5 de diciembre de 2020 00:38 AM
Imprimir

El agro, en “alerta legislativa” por dos leyes que sancionará el Senado

Se trata del impuesto a la riqueza, que impacta de lleno en el campo, y de los cambios a la ley de manejo de fuego, que prohíbe la venta de campos incendiados por 30 años. Son iniciativas de Máximo Kirchner.

La Fundación Barbechando, una ONG que sigue de cerca los temas que se tratan en el Congreso de la Nación vinculados a la actividad agropecuaria y agroindustrial, señaló que este viernes es de “alerta legislativa” para el sector.

Sucede que está prácticamente descontado que el Senado convalidará dos proyectos de ley impulsados por el diputado Máximo Kirchner y que ya tienen media sanción de Diputados: el impuesto a la riqueza y la modificación de la ley de manejo del fuego, ambos con un fuerte impacto en el campo.

Según Barbechando, el Frente de Todos cuenta con 41 senadores que seguramente levantarán su mano a favor de estas normativas y que sobran para convertirlas en ley.

Impuesto a la riqueza

Bajo un pomposo título de “aporte solidario y extraordinario para ayudar a morigerar los efectos de la pandemia”, lo que se apresta a sancionar el Senado es un nuevo impuesto que grava a todos los bienes que tenga una persona que supere un patrimonio de 200 millones de pesos.

El problema es que de alguna manera se solapa con el Impuesto a los Bienes Personales, pero con el agravante de que este “aporte” grava también al capital productivo. En el caso del agro, por ejemplo, los inmuebles rurales no pagan Bienes Personales, pero sí deberán pagar este nuevo tributo. 

“Impacta directamente en los bienes productivos, los bienes de cambio (sementera, stock de granos, hacienda), la maquinaria y todos los demás activos, tomando como base imponible inclusive aquellos exentos en la Ley de Bienes Personales, como los inmuebles rurales”, volvió a alertar Barbechando.

Otro de los puntos conflictivos es que pega de lleno en las pymes, porque todas tienen como dueño final de su capital accionario una persona humana. “Entonces una pyme productora que tiene maquinaria y bienes de cambio, además de otros activos y tiene un patrimonio de 200 millones de pesos según su último balance, forma parte de la base imponible de la persona humana”, ejemplificó la ONG.

Manejo del Fuego

La principal modificación de esta ley que perjudica al agro es que prohíbe por 30 años la venta y cambio de uso de suelo de campos incendiados, en el caso de que sean de uso agropecuario; y por 60 años para superficies con monte nativo. 

Al respecto, la Mesa de Enlace se quejó con dureza de esta iniciativa porque consideró que afecta el derecho de propiedad y elimina la garantía constitucional de presunción de inocencia, ya que “condena de antemano al productor de manera prejuiciosa”.

Esto porque la medida culpa y castiga directamente al propietario, sin distinguir si las causas del incendio fueron accidentales o naturales, e incluso si se inició en terrenos propios o de terceros. 

Sobre este punto, Barbechando inició una campaña bajo el lema “No somos delincuentes ambientales” y advirtió que esta ley no implicará un beneficio para el medio ambiente como se pretende.

“Es un grave error culpar y castigar directamente al propietario sin hacer distinción sobre las causas del incendio: si es iniciado accidentalmente o de forma natural, en terrenos propios o de terceros, o incluso si responde a buenas prácticas de quema programadas y controladas, método apoyado por el Inta, por gobiernos provinciales y por asociaciones de producción que defienden el ambiente y la biodiversidad”, mencionó al respecto la entidad.

Desde su punto de vista, de la manera que está redactada la ley, los productores agropecuarios serían catalogados como delincuentes ambientales, sin posibilidad de demostrar su inocencia. 

“Esto afecta clara, y directamente, el derecho de propiedad, y presume la mala fe y el afán especulativo de los dueños en los casos de incendios; además de perder su capital de trabajo o sus inmuebles, recibirían un doble castigo, con restricciones arbitrarias, que no contribuyen al cuidado del medio ambiente”, remarcó Barbechando.

Y completó: “En vez de buscar culpables, debemos aportar soluciones, aplicando los mecanismos de control administrativo ya existentes. Es hora de robustecer los medios de prevención y combate de incendios. El problema nos involucra, seamos parte de la solución”.

Fuente: AgroVoz

Publicidad