10 de diciembre de 2020 09:51 AM
Imprimir

¿Por qué es importante realizar análisis de alimentos?

CompartiremailFacebookTwitterComo garantía de control de calidad y fomentando la seguridad alimentaria de los consumidores finales. Los análisis de alimentos se realizan en prevención de posibles problemas digestivos como intoxicaciones e infecciones y para la prevención de intolerancias y control nutricional de la composición alimentaria de los productos. Se realizan por necesidad y por imperativo legal en las industrias alimentarias, […]

Como garantía de control de calidad y fomentando la seguridad alimentaria de los consumidores finales. Los análisis de alimentos se realizan en prevención de posibles problemas digestivos como intoxicaciones e infecciones y para la prevención de intolerancias y control nutricional de la composición alimentaria de los productos. Se realizan por necesidad y por imperativo legal en las industrias alimentarias, así como en sectores de distribución alimentaria como hoteles, panaderías o industrias cárnicas, entre otras.

En este sentido, cabe señalar que existen laboratorios como Innotec que recogen muestras para detectar la presencia o la ausencia de microorganismos infecciosos en los alimentos. Al fin y al cabo, a nadie le gusta sufrir una intoxicación o alergia alimentaria.

Las alergias alimentarias suponen un riesgo para la vida de muchas personas en España y la única forma de garantizar un consumo de alimentos apto para las personas que las padecen es realizando un análisis de alérgenos alimentarios.

¿Qué tipos de análisis de alimentos realizan en el laboratorio Innotec?

En el laboratorio Innotec realizan tres tipos de análisis alimentarios. Por un lado, está el análisis de alérgenos alimentarios que está indicado para evitar alergias alimentarias que supongan un riesgo para la salud de los consumidores finales. Por tanto, cualquier empresa que comercialice con alimentos que pueden llevar alérgenos deberá realizar este análisis para que los productos tengan un etiquetado adecuado.

Aunque a la mayoría de las personas no les afecta los alérgenos que se encuentran en los alimentos, el 3% de los adultos y entre un 3% y un 7% de los niños sí tienen alergias alimentarias. Estos porcentajes aumentan con las intolerancias alimentarias. Por tanto, es imprescindible que el consumidor conozca todos los ingredientes y propiedades nutritivas que tienen los productos.

Pero, ¿qué son los alérgenos? Muy sencillo, se tratan de proteínas que son perjudiciales para los individuos que padecen alergias alimentarias. Esto sucede porque el organismo de una persona con alergia alimentaria genera anticuerpos contra las proteínas de determinados alimentos. La reacción alérgica tiene lugar cuando la proteína se junta con el anticuerpo.

Los principales alérgenos alimentarios se encuentran en la leche, concretamente en la lactoalbúmina, la lactoglobulina y la caseína; en determinados pescados como el bacalao, la perca o el lenguado; y en ciertos crustáceos como los camarones, los cangrejos o las langostas. También suele ser frecuente en legumbres, cereales, frutos secos, trigo y huevos.

¿En qué consiste un análisis físico químico de los alimentos?

El laboratorio Innotec también ofrece un análisis físico químico de los alimentos. Este análisis recoge información de un gran número de propiedades como la densidad, la temperatura, la viscosidad o la dureza para verificar que esos alimentos son de calidad. Por tanto, es fundamental realizar un análisis físico químico para llevar a cabo un control de calidad de los alimentos.

Según la normativa vigente, deben pasar por un análisis físico químico alimentos tan básicos como el agua, los lácteos, el huevo, las harinas, los aceites, el jamón, las galletas, los cereales, el chocolate, las frutas o las hortalizas, entre otros. En este campo, cabe señalar que también entran los medicamentos y las bebidas alcohólicas.

Para llevar a cabo un análisis físico químico hay que tener en cuenta el gluten, la acidez, el colesterol, los aditivos, los azúcares, las vitaminas o el valor energético de los alimentos, entre otros aspectos. El laboratorio o la propia empresa deberá tomar las muestras de manera correcta y enviarlas a la institución correspondiente.

Una vez recibidas las muestras, se realizarán los procedimientos físico químicos que recomienda la normativa sanitaria en los productos alimenticios. El último paso, consiste en interpretar los resultados y verificar si los alimentos cumplen o no con los estándares de calidad de las normativas oficiales.

¿Qué es un análisis microbiológico de los alimentos?

El análisis microbiológico de los alimentos que ofrece el laboratorio Innotec sirve para reconocer la cantidad de microorganismos que tiene un determinado alimento. Por tanto, permite saber todas las condiciones higiénicas del alimento para evitar enfermedades tan conocidas como la gastroenteritis, la salmonelosis o la enteritis necrótica, entre otras.

Este análisis permite conocer el riesgo que implica para la salud humana consumir el alimento analizado que está contaminado por un determinado patógeno. Para ello, se utilizan unos microorganismos indicadores que miden la falta de higiene, de limpieza y de desinfección; la contaminación fecal y la contaminación ambiental, entre otros factores.

Pero, ¿cuándo hace falta un análisis microbiológico? En realidad, todas las empresas agroalimentarias deben realizar análisis microbiológicos en sus productos. Por ejemplo, se puede solicitar para determinar la fecha de vencimiento de un alimento, para investigar una enfermedad producida por consumir alimentos o para llevar a cabo control de calidad a nivel interno.

Para realizar un análisis microbiológico de los alimentos es fundamental contar con un laboratorio que será el encargado de comprobar si existen o no bacterias perjudiciales para la salud en los alimentos. Estas bacterias pueden ser la  Bacillus cereus, la Salmonella spp, la Vibrio cholerae, la Listeria monocytogenes o la Escherichia coli.

En definitiva, hay que evitar posibles intoxicaciones o infecciones a la hora de consumir alimentos. Para ello, es fundamental que las industrias agroalimentarias sometan sus productos a análisis de alérgenos alimentarios, análisis físico químicos y análisis microbiológicos. Solo así se podrá garantizar la salud de los consumidores finales.

Publicidad