13 de diciembre de 2020 08:59 AM
Imprimir

Uruguay : Con uñas y dientes: Los defensores del campo

Políticos, gremialistas, militantes. Apasionados por el campo que optaron trabajar por y para él; cubrirle la espalda “a capa y espada”.

Manuela García Pintos

Para conocer a quienes defienden el campo: 1. ¿Quién es? 2. ¿De dónde proviene su vínculo con el campo? 3. ¿Por qué defiende al campo? 4. ¿Qué necesita hoy el agro desde el punto de vista político/legislativo? 5. ¿Qué le solicitan los productores? 6. ¿Un ídolo? 7. Objetivos de cara al próximo quinquenio. 8. Desde marzo, ¿qué cambio para el campo? 9. ¿Cómo evalúa el primer año de gestión?

Camila Ramírez (25)

1. Soy Camila Ramírez Fonseca, militante blanca y olimareña, tengo 25 años, y estudio en Agronomía.

2. Siento un vínculo afectivo y vocacional con el campo. Llevamos adelante, junto a mi familia, un pequeño sistema productivo ovino, en la 5ta sección de Treinta y Tres.

3. Uno siempre defiende lo que es, e intenta devolver algo de virtud al lugar donde se reconoce. Además de lo que me une al campo, lo entiendo como la piedra fundamental en la construcción de la idiosincrasia nacional. Esencia que defendieron lanceras y montoneros, mujeres y hombres gauchos, hijos del campo al que se debían. Idiosincrasia olvidada y menospreciada en el último tiempo, también.

4. El agro, como cualquier sector productivo, necesita un sistema político atento y proactivo, que no corra de atrás sus necesidades y que tampoco intente adivinarlas desde un escritorio alejado del pasto y los bichos, sino que escuche, acompañe y respalde la inquietud popular que del sector surge.

5. Desde mi comienzo en política, mi foco dentro de la ruralidad son las mujeres y la juventud -doble tatuaje en desventaja-, foco que también abordo desde mi actividad gremialista. Recibo inquietudes por ese lado, desde el reconocimiento de su aporte al sector, como representatividad y participación.

6. Cambio idolatría, por admiración. En política, Beatriz Argimón siempre representó un faro y no me da la nota para extenderme en el argumento. Por vocación, siento mucha admiración por técnicos que se vuelcan al servicio público, como Fernanda Maldonado, Ethel Barrios y Elena Lavecchia, que además son productoras.

7. Como blanca, me desvela que cada compatriota pueda ser todos los días, más libre. Quedo satisfecha entonces si, cada hombre, cada mujer y cada joven, que lo desee, se desarrolla con plenitud en el medio rural.

8. El cambio en la actitud es innegable, justamente representado por el presidente exponiendo (a destacar per se) en la 115° Expo Prado: ‘’Yo estoy con el campo’’. Como gremialista, la tranquilidad de un gobierno cercano. Como blanca, profundo orgullo.

9. Si bien ha sido un año complicado, a mi entender, la gestión viene notable: pragmática y eficiente.

Santiago Gutiérrez (26)

1. Soy ingeniero agrónomo. Trabajo en una firma consignataria, en un campo en Treinta y Tres y asesoro el Movimiento Nacional por la Patria en ganadería.

2. Mi vínculo con el campo viene de mi viejo y su familia. Antes de ser políticos, somos hombres de campo.

3. Defiendo al campo porque es fundamental, tanto cultural, social como productivamente. Tiene que ver con la identidad propia nacional. Emplea una cantidad de personas, genera arraigo.

4. Hace falta una comunicación o un vínculo más fuerte entre lo legislativo y los productores más allá de las gremiales. Lamentablemente hay pocos legisladores que tengan conocimiento de causa. Pero a veces los parlamentarios, sobre todo los montevideanos, les queda muy lejos el campo y tienen poco conocimiento. Eso dificulta la comunicación correcta y avances.

5. Mejores condiciones para producir, mejorar la estructura de costos y la competitividad. Lo más representativo es el costo de la energía y combustibles. El tipo de cambio mejoró. Hay reclamos de cada sector, el abigeato, respuestas para las sequía, son cosas coyunturales.

6. Ídolos no, me gusta decir referentes, porque a los ídolos los deshumanizamos. Un referente en el plano político para mí es Wilson Ferreira.

