9 de diciembre de 2020 00:02 AM
Imprimir

Commodities: viento de cola para Argentina, pero aún insuficiente

Como correlato de la debilidad del dólar a nivel mundial los precios de las materias primas siguen mejorando. ¿Cómo impacta en el país?

Desde el derrumbe de marzo pasado los precios de las materias primas ya han recuperado en promedio más de 13%, aunque aún están casi 12% abajo respecto del cierre del año pasado. Vale recordar que, según el índice S&P GSCI, termómetro de los precios de los commodities, la crisis covid-19 implicó una caída del orden del 47% promedio. Hasta agosto pasado registraron una suba del 57% promedio y de casi 70% en el acumulado a noviembre pasado. Hoy siguen todavía por debajo de los máximos de fines de 2019. Pero sin duda esta recuperación de los commodities es un factor clave para países productores de materias primas como la Argentina con miras a salir de la crisis del coronavirus. Claro que, como advierte Fabio Keplak, CEO de la banca suiza Mirabaud Uruguay, “el precio de las materias primas se mueve en dirección opuesta al dólar, que ha bajado alrededor de un 10% en lo que va del año a nivel mundial (menos en Argentina)”. “Además bajo la perspectiva de una reactivación global generalizada y lo que parece una emisión monetaria ilimitada, deberían ser un catalítico para una mayor suba de precios de commodities”, agrega.

Al observar la performance de los commodities en lo que va del año hoy salvo el sector ganadero y el energético, el resto muestra fuertes recuperaciones destacándose el gas natural, la plata, el cobre, la soja y el zinc con 31,7%, 26,1%, 22,9%, 22,3% y 22,2% respectivamente. Lo peor pasa por el gasoil, el petróleo para calefacción, el crudo Brent, la nafta sin plomo, y el crudo WTI con -36,5%; -32,2%; -27,5%; -26,6% y -25,7% respectivamente. Sin embargo, lo acontecido a lo largo de noviembre alienta esperanzas de más mejoras por delante, sobre todo, porque los pronósticos cambiarios apunta a un dólar débil, pero como señala el economista Miguel Broda será con menor volatilidad que en los últimos años(al observar una serie del índice dólar desde 1973 se nota que los ciclos de la divisa estadounidense se han achicado).Por ejemplo el grupo de los más golpeados del sector energético acumulan subas promedio de 27% desde los mínimos de marzo. Mientras que los metales industriales subieron en dicho período más de 11% promedio, en la agricultura, aparte de la soja (que subió 11%) se destacan el cacao y el café con 20% y 19% respectivamente y los productos cárnicos cerca de un 5%. Acá lo peor fue la plata y el oro con caída de casi 5%, claro que después de un impresionante rally de más del 27%.

Ahora bien, ¿todo este viento de cola será suficiente para esperar un boom en Argentina? En el caso de que las cotizaciones que reflejan hoy los mercados de futuros se mantengan en el tiempo, los precios internacionales del complejo agroindustrial argentino estarán un 27% promedio arriba de los que se tuvieron no solo este año sino en los últimos cuatro. Según Macroview este combo agrícola (trigo-maíz-soja) da un valor promedio ponderado de u$s350 la tonelada que sería el quinto más alto de la historia solo superado por el cuatrienio de oro 2011/2014 (u$s442 la tonelada). Y como señala el economista Rodolfo Santangelo, hay un plus de haber ganado el “Telekino” de la suba de los precios agrícolas que es que no sube el petróleo, del cual Argentina sigue siendo importador (mejora para el fisco e inflación). Las estimaciones privadas señalan que con viento a favor la mejora de la balanza comercial sería de u$s5.000 millones. “Esto sirve para llegar a fin de mes”, dicen en el mercado porque habrá mayor necesidad de divisas para las mayores importaciones. O sea, bienvenido sea el “Telekino” pero va a servir para que flexibilicen las restricciones a las importaciones. Pero no para acumular reservas como quiere el FMI.

Publicidad