16 de diciembre de 2020 09:46 AM
Imprimir

Los cerdos pueden transmitir la gripe porcina después de la vacunación

Un nuevo estudio ha demostrado que varias vacunas para el virus de la gripe porcina H1N1 pudieron reducir los signos de enfermedad y diseminación del virus, pero que los cerdos inmunizados aún podrían transmitir el virus a compañeros de corral no vacunados

Las vacunas eficaces contra la influenza son cruciales para controlar los brotes de enfermedades en los cerdos y reducir la amenaza de transmisión a los humanos. Una colaboración entre el Instituto Pirbright, la Agencia de Sanidad Animal y Vegetal (APHA), la Universidad de Edimburgo y el Instituto Jenner ha demostrado que varias vacunas para el virus pandémico de la gripe porcina de 2009 (H1N1) pudieron reducir los signos de enfermedad y la diseminación del virus, pero que los cerdos inmunizados aún podrían transmitir el virus a compañeros de corral no vacunados.

En un artículo publicado en el Journal of Virology, el equipo evaluó la capacidad de cuatro vacunas, incluidas las vacunas con vectores virales, para evitar que los cerdos esparzan el virus en su entorno después de ser desafiados con la cepa pandémica H1N1, y si esto resultaría en transmisión a los cerdos no vacunados alojados en la misma zona. Ninguna de las vacunas pudo evitar que los compañeros de corral se infectaran, pero dos vacunas que produjeron altos niveles de anticuerpos redujeron la cantidad de virus que los cerdos arrojaron, lo que retrasó su propagación a los otros animales.

Estos hallazgos sugieren que incluso si las vacunas reducen significativamente la infección en los cerdos, no pueden interrumpir por completo la transmisión del H1N1, aunque pueden ralentizar su propagación a través de la piara. También muestran que una sólida respuesta de anticuerpos puede predecir una reducción en la diseminación del virus, pero que esto no significa necesariamente que se evitará la transmisión.

El estudio proporciona un modelo estricto para evaluar si las vacunas serán efectivas tanto para proteger a los cerdos de enfermedades como para detener la propagación de la gripe porcina entre animales. Este conocimiento es importante para informar las estrategias de vigilancia y control de enfermedades, y para determinar la cobertura de vacunas necesaria para proteger a una población.

La prevención de la propagación no solo es esencial para reducir el impacto de la gripe porcina en el bienestar de los cerdos y la industria porcina, sino que es vital para limitar la posibilidad de que surjan infecciones en las personas. Sin frenar los brotes, podrían surgir nuevas cepas de gripe porcina en las poblaciones humanas como lo hizo el virus de la gripe porcina H1N1 2009, que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) estimaron que causó entre 151.700 y 575.400 muertes en todo el mundo durante el primer año que el virus circuló.

El profesor Bryan Charleston, director de Pirbright, señala que “la mayoría de los estudios de vacunas evalúan la protección ofrecida a los animales individualmente contra la enfermedad, pero pocos investigan si los animales inmunizados aún pueden propagar la infección. Nuestros hallazgos muestran claramente que una vacuna contra la influenza debe disminuir o eliminar significativamente la diseminación del virus infeccioso para prevenir la transmisión, de lo contrario, incluso los cerdos ‘inmunes’ aún pueden transmitir el virus a otros animales, incluidos los humanos”.

Publicidad