7. Una cantidad, siempre en esto le encontramos el pelo al huevo. Tratar de avanzar a una estructura de costos que mejore la competitividad en los sectores, que le podamos “devolver la vida” al sector ovino y lechero. En general, Uruguay tiene un desafío grande en acercarse a su potencial productivo. Si o si hay que trabajar fuerte en mejorar los porcentajes de preñez. Sobre todo para el sector ovino, tenemos abrir mercados y mejorar aranceles.

8. Primero, un cambio de actitud y de reconocimiento mutuo. Un sector que se siente mucho mejor interpretado, reconocido y escuchado que en los últimos cinco años de gobierno.

9. Los planes, el 13 de marzo, cambiaron por la urgencia sanitaria. Se asumió con seca y se cierra el primer año con seca. La gestión de las emergencias viene siendo buena. Hay proyectos interesantes respecto al combate a la mosca de la bichera, se profundizaron medidas respecto de acceso al agua. Creo que es una gestión que está encima de la pelota y eso es un orgullo.

Carlos Rydstrom (28)

1. Soy ingeniero agrónomo y desde el 1° de setiembre soy director de Desarrollo Rural, antes dirigí Descentralización.

2. Principalmente familiar. Tengo dos abuelos productores rurales.

3. Por razón y por pasión. Por razón, lo que significa para nuestro país en cuanto a lo productivo, económico, el desarrollo que le ha dado al país. Por pasión, porque el campo uruguayo es especial.

4. Hay un sector más empresarial de pie, que lucha, pero tiene una mochila muy pesada. Se precisa la apertura de mercados, ser pronegocios. Inserción internacional y promoción. Hay que trabajar en competitividad, en costos, en impuestos. También están los pequeños productores que precisan adaptarse. Eso se hace con políticas públicas eficientes y precisas. Hay que encararlo desde el punto de vista generacional y de estilo. Hay que entender el nuevo perfil de productor. Dejar volar a quienes están de pie, y poner de pie a los sectores ahogados.

5. Nos piden de todo. Lo que más se precisa son señales de confianza, de sentirse acompañados. Lo que más se reclama es el entendimiento.

6. Jorge Batlle. Fue uno de los políticos que conocí y me motivó a meterme en la tarea. No puedo dejar de reconocer lo que significó para mi Pedro Bordaberry y Ernesto Talvi.

7. Generar políticas públicas trasciendan a la gestión. Me imagino llegando a 2025 y hablar de cambios estructurales y no de coyuntura. Cosas que puedan trascender y permitan seguir creciendo, con el color que sea.

8. El verdadero termómetro es el de quienes lo ven de afuera. Es muy difícil hacer una precisión subjetiva. Tenemos claras las políticas que queremos ejercer, cómo queremos manejarnos con datos objetivos, cómo queremos tener la máxima integración posible entre los organismos. Hacer partícipes a la sociedad. En el fondo, el cambio real se va a ver con el tiempo.

9. Atípicos. En la política somos arquitectos o albañiles, pero este año fuimos más bien bomberos. De entrada, tuvimos la emergencia agropecuaria, luego la sanitaria. Eso complica. Es difícil compararnos con el primer año de cualquier otro gobierno. Lo más importante es que dimos la cara e intentamos estar cerca para dar las buenas y las malas noticias.

Sebastián Da Silva (48)

1. Tenemos una empresa de más de 50 años dedicada a los negocios rurales. Soy productor rural, ganadero, agrícola y hortifrutícola. Además, dirijo otras seis empresas más. Eso me hace estar con un contacto permanente en todos los rubros de la cadena agropecuaria.

2. Desde que dije “ajo” tengo vinculación con el sector. Nací en una huelga de la salud y a los cinco días me estaba llevando a La Paloma de Durazno, donde mis viejos tenían su explotación. Nosotros siempre entendimos que Uruguay era el campo. Para mí es algo natural, normal. Para mí no se puede dejar de asociar mi vida con el campo.

