15 de diciembre de 2020 22:00 PM
Imprimir

Liquidación de divisas del sector agroexportador cerraría 2020 con baja del 15%

La liquidación de divisas cerraría este año con una caída de alrededor del 15% y diciembre anotaría ingresos por debajo de los u$s1.000 millones. La huelga que afecta a los puertos empeoró el panorama.

Un diciembre para el olvido, así de categórico es el resumen que hacen los empresarios del sector agroexportador de granos y cereales local. La huelga gremial que mantiene inactivos a los principales puertos exportadores de la Argentina estaría generando pérdidas de alrededor de u$s100 millones al día. En tanto, la liquidación de divisas cerraría este año con una caída de alrededor del 15% y diciembre anotaría ingresos por debajo de los u$s1.000 millones.

Justamente cuando la economía local parece estabilizarse de la mano de una menor brecha entre el dólar oficial y el blue y la mayoría de los sectores está mostrando reactivación, la liquidación de divisas del agro, por cuestiones estacionales, en gran medida, y otro tanto por la huelga que afecta a la actividad, culminaría el año por debajo de los u$s20.000 millones, lo que se traduce en un caída de más de u$s3.700 millones, teniendo en cuenta que el 2019 cerró en un total de u$s23.700 millones.

De todas formas, para el próximo año aparece una luz de esperanza en el horizonte. Teniendo en cuenta que los productores agropecuarios aún conservan en sus silos alrededor de 13 millones de toneladas de la cosecha de soja 2019/20, en el caso de que las variables económicas muestren estabilidad y la brecha entre el dólar oficial y el blue, continúe bajando, se podrían activar negocios que implicaría una mejora en los ingresos de divisas en los primeros meses del año.

Las próximas semanas serán clave y los ojos del Gobierno estarán puestos en las ventas de granos en el mercado local y en las declaraciones juradas de ventas al exterior de las empresas exportadoras.

En este contexto, lentamente aparecen también oportunidades de negocios que tientan a los productores, como por ejemplo créditos para comprar maquinaria agrícola o reinvertir en mayor tecnología para sus campos.
Este escenario podría compensar, en parte, la estrepitosa caída en los ingresos del agro durante este 2020. Además, para la próxima cosecha de soja se espera una producción por debajo de la campaña previa pero mejores ingresos gracias a la suba de los precios internacionales.

Según detalla la Fundación Mediterránea, si los rindes medios de los cultivos de verano (trigo, maíz y soja) se ubicasen entre un 5% y 15% por debajo de los tendenciales (impactados por una posible sequía de una intensidad entre leve y moderada) y los precios internacionales se mantuviesen en niveles cercanos o superiores a los que se observan actualmente en los mercados de futuros, la cosecha 2020/21 tendría un valor de mercado de entre u$s33.000 millones y u$s39.900 millones.

De lo que no hay dudas es que durante el 2021, los dólares del agro tendrán un rol estratégico para apuntalar la economía local pospandemia y si los planetas se alinean, quedará como un mal recuerdo no solo el covid sino también el retroceso de la actividad económica.

Fuente: (Ámbito)

Fuente:

Publicidad