18 de noviembre de 2020 09:46 AM
Imprimir

Merluza a Brasil: mejora demanda luego de una fuerte retracción

Las ventas hasta septiembre cayeron un 15% en volumen y un 25% en divisas pero ahora los clientes del país vecino comienzan a formar stock para Semana Santa y aumentaron los pedidos de IQF y embolsado listo para góndola de supermercados.

Con acceso regular a la merluza entera y mejores precios en muelle a partir de un incremento de la oferta tras el regreso de la flota fresquera de la temporada de langostino en aguas nacionales, frigoríficos exportadores elevaron su nivel de producción para satisfacer la demanda de clientes brasileños.

El pescado que llegó a bordear los 80 pesos por kilo el pasado invierno con una oferta restringida, ahora cotiza a entre 39 y 40 pesos más IVA y les permite mejorar la ecuación económica que siempre depende, también, del tipo de relación laboral que se mantenga con los trabajadores encargados del corte.

En esta época desde Brasil comienza a despertarse el interés en la merluza con vistas a incrementar stock para fin de año y principalmente la Semana Santa de 2021. “En noviembre comienza a revertirse la floja demanda que tuvimos hasta ahora y hay una leve mejora también en el precio”, señala Ciro D´Antonio de Frigorífico del Sud Este.

En el establecimiento hacen IQF en bolsas de distinto peso, entre medio y un kilogramo. No es el único que suma valor agregado a la merluza hubbsi en Mar del Plata. También exportan bajo este formato en Friosur, Asudepez, Mardi y Pampa Fish, entre otras.

Según el último Informe de Coyuntura, en los primeros nueve meses del año Brasil recibió 20.122 toneladas de productos pesqueros argentinos. El volumen exportado generó 53.379 millones de dólares.

Por volumen y divisas generadas Brasil asoma en el séptimo puesto del ranking de destinos de las exportaciones pesqueras, detrás de Japón, Corea del Sur e Italia y lejos de Estados Unidos, España y China, los principales compradores. En mejores años Brasil ocupó el cuarto lugar con el doble de las toneladas exportadas que lleva en los primeros nueve meses del año.

Las cifras de 2020 representan una merma del 15% en volumen y del 28% en valor en relación al mismo período de exportaciones registrado el año pasado cuando se vendieron entre enero y septiembre 23 mil toneladas por casi 70 millones de dólares.

El informe de CAPECA distingue la evolución del filet de merluza a Brasil con el comparativo del año pasado. En los primeros nueve meses del año se exportaron 15.730 toneladas mientras el año pasado habían sido 18.587 toneladas, una merma del 15,4%.

El mayor impacto se sintió en los precios, que registraron una rebaja del 12,2%. El año pasado se generaron 58,5 millones de dólares, con un valor promedio de 3.152 dólares por tonelada. Este año las ventas fueron por 43,5 millones de dólares, a un valor promedio de 2.767 dólares por tonelada.

Dicho valor está por encima de la tonelada de filet interfoliado, que hoy ronda los 2.550 dólares, lo que marca que hubo ventas de productos con más valor agregado, por arriba de los 3 mil dólares, que mejoraron el precio promedio general.

“Nosotros estamos exportando interfoliado y anda por esos valores, un poco mejor de lo que estuvo todo el año”, contó Federico Angelleri, de Pesquera Veraz. “Sube la oferta porque acá la merluza un poco se corta a fin de mes y las fábricas también tienen el receso de las fiestas”, dice el empresario. La empresa estuvo comprando pescado de terceros y ahora acaba de incorporar el buque Argentino, que zarpó de Comodoro Rivadavia.

Del incremento de las exportaciones con mayor valor agregado da cuenta Oscar Poletti, de Pampa Fish. “Noto que el mercado va por ese camino de sumarle valor a las materias primas. En el caso de la merluza fuimos pioneros en ofrecer producto terminado, listo para la góndola del supermercado. Hoy me alegra que haya muchos pedidos de bolsitas, no damos abasto y les pasa a otros frigoríficos también”, reconoció el presidente de Cafrexport.

Fernando Mellino, de la firma 27 de Noviembre, es otro de los que exporta merluza a Brasil y comparte el rebrote de la demanda en estas semanas que reacomodó un poquito los precios. “Se mantiene el nivel de trabajo para satisfacer esos pedidos que ya venía estable con ventas a Estados Unidos. Eso ahora se cortó hasta febrero y estamos centrados en Brasil y mercado interno”, resumió el industrial.

Publicidad