23 de noviembre de 2020 19:39 PM
Imprimir

El campo habla . . . .

Sigue el déficit de humedad y los recortes en la cosecha 20/21. Mientras nuevos gravámenes acotan la rentabilidad agrícola a pesar de los mayores precios.

…que, mientras se siguen confirmando las previsiones reiteradas por Ámbito desde fines del otoño pasado, respecto a la menor producción agrícola tanto en los Estados Unidos, como en América del Sur (en especial Brasil y Argentina) por agudización de la seca, las cotizaciones internacionales lógicamente continúan su escalada alcista alentadas tanto por la menor oferta, como por la presión de demanda que sigue ejerciendo China que va camino de convertirse en el mayor importador mundial de granos, lo que solo en maíz puede significar compras récord de 20 millones de toneladas. El dato, sin embargo, es agridulce para Argentina ya que, si bien se ve beneficiada por la suba de las cotizaciones internacionales de los granos, está viendo complicarse geométricamente a las producciones más intensivas. Al caso más conocido de los feed lots (engorde vacuno intensivo a corral) se agregan también los tambos, los pollos, huevos, y hasta el biocombustible, actividades todas en las que los granos tienen fuerte incidencia. Simultáneamente, el aumento en los precios internos arrastrados por los internacionales, en muchos rubros si bien mejoraron sensiblemente los márgenes brutos, no permitirían trasladar la diferencia a la actividad global del establecimiento, debido a las subas de salarios, servicios e impuestos, lo que ahora se agudiza con el impacto de nuevos gravámenes. El caso más extremo es el de la leche en tranquera de tambo que, actualizada por Mayoristas, se ubica ahora por debajo del promedio del año pasado. A su vez, los lácteos, frenados por los Precios Congelados casi desde principios de año, acusan un retraso no menor al 17% (lo que justifica los malos resultados de los balances de muchas usinas, y los reclamos de las alimentarias más masivas para actualizar los valores al consumo), según consigna la OCLA (Observatorio de la Cadena Láctea).

…que, apenas un 20%-25% del área agrícola tiene condiciones adecuadas de humedad y la seca se sigue consolidando debido a que, aunque se van produciendo algunas precipitaciones, en general son escasas y dispares, por lo que el déficit hídrico se va “corriendo”, y los rindes lo están demostrando. En trigo, además de la merma de área, también los rindes promedio están bajando por lo que la cosecha se está acercando peligrosamente a los 16 millones de toneladas (unos 5 millones menos que los calculados al comenzar la campaña). También maíz y soja ya se estiman por debajo de los 50 millones de toneladas, entre 3 y 5 millones menos a los estimados en el otoño pasado. Según la Bolsa de Rosario, por ejemplo, ya hay lotes que eran destinados para soja de primera, que ahora se vuelcan a maíz tardío por la falta de humedad para sembrar. Así, en conjunto, ya se calcula un recorte global de la cosecha superior a las 10 millones de toneladas (equivalente a más de u$s3.000 millones con las cotizaciones actuales), cifra que se puede ampliar en la medida que no se regularice el clima. Esto, a su vez, además de la firmeza adicional que le está dando a las cotizaciones, comenzó a afectar más fuerte a la comercialización ya que en estas condiciones, va disminuyendo la cantidad de productores dispuestos a arriesgarse y vender adelantado, a pesar de los precios más atractivos que hace meses atrás, ya que ni siquiera saben si podrán completar las siembras que preveían. Igual, los mercados siguen ofreciendo nuevas herramientas que ayuden a las decisiones comerciales, como el recién aparecido PAF Digital (Precios A Fijar) del MatBa-Rofex

…que consiste en un nuevo valor negociable a partir de operaciones de compra venta de granos “a fijar precio” posibilitando su registración, garantía e integración con el Mercado de Capitales. La modalidad ronda entre 20% y 40% en cada campaña, por lo que la nueva garantía puede consolidar más esta opción, al solucionar uno de los puntos más débiles que tenía el sistema de “precios a fijar”.

…que, sin embargo, los principales alertas se tensaron con la aparición de una seguidilla de proyectos de ley impositivos que a nivel nacional abarcan los proyectos de ley de la Riqueza, el de Manejo del Fuego; y la Ley Yolanda ambiental, a las que se suman incrementos impositivos provinciales (como el inmobiliario rural), y las tasas de los municipios también algunas aumentadas. El caso es que ante la incertidumbre productiva por el clima, y sin tener demasiado en claro el alcance de las nuevas normas, se incrementó fuertemente la incertidumbre para previsionar los fondos que se pueden necesitar, más aún considerando los aguinaldos de fin de año, y con la demanda de costos de la cosecha fina ya a pleno.

Susana Merlo

Publicidad