8 de diciembre de 2020 16:26 PM
Imprimir

Paraguay : Productores apuestan al trigo en el sistema de rotación de cultivos

La agricultura sustentable en Paraguay se viene dando en el respeto de tres principales pilares, que son la rotación de cultivos, buena cobertura y la disminución paulatina en el uso de defensivos agrícolas, mediante la introducción de tecnologías de resistencia en las variedades. Según el informe que recientemente se publicó en la página web del […]

La agricultura sustentable en Paraguay se viene dando en el respeto de tres principales pilares, que son la rotación de cultivos, buena cobertura y la disminución paulatina en el uso de defensivos agrícolas, mediante la introducción de tecnologías de resistencia en las variedades.

Según el informe que recientemente se publicó en la página web del Instituto de Biotecnología Agrícola (INBIO), el trigo alcanzó unas 442.887 hectáreas cultivadas, unas 34.277 hectáreas menos que el año 2019, en donde alcanzó 477.164 hectáreas.

Cabe resaltar que el mayor aumento en superficie de siembra se dio en el departamento de San Pedro donde se incrementó en 32.750 hectáreas el cultivo el trigo. El incremento de superficie de siembra en ese departamento de se dio debido a la disponibilidad de variedad con mejoramiento en esa región. Mientras que en Itapúa se redujo 18.328 hectáreas, en Alto Paraná 23.942 hectáreas, en Caaguazú 47.965 hectáreas y en Caazapá 18.080 hectáreas menos.

En el mismo informe se detalla que los cultivos de cobertura en el 2020 alcanzaron las 3.406.150 hectáreas, unas 399.044 hectáreas más que el año 2019, en donde los mismos alcanzaron la cifra de 3.007.106 hectáreas. Tanto el trigo como los demás cultivos de cobertura son utilizados como rotación en el invierno por parte de los productores que cultivan soja y maíz, además de dar cobertura al suelo aportan nutrientes, mejorando la producción.

Es importante destacar que los productores van adquiriendo y mejorando las técnicas de manejo para el cultivo, integrando al trigo en la rotación de cultivos, junto con la canola, avena y nabo entre otros, manteniendo el suelo cubierto contribuyendo a la mejora en la calidad y sostenibilidad de a producción.

Importancia del trigo. 

El agrónomo Alfonso Guerrero, asesor del Departamento de Semillas de la Cámara de Paraguaya de Exportadores y Comercializadores de Cereales y Oleaginosas (CAPECO) destacó la importancia del trigo la producción, señalando que, en el sistema de siembra directa, los rastrojos dejan una importante cobertura para los siguientes cultivos y aportan una buena cantidad de nitrógeno al suelo.

“El trigo deja un suelo más aireado, donde se puede controlar mejor las enfermedades, plagas de suelos, malezas resistentes y contribuye en la cobertura por el rastrojo que queda post cosecha. Además, el fertilizante utilizado en el trigo tiene un remanente que se queda en el suelo en favor del siguiente cultivo, principalmente la soja y el maíz”, dijo el agrónomo Alfonso Guerrero.

Además, indicó que el trigo es un rubro que se siembra en la época de invierno y hasta ahora no se tiene un cultivo que lo reemplace convenientemente en esa época de siembra ya que si bien son están como alternativas la avena y la canola, no están reemplazando al trigo ya que el misma calza perfectamente en la cadena de producción del país, porque es económicamente importante.

Programa de mejoramiento. 

El Instituto de Biotecnología Agrícola (INBIO) lleva adelante el Proyecto de Fortalecimiento de la Investigación de Trigo, en conjunto con CAPECO y el Instituto Paraguayo de Tecnología Agraria (IPTA), abarcando el mejoramiento genético, el ensayo de rendimiento de líneas sobresalientes y ensayos de valor de cultivo y uso de variedades con fines de registro.

El agrónomo Alfonso Guerrero, destacó que las variedades nacionales de trigo son las que están permaneciendo y cada vez está teniendo mayor importancia por su comportamiento agronómico y su calidad industrial. Especificó que las ultimas variedades sacadas al mercado en el marco del Proyecto de Fortalecimiento son Itapúa 80, Itapúa 90, Itapúa 95 y Caninde 31 que son de ciclo medio y precoz.

Publicidad