24 de noviembre de 2020 00:35 AM
Imprimir

Hallan un coronavirus relacionado con SARS-CoV-2 en murciélagos fuera de China

​Este descubrimiento sugiere que el SARS-CoV-2 se originó en los murciélagos de herradura de Shamel, pero si se transmitió directamente de los murciélagos a las personas, o a través de un huésped intermedio, sigue siendo un misterio

Dos congeladores de laboratorio en Asia han producido descubrimientos sorprendentes. Los investigadores han encontrado un coronavirus que está estrechamente relacionado con el SARS-CoV-2, el virus responsable de la pandemia, en murciélagos de herradura almacenados en un congelador en Camboya. Mientras tanto, un equipo en Japón informó el descubrimiento de otro coronavirus estrechamente relacionado, que también se encuentra en excrementos de murciélagos congelados, según recoge Nature.

Los virus son los primeros parientes conocidos del SARS-CoV-2 que se encuentran fuera de China, lo que respalda la búsqueda de la Organización Mundial de la Salud en Asia sobre el origen animal de la pandemia. Este descubrimiento sugiere que el SARS-CoV-2 se originó en los murciélagos de herradura de Shamel, pero si se transmitió directamente de los murciélagos a las personas, o a través de un huésped intermedio, sigue siendo un misterio.

El virus en Camboya se encontró en dos murciélagos de herradura de Shamel (Rhinolophus shameli) capturados en el norte del país en 2010. El genoma del virus aún no se ha secuenciado completamente, ni se ha publicado su descubrimiento, lo que hace que sea difícil determinar su significado total para la pandemia.

Si el virus está muy relacionado, o incluso es un antepasado del virus de la pandemia, podría proporcionar información crucial sobre cómo el SARS-CoV-2 pasó de los murciélagos a las personas, explica Veasna Duong, virólogo del Instituto Pasteur en Phnom Penh, que dirigió la búsqueda de las muestras en Camboya. Para proporcionar tales conocimientos, el virus tendría que compartir más del 97% de su genoma con el SARS-CoV-2, que es más que su pariente más cercano conocido, apunta.

Por su parte, el virólogo Shin Murakami de la Universidad de Tokio, quien formó parte del equipo que decidió volver a analizar muestras de animales congeladas para detectar virus a raíz de la pandemia, indica que “no esperaba encontrar un pariente del SARS-CoV-2”.

“El SARS-CoV-2 probablemente no fue un virus nuevo que apareció de repente. Los virus de este grupo existían antes de que nos diéramos cuenta de ellos en 2019”, asegura Tracey Goldstein, directora asociada del One Health Institute de la Universidad de California en Davis, que está involucrada con el equipo de Camboya.

Los investigadores señalan que los descubrimientos confirman que los murciélagos Rhinolophus son el reservorio de estos virus.

Publicidad