ 2.917, los toros Hereford fueron 1.903 a US$ 2.996 de promedio. También en este sentido, el comportamiento a lo largo de la década ha sido similar, posicionándose generalmente el valor de los toros Hereford por sobre la cotización del resto de las razas.

Y en las sintéticas, el resumen de esta zafra establece que fueron 361 toros Brangus a US$ 2.956 y 253 toros Braford a US$ 2.834 de promedio.

Por Departamentos.
Una vez más, donde se comercializó la mayor cantidad de toros en el país fue en el departamento de Durazno, con 1.041 vendidos, lo que representa el 15,6% del total vendido.

También como desde hace varios años, el “podio” lo completan Tacuarembó en segundo lugar: 857 (el 12,85%) y Cerro Largo en el tercer escalón con 736 toros, el 11,03% del total.

Si se consideran, los valores promedios a lo que se pagaron los toros en los distintos departamentos del país, tomando en cuenta los de más de 100 toros vendidos, surge que está primero Flores, con US$ 3.337 por 208 toros, luego el “podio” lo integran: Río Negro: US$ 3.115 por 134 toros y en tercer lugar Salto: US$ 3.070 por los 445 reproductores subastados.

Si consideramos el comportamiento de los distintos mercados departamentales analizando la variación porcentual de los promedios, resalta San José con un incremento del promedio de un 10% frente al 2019: US$ 3.543 por 61 toros vendidos. Luego, donde menos ajustó el valor promedio fue en Rivera (-2%), Soriano (-3%) y Flores (-5%).

Fuente: El Pais

Publicidad