22 de diciembre de 2020 10:08 AM
Imprimir

La Argentina y Brasil, fundamentos para la nueva suba del valor de la soja en Chicago

CompartiremailFacebookTwitterTras subir un 5% durante la semana pasada, la soja prolongó hoy su tendencia alcista en la Bolsa de Chicago y ganó otro 1,9% para consolidar el mejor nivel de precios desde mediados de agosto de 2014. Las previsiones de tiempo seco sobre el sur de Brasil y la continuidad del paro que restringe la logística […]

Tras subir un 5% durante la semana pasada, la soja prolongó hoy su tendencia alcista en la Bolsa de Chicago y ganó otro 1,9% para consolidar el mejor nivel de precios desde mediados de agosto de 2014. Las previsiones de tiempo seco sobre el sur de Brasil y la continuidad del paro que restringe la logística en los puertos argentinos fueron dos de los factores que alentaron las nuevas mejoras para la oleaginosa.

Al cierre de la rueda, las pizarras reflejaron alzas de US$8,55 y de 8,64 sobre los contratos enero y marzo de la soja, cuyos ajustes resultaron de 456,82 y de 458,38 dólares por tonelada. Desde el 7 de agosto último, punto de partida de la suba de los precios en Chicago, la oleaginosa aumentó un 42,9%, respecto de los 319,76 dólares vigentes entonces.

Si bien durante el fin de semana hubo lluvias generalizadas sobre las zonas agrícolas de Brasil, los pronósticos auguran el retorno del tiempo seco para el sur, que afectará al segundo mayor productor de soja del país, Paraná, donde más del 30% de los cultivos atraviesa la etapa crítica de floración, que definirá su potencial de rinde.

Por estos pronósticos en Brasil y por la escasez de lluvias que en la Argentina limita el progreso de las siembras en Córdoba, el norte de La Pampa y en el centro-oeste de Buenos Aires, el mercado ya comienza a fijar los volúmenes de las cosechas de soja de ambos países en torno de los 130 y de los 48 millones de toneladas, debajo de los 133 y de los 50 millones previstos por el USDA en su último informe mensual, respectivamente.

En cuanto al cese de actividades que se registra en las terminales portuarias argentinas por la discusión paritaria entre trabajadores y exportadores, que demora la carga de 111 buques, según el registro de la firma Nabsa al 17 del actual, el mercado asume que negocios con harina y con aceite de soja que saldrían de la Argentina cambiarían su origen a Estados Unidos. Y con cada día que se demora el acuerdo entre las partes y que se incrementan los costos por mantener parados los buques crecen las chances de que la especulación de los operadores se convierta en realidad.

Además, sostienen que el tiempo que demandará regularizar la situación en las diversas terminales de la zona del Gran Rosario también podría impulsar a las multinacionales que operan puertos en diversos países a cambiar el punto de partida de despachos previstos desde la Argentina hacia el Golfo de México o, incluso, Europa.

Por último, la decisión del gobierno de Rusia de imponer un impuesto a las exportaciones de soja para bajar el valor de los alimentos, sumó influencia alcista a un mercado vacío de soja de la campaña 2019/2020 y escaso de grano del ciclo comercial 2020/2021 en el hemisferio norte. Si bien las exportaciones rusas de la oleaginosa son escasas -1,2 millones de toneladas sobre una cosecha de 4,4 millones- casi todo lo que sale del país se produce en el denominado “lejano oriente”, que limita con China.

Según informó la agencia Reuters, “el arancel será del 30%, pero no podrá situarse por debajo de 165 euros (200 dólares) por tonelada desde el 1 de febrero y hasta el 30 de junio próximos”. Es decir que la medida directamente hace inviable la exportación. “El arancel de exportación afectará gravemente la economía de nuestras regiones del extremo oriente, cuya producción depende del cultivo y de la exportación de soja a China”, dijo Dmitry Rylko, jefe de la consultora IKAR.

Cabe recordar que mientras se transita el cuarto mes del ciclo comercial 2020/2021, Estados Unidos ya comercializó cerca del 90% de los 59,87 millones de toneladas de poroto de soja que el USDA calculó como volumen a exportar durante toda la temporada.

Mercado local

En el mercado doméstico, donde los volúmenes comercializados fueron reducidos, los compradores elevaron hoy sus propuestas por tonelada de soja con entrega inmediata sobre el Gran Rosario de 27.600 a 27.800 pesos por tonelada o de 334 a 335 dólares.

Las ofertas por la soja de la próxima cosecha para las entregas entre abril y mayo oscilaron de 310 a 318 dólares por tonelada para la zona del Gran Rosario, mientras que se ubicaron en 315 dólares para Bahía Blanca y en 307 dólares para Necochea.

Las pizarras del Matba Rofex mostraron hoy subas de US$2 y de 4 sobre los contratos enero y mayo de la soja, cuyos ajustes fueron de 338 y de 318,50 dólares por tonelada.

Por: Dante Rofi

Fuente: La Nacion

Publicidad