19 de noviembre de 2020 00:54 AM
Imprimir

Sube la exportación de carne porcina

Durante los primeros 10 meses del año las exportaciones de carne porcina y subproductos crecieron casi un 70%.

Entre enero y octubre, las ventas al exterior del sector porcino totalizaron 36.461 toneladas, lo que representa un incremento del 69,9% respecto a 2019. Según referentes de la industria y la producción, este año podría terminar con un récord de exportaciones cercano a las 42 mil toneladas.

Juan Uccelli, consultor en el negocio porcino, asegura que se podrían lograr mayores exportaciones con una mejora en la capacidad instalada de frío. “Hoy no son muchas las plantas que pueden exportar. Hay 8 frigoríficos que pueden vender a China y algunas más para otros destinos, pero el límite es ese, que no hay capacidad instalada para procesar más cerdo”.

Guillermo Proietto, gerente del Consorcio Argenpork -un grupo de productores que tiene como objetivo ampliar las fronteras de la carne porcina de nuestro país- destacó que Argentina inició un camino de crecimiento y que el contexto actual podría ser un buen momento para presentar el cerdo local en mundo.

“Estamos trabajando en abrir mercados, porque si bien China es un mercado demandante y por lo tanto una oportunidad concreta, no podemos quedarnos sólo con ellos. Debemos diversificar la matriz de destinos, mejorar la infraestructura de las plantas para exportar y mejorar la cadena de frío. Eso requiere grandes inversiones y ahí hay problemas impositivos como el IVA en la compra de activos fijos: pagar una alícuota del 21% cuando se invierte en la instalación de un criadero y después tributar por un 10,5% cuando se vende la carne constituye un problema porque ese IVA no se recupera”, dijo.

Hasta la reforma tributaria (Ley 27.430 BO del 2017), la venta de cerdos estaba gravada en IVA con una alícuota del 21%. Un trabajo de la Bolsa de Comercio de Rosario explica que “en términos prácticos, el IVA que se acumula al invertir es equivalente al 17%/18% sobre el monto invertido. El problema para los productores aparece cuando se desea crecer, invertir y tener más madres en producción. Al no haber mensualmente una posición fiscal que permita recuperar el IVA pagado por las inversiones, los productores terminan tomado este valor como costo, con su impacto negativo a nivel financiero”.

Si estos inconvenientes se resolvieran, las noticias para la producción porcina podrían ser aún más alentadoras. Según Proietto, nuestro país tiene un estatus sanitario envidiable, con buenos índices reproductivos y el know how de los productores es de vanguardia a nivel global. “Debemos crecer en producción y necesitamos estabilidad, reglas claras para desarrollar exportaciones. Hoy tenemos que crecer en capacidad de frío y congelamiento para absorber un mayor volumen de cerdos para exportar. Hoy sólo exportamos un 5% de lo que producimos y creemos que en los próximos años podremos duplicar o triplicar esos porcentajes, pero para eso hay que darle previsibilidad y financiamiento a la agroindustria”.

Las posibilidades de crecer en la exportación son interesantes, pero también lo es el mercado interno. Las empresas tienen planes de desarrollo para atacar ambos frentes, porque el crecimiento local muestra una de las tasas más altas del mundo. En los últimos 20 años, sólo tres países, de una muestra amplia, presentaron una aceleración del consumo que supera a la observada en Argentina.

Sólo el mercado interno de Colombia, Angola y Vietnam superaron a nuestro país según lo indica un informe del Ieral de Fundación Mediterránea. Los datos son irrefutables: entre 2005 y 2019 se duplicó el consumo anual pasando de 8 a 16 kilos por habitante -este año también siguió en aumento- y la proyección indica que se podrían alcanzar los 22 kilos en los próximos años, pero eso dependerá también del comportamiento del resto de las carnes, principalmente la bovina que es la preferida de los argentinos.

Fuente: El Enfiteuta

Publicidad