26 de diciembre de 2020 16:34 PM
Imprimir

Cuestiones a considerar al planificar siembras de segunda

CompartiremailFacebookTwitterEn el sudeste de la provincia de Buenos Aires los cultivos de invierno son los más importantes en nuestra rotación, tanto en estabilidad como en potencial de rendimiento y, por lo tanto, en superficie sembrada. Esto se debe al régimen térmico y al balance hídrico de la región. Cuando planificamos la siembra de trigo y […]

En el sudeste de la provincia de Buenos Aires los cultivos de invierno son los más importantes en nuestra rotación, tanto en estabilidad como en potencial de rendimiento y, por lo tanto, en superficie sembrada. Esto se debe al régimen térmico y al balance hídrico de la región.

Cuando planificamos la siembra de trigo y cebada es imposible no pensar en los cultivos de segunda. La soja de segunda es el cultivo más generalizado por su gran adaptación y resultados. La principal característica de la soja para haber crecido tanto como cultivo de segunda es su crecimiento indeterminado, que la hace tener un período crítico más largo que los cultivos de crecimiento determinado (girasol y maíz)

La principal limitante de los cultivos de segunda es la corta estación de crecimiento y las escasas precipitaciones. Hace un tiempo comenzamos a probar otras alternativas para aprovechar ambientes, optimizar momentos de siembra y de cosecha y diversificar riesgos. Algo no menor es que en varios trabajos se menciona que ante heladas leves el girasol no presenta daños visuales y sí la soja y el maíz.

El maíz de segunda es una muy buena alternativa para siembras tempranas, lo que significa cosecha de principio de diciembre. Ante este contexto de precios es interesante analizar la cosecha de cebada forrajera con unos puntos más de humedad y así adelantar la cosecha y ganar días de siembra.

El maíz de segunda compite físicamente con la soja de segunda de siembras tempranas ya que ahí posicionamos el cultivo en sus máximos potenciales de rendimiento. En cambio, para la cola de cosecha, entra en juego el girasol de segunda, compitiendo con sojas sobre trigo y cebadas tardías, aprovechando así dos ventanas de siembra sin castigar los márgenes y ampliando el abanico de cultivos.

Los márgenes son muy interesantes y hay que sumarle a esto que tanto el girasol como el maíz de segunda requieren de mayor inversión con la incertidumbre de un cultivo de segunda.

Esto lo podemos observar en algunos trabajos de Fernando Ross, donde el atraso en la fecha de siembra del cultivo de soja produjo mermas de 28 kilos diarios por hectárea y en girasol, una ganancia de 24 kilos por hectárea por día.

Esto tiene mucho que ver con que el girasol tiene una menor temperatura base de crecimiento, las altas temperaturas reducen en el período de llenado reducen el rendimiento en grano. Con siembras de fin de diciembre principios de enero estamos posicionando la floración los primeros días de marzo. Optimizando así los recursos.

En cultivos como girasol y maíz es necesario bajar la densidad de siembra para evitar el estrés hídrico en los primeros estadios, por lo cual estamos recomendando sembrar entre 35.000 y 45.000 plantas por hectáreas. En el maíz estamos probando también densidades más altas según los híbridos y sus estrategias de rindes. Importante, con las temperaturas del suelo en esta fecha de siembra, los logros son muy pero muy buenos. A no pasarse de plantas.

Es válido aclarar varias cosas. Los rendimientos de materia grasa van a ser menores que los de un girasol sembrado temprano, debido a las menores temperaturas en el llenado. Por otro lado, recomendamos posicionar este cultivo en lotes no girasoleros, ya que la probabilidad de Sclerotinia sclerotiorum es muy alta, pudiendo afectar el rinde de este cultivo y el de los girasoles próximos, ya que los esclerocios sobreviven varios años en el suelo.

Por último, la cosecha de girasol y soja de segunda se estima entre mayo y junio, a diferencia de un maíz de segunda, que se va a cosechar en septiembre, afectando barbechos, población de malezas, labores y la futura rotación. Por eso es importante planificar y no solo ver la foto actual. A seguir aprendiendo.

El autor es responsable de Producción Agropecuaria de Alea y Cía. Agricultura

Por: José Gandini

Fuente:

Publicidad