16 de diciembre de 2020 10:22 AM
Imprimir

Paro en los puertos: la industria insiste en que los reclamos gremiales no son “razonables”

La medida de fuerza está a punto de cumplir una semana. Según Ciara, los gremios aumentaron sus reclamos y “exceden el legítimo derecho a la huelga”.

La Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara) insistió en los perjuicios que genera la paralización de actividades en los puertos agroexportadores argentinos y acusó a los sindicados de una “intransigencia” que impide “alcanzar acuerdos sobre bases razonables”.

El lunes hubo una reunión entre las partes, convocada por el Ministerio de Trabajo de la Nación, que pese a extenderse durante ocho horas, no tuvo éxito. Por eso, durante la tarde, el Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros (Soea) confirmó que la huelga se extendía durante una jornada más.

En este contexto, Ciara aseguró que los gremios involucrados en el reclamo “se presentaron con reclamos salariales aún superiores a los anteriores y no cumplieron con el pedido de levantamiento de las medidas formulado por los funcionarios gubernamentales, demostrando la falta de voluntad de diálogo”.

La reunión fue con delegados del Soea y de la Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines de la República Argentina. Pero de la protesta también participan trabajadores enrolados en la Unión Recibidores de Granos y Anexos de la República Argentina (Urgara). 

Ciara denunció además que, además no habilitar canales de diálogo, “los gremios profundizaron las medidas de fuerza e impidieron, lisa y llanamente, el ingreso de todo tipo de personal a las plantas industriales facultado para tomar medidas de seguridad para prevenir riesgos ambientales y daños a las instalaciones”. “Esas medidas exceden el legítimo ejercicio del derecho a huelga”, acusó la entidad.

La Cámara aceitera también destacó el esfuerzo del Ministerio de Trabajo de la Nación por intentar acercar posiciones. “Pero la intransigencia sindical impidió alcanzar un acuerdo sobre bases razonables y de reconocimiento de la inflación en los salarios de los empleados aceiteros. Mientras tanto, otro perjuicio de la situación es la acumulación creciente  de salarios caídos de sus representados por su estrategia negociadora”, expresó Ciara.

Y recordó: “La profundización de las medidas de fuerza de los gremios afectan a todos los puertos y plantas aceiteras en el país, por lo que bloquean la exportación y, consecuentemente, el ingreso de divisas”.

Fuente: AgroVoz

Publicidad