3. Para mí el campo es mucho más que los productores rurales. La cadena del sector agropecuario implica todo. Desde un experto en comercio exterior, logística, el que tiene una gomería o tiene un taller en un pueblo para arreglar una cosechadora. Defendemos así al campo. Todo lo que se genera en 16 millones de hectáreas en Uruguay y cómo eso se vuelca a la economía. A medida que tomemos conciencia todos tenemos que defender la esencia uruguaya, que no es excluyente de otra actividad, pero quizás es la que más derrama probablemente en forma invisible a los ojos de Montevideo. Eso que se genera en algún rinconcito impacta, según los estudios, por seis en los pueblos del interior, yo creo que es más. Si eso no funciona bien, el campo, es decir, la génesis, se ven las consecuencias económicas y sociales de forma inmediata. 

4. Desde el punto de vista legislativo duro, voy a presentar un proyecto de la promoción de la cría lanar para darle un estímulo. Tenemos pasto ocioso que la oveja lo puede comer y controlar las malezas. Desde el punto de vista político, se necesita abrir mercados. De sorgo, de embriones, de productores hortofrutícolas. Si pudiéramos tener acceso de melones a China tendríamos un desarrollo de las ciudades maravilloso.  Eso hoy no existe. Desde el punto de vista político, nos obsesiona el desarrollo de los mercados. Dentro de esos mercados el acceso a China es infinito. 

5. Mi relación con los productores es media pan con pan. Es parte de lo mismo. Desde el arreglo de una calzada, un camino. Una mala aplicación que haya matado alguna colmena, el tema de la sequía, abigeato, los perros, la deuda de los tamberos con Venezuela, flexibilizar alguna calificación de deuda con el Banco República. La promoción de actividades nuevas. Los alumnos de las escuelas agrarias me piden cosas y eso me gusta mucho. A lo largo y ancho del país los productores me llaman temprano, al mediodía o de tardecita, la hora en la que están en las casas.

6. A nivel político Aparicio Saravia es el ejemplo que me ha hecho militar por este partido y esperemos honrar con nuestra conducta. A nivel productivo, la doctora Temple Grandin. Es un buen ejemplo de cómo la naturaleza nos muestra cosas que hay que saberlas observar y sacar conclusiones a partir de eso.

7. Pudiendo hacer que los pastoreos racionales Voisinuna realidad para los pequeños productores, de 200 o 300 hectáreas, que le pongan un segundo piso a su establecimiento. Otro objetivo es tener un millón de cabezas más de ganado a fin del mandato de nuestro gobierno. Eso implica que pudimos hacer todos los deberes para aumentar la tasa de procreo a nivel de la producción, quizás el único indicador que sigue estancado. A nivel de la granja, el acceso al mercado chino de nuestras verduras puede llegar a implicar una revolución similar a la que tuvo Holanda.

8. Veo mucho, porque el presidente Luis Lacalle Pou debe ser de los políticos que mayor interpreta la vida del paisano, del habitante del campo uruguayo, conoce el país como nadie. Los conoce con nombre y apellido, conoce distintas realidades. Eso lo tiene siempre arriba de la mesa. Tres o cuatro veces por semana hablamos y siempre de los mismo: si llovió, dónde, cuánto. De cómo viene el arroz, la colza, cómo vienen los precios del trigo. Tenemos charlas muy francas que en tres minutos le podemos sintetizar parte de lo que está pasando. Me pide no perder la presencia de la campaña en el senado, y eso es lo que trato de hacer. Esa forma de ver Uruguay se transmite en la confianza que hay por parte del interior hacia el presidente. Se demostró el 1° de marzo y se ha demostrado con actitudes en este año complicado. No bajar los brazos, ser consecuente de lo que el presidente pide. Hay un cambio de aire. Fue un año dificilísimo para los mercados, pero el empuje del hombro de la gente de campo y de los tractores sigue estando a disposición del Uruguay. 

9. En este primer año tuvimos dos declaraciones de emergencia agropecuaria. Agarramos al país con una seca que no terminó y ahora la estamos padeciendo de nuevo. Lo más destacable de este año, aparte de que desde el punto de vista legislativo fue muy eficiente, aprobamos casi 1.600 artículos en la Ley de Urgente Consideración, el temple del gobierno en el manejo de la pandemia y cómo eso tuvo una respuesta inmediata en el sector agropecuario que hoy está con récord de teneros, una zafra de cultivos de invierno como no se recuerda, una inocuidad en nuestras exportaciones maravillosa. A los gobiernos a veces se los mide por lo que hacen, y otras por lo que dictan. El 2020 va a ser un año que se va medir por lo que dictamos más que por lo que pudimos hacer. 

