8 de diciembre de 2020 02:25 AM
Imprimir

Por una deuda, Nación suspendió a una firma socia del Frigorífico Alberdi

CompartiremailFacebookTwitterEl Gobierno nacional no le dará el alta en un registro oficial del Ministerio de Agricultura a la firma vinculada con la exportación Díaz & Forti, hasta que cancele la deuda por unos US$450 millones por no liquidar divisas que reclama el Banco Central (BCRA). Esa postura seguirá en el Gobierno hasta que la firma […]

El Gobierno nacional no le dará el alta en un registro oficial del Ministerio de Agricultura a la firma vinculada con la exportación Díaz & Forti, hasta que cancele la deuda por unos US$450 millones por no liquidar divisas que reclama el Banco Central (BCRA).

Esa postura seguirá en el Gobierno hasta que la firma no regularice su situación. El viernes pasado, luego de recibir un informe del BCRA detallando que la firma tiene ese monto sin liquidar, el Ministerio de Agricultura procedió a suspenderla del Registro Único de Operadores de la Cadena Agroindustrial (RUCA). Al no estar en el RUCA, la firma no puede operar ni exportar. Si no liquida las divisas el Gobierno no le dará el alta en el RUCA.

Díaz & Forti integra el Grupo Olio, de la familia rosarina Olio. Además de Díaz & Forti, en el agro el grupo controla el frigorífico Alberdi (tiene una capacidad instalada para faenar 600 cabezas diarias) en Entre Ríos (ubicado en Ruta 11, Oro Verde) y la firma de producción agrícola ganadera Los Reartes SA.

Tras la baja, desde la empresa denunciaron que “está todo orquestado” para perjudicar a la firma porque trabaja a fasón en plantas de la cerealera Vicentin, esta última hoy en default por US$1300 millones. También dijeron ver un intento para frenar la operación de Vicentin. En el Gobierno juraron que no tienen animosidad contra esa ceralera o la misma Díaz & Forti, sino que buscan el cumplimiento de las normas.

Cuando se conoció la suspensión en el RUCA debido a la observación del BCRA, en Díaz & Forti dijeron que el monto es “muy por debajo de la mitad” respecto de lo reclamado por la autoridad monetaria. Además, señalaron que no tenían “bolsillo” para en 72 horas afrontar un compromiso luego de que el miércoles se oficializara una resolución que daba cuenta que para permanecer en el RUCA hay que liquidar las divisas. El plazo para liquidar divisas son 15 días desde el momento del embarque.

En un informe sobre Vicentin, el Banco Nación (BNA) señaló que Ariel Olio, principal directivo, “participa en la conducción de otras dos empresas del rubro financiero”. El BNA nombró en un escrito a Compañía Bursátil S.A. y RJ y GL Daminato y señaló que tuvieron un rol importante en la expansión del grupo. Según el banco estatal, también ha cumplido un rol clave la Mutual 18 de Julio, de Rosario, ayudando en el financiamiento de Díaz & Forti.

“La mutual cuenta con 37.500 socios con una gran influencia en la ciudad de Rosario. Realiza un conjunto muy diverso de actividad económicas (turismo, gestoría inmobiliaria, asesoramiento impositivo, entre otras) pero se especializa en los denominados ‘servicios de ayudas económicas’ para sus asociados, más específicamente en préstamos prendarios para la adquisición de vehículo 0Km de hasta 20 años de antigüedad, con una modalidad de otorgamiento sumamente simple. La mutual ha crecido a lo largo de los años y a mediados de 2018 otorgó créditos por un valor de $780 millones. Existen múltiples vínculos entre la mutual y el grupo Olio”, indicó el BNA. Según el banco que preside Eduardo Hecker, “resulta llamativa la cantidad de autoridades compartidas”.

Antes de esta suspensión del RUCA que sobrevino luego que el Banco Central informara sobre el incumplimiento en el ingreso de divisas, Agricultura había hecho lo mismo hace unas semanas con Díaz & Forti por otro motivo: hizo operaciones como “usuario de industria” sin estar habilitada para hacerlo en dos empresas (Renova & Cofco) por un total de 57.691 toneladas de soja. Díaz & Forti, como se mencionó, tiene contratos a fasón en Vicentin.

En rigor, el Gobierno la puso en la lupa por el ingreso de esa soja para industrialización en plantas de Renova (38.654 toneladas) y en Cofco (19.037 toneladas) cuando la mercadería se exportó como grano. En el Gobierno sospecharon que eso fue para eludir la diferencia de retenciones (en octubre se bajaron temporalmente los derechos de exportación de 33 a 30% en el grano y de 33 a 28% para los productos industrializados).

En ese momento, Agricultura actuó de oficio y libró requerimientos de información a todas las empresas mencionadas. Díaz & Forti fue suspendida del RUCA mientras Renova y Cofco no lo fueron y se les pidió información. La semana pasada, en Díaz & Forti dijeron que habían informado de las operaciones realizadas que el Gobierno cuestionó.

Operadores del mercado de granos consultados se mostraron sorprendidos porque en el último tiempo la firma se despegó de ofertas por soja de otras empresas ofreciendo hasta US$5 más por tonelada. En poco tiempo, destacan en el mercado, se convirtió en uno de los compradores más importantes de la oleaginosa.

Fuente:

Publicidad