27 de diciembre de 2020 20:42 PM
Imprimir

Aceiteros: qué hay detrás de la huelga que paraliza la exportación argentina

La Federación de Empresas Navieras Argentinas (FENA) advirtió que puede haber desabastecimiento. Más gremios se suman a la protesta que paraliza la mayoría de los puertos agroexportadores.

La huelga de distintos gremios ligados a la actividad portuaria y a la exportación de granos y plantas de molienda de oleaginosas cumplió 18 días y las empresas navieras advirtieron que esta situación podría provocar desabastecimiento de combustibles y agravar el aislamiento del comercio exterior.

Los trabajadores pasaron Navidad de huelga y el próximo martes 29 de diciembre el Gobierno convocó a gremios y empresas para alcanzar un acuerdo que destrabe la situación que mantiene decenas de barcos varados en el Río Paraná y supone pérdidas millonarias. 

La huelga fue iniciada el 9 de diciembre por la Unión de Recibidores de Granos y Anexos de la República Argentina (Urgara) y por la Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, a los que luego se unió el Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros (Soea).

Los tres sindicatos que participan del paro rechazaron en la reunión previa a Navidad una nueva oferta de recomposición salarial presentada por las patronales y decidieron continuar con la medida de fuerza por tiempo indeterminado.

Desde agosto de 2019, los gremios del sector venían percibiendo como recomposición salarial 70 por ciento del porcentaje del Índice de Precios al Consumidor (Indec) y “periódicamente ajustan el 100 por ciento ante lo cual los salarios quedan equiparados con la inflación”, según recordó ayer la Federación de Empresas Navieras Argentinas (FENA).

Pero esta vez, la propuesta es bastante inferior a la actualización que se venía haciendo. 

Según informaron desde la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) el Centro Exportador de Cereales(CEC), la última propuesta que presentaron a los gremios incluyó una revisión salarial para 2020, con un alza del 10  por ciento, un bono anual, otro excepcional por la pandemia de covid-19 y un incremento salarial del 25 por ciento para 2021.

Por este motivo, los sindicatos decidieron extender la huelga “por tiempo indeterminado”. 

Afectado

La protesta afectó la totalidad de los puertos agroexportadores del país de las empresas Cargill, Bunge, ADM, Dreyfus, Glencore, COFCO, Terminal 6, Molinos Río de La Plata y Aceitera General Deheza (AGD), como así también a las plantas que proveen al mercado doméstico.

El cese de actividades en reclamo de un aumento salarial se interpuso desde la segunda semana de diciembre a las actividades de ingreso de granos y de molienda en las terminales. 

Debido a la huelga, ya hay más de un centenar de buques demorados en aguas cercanas a los puertos esperando a poder cargar granos y derivados para la exportación, mientras también ha mermado drásticamente el ingreso de camiones con granos para su descarga en las plantas.

Diversas entidades del sector agroindustrial han difundido comunicados en los últimos días pidiendo la intervención del Gobierno en el conflicto y expresando su preocupación por el agravamiento de una situación que, de acuerdo a cálculos del sector, supone pérdidas diarias de unos 100 millones de dólares.

La Federación de Acopiadores advirtió en un comunicado que la medida de fuerza tiene un “gran impacto en el comercio de granos, la logística y la cadena de pagos del sector agroindustrial”.

“El país no está en condiciones de permitirse atravesar este tipo de situaciones, menos aún cuando son generadas por reclamos irracionales. Creemos que la escalada que ha tomado la medida debería ser un llamado de atención para las autoridades, cuya responsabilidad es velar por el normal desenvolvimiento de una actividad tan importante para el país”, afirmó la entidad.

Desabastecimiento

El plan de lucha podría provocar desabastecimiento de combustibles y agravar el aislamiento del comercio exterior, advirtió FENA.

Los sindicatos rechazaron la oferta y afirmaron que los ajustes propuestos no recomponen la pérdida del salario en un contexto de alta inflación en Argentina.

“Algunos pueden creer que estamos solos, librados a nuestra suerte. Que sepan que estamos decididos a llegar hasta el fin, y contamos con algo que desconocen las patronales: la solidaridad obrera”, aseveraron los gremios.

Desde ayer se sumó otro sindicato al plan de lucha, el Centro de Patrones y Oficiales Fluviales de Pesca y de Cabotaje Marítimo y el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) hará paro hasta este lunes a las 7. 

Según FENA, el sostenimiento de esta última medida -que detuvo las exportaciones e importaciones por vía acuática, el transporte de hidrocarburos y gran parte del tráfico de cabotaje- “podría provocar desabastecimiento”. 

En el caso de la protesta de los aceiteros, el Ministerio de Trabajo de la Nación convocó a las partes a una nueva audiencia de conciliación que tendrá lugar el martes 29 en la sede de la cartera laboral.

Fuente: AgroVoz

Publicidad