Alfredo Fratti (64)

1. Soy veterinario, tengo 64 años, dos hijos, tres hermanos. Soy un veterinario que empecé a estudiar en Uruguay y me recibí en Brasil. 

2. De toda la vida. Soy hijo de productores rurales. Soy el menor de tres hermanos. Convivíamos con el campo y los animales. Permanentemente el tema agropecuario estaba en la mesa y ahí se comentaban los problemas. Viví desde adentro la pobreza rural. Tuve una infancia muy feliz, muy campera. 

3. El campo lo defiendo porque sigue siendo, el campo y su gente, la principal riqueza y reserva de este país. Hay un interrelacionamiento diferente entre patrón y trabajador. Es difícil entender, pero se ha mejorado mucho. Siempre ha habido una relación diferente. La carne, la forestación, la agricultura es de lo que viven nuestros pueblos del interior directa o indirectamente. Cuando el agro no está bien se enlentece la actividad del interior. Cuanto más alejado más se siente la dificultad. Soy de los que creo que con el tiempo en Uruguay va pasar lo de Brasil, donde hay una bancada ruralista que sus partidos le permite trabajar independientemente. Eso habla de la importancia del agro. 

4. La Comisión de Ganadería que integro está llena de gente del interior que conoce o se ha vinculado al campo. Por lo tanto, en la legislatura pasada prácticamente nunca votamos, sacábamos por consenso. Quien desencadena las medidas para el sector es el Ejecutivo. No ha habido decisión del Ejecutivo de usar a este instrumento para cambiar las cosas que cree que necesita el sector. 

5. Que se siga con el proceso de los últimos 10 o 12 años donde se ha avanzado en electrificación rural. En la ciudad no nos damos cuenta de su importancia. Pero los que supimos vivir en el campo sabemos que es un antes y un después. Lo otro son los caminos, para salir con un enfermo, por educación, para las compras o para sacar los productos. Es un gran debe del Ministerio de Transporte. 

6. Mi primer ídolo es mi padre. Ya crecido es Wilson y es Pepe Mujica. 

7. Que se vuelva a dar apoyo a Colonización para el apoyo de tierras. Es fundamental. No discuto si la política de Colonización está bien o mal. Hay más tendencia a que venga gente y compre y que no se pueda atender los requerimientos de gente insatisfecha. Una regulación de la forestación, después de una ley de 30 años debe haber una regulación que deje claro hasta dónde dejar forestar. Es básico. Hay que trabajar sobre la extranjerización de la tierra. No porque sea un pecado, sino porque veo que en los últimos años la extranjerización ha sido importante. Tenemos que cuidar el agua, va a ser imprescindible. Hay que tener un cuidado especial y tiene que ver con la extranjerización de la tierra y el cuidado de los recursos. Un subsidio, no me asusta la palabra, para tener más terneros. Debe haber una intervención del Estado. Creo que el país se va a beneficiar, si nacen más terneros tendremos una industria más ocupada, eso es más trabajo, mayor movimiento. Es de las cosas fundamentales que me dejarían satisfecho.

8. Quiero ser honesto. En realidad, un año para evaluar políticas agropecuarias es poco tiempo. No han llegado iniciativas novedosas del ejecutivo a la comisión al menos. Si hemos tenido un buen diálogo. El ministro ha concurrido al Parlamento cada vez que fue solicitado, y el lo hizo para plantear temas de su interés. Pero me parece que hasta ahora no ha habido movimiento. Hoy es neutro.

9.  No he visto cambios, a no ser algunas cosas que han empeorado como las rentas de Colonización, parece fuera del sentido común. No se compadece con la situación que vive el país, sobre todo para los productores más pequeños. Intervenciones del Ministerio de usurpar la administración de la Unidad Agroalimentaria Metropolitana (UAM). Hicieron el esfuerzo otro, pero ahora lo vamos a administrar nosotros. El Ministerio anunció que se iba a encargar del abigeato y de los perros. Es verdad que es de urgencia, pero de ninguna manera puede ser el leiv motiv de un Ministerio como el nuestro. No han habido avances. Cambió la expectativa de los productores rurales. El principal cambio fueron las autoridades, que son nuevas en las cuestiones del agro. Después, honestamente, no han habido, al menos no de los que yo pienso deberían existir y los prometidos en la campaña.

Fuente: El Pais

Publicidad