27 de diciembre de 2020 12:01 PM
Imprimir

Las exportaciones de trigo desde el Gran Rosario caerían a la mitad

Para lo que resta de diciembre y los primeros días de enero, el panorama no resulta alentador.

La sequía golpeó con fuerza las regiones centro y norte del país, y los embarques desde los puertos de río arriba se reducirían a 4,3 Mt, un 45% por debajo del año anterior. En tanto, los precios internacionales y locales muestran récord, con atención a Australia y Rusia.

Pese a que la cosecha de trigo a nivel nacional caería un 15% interanual en la nueva campaña, la merma productiva en las regiones centro y norte del país con destino a los puertos del sur de Santa Fe, alcanza el 34% interanual, a 9,36 Mt.

Esa rebaja, consigna el estudio preparado por la Bolsa de Comercio de Rosario, impacta directamente sobre la participación de los puertos del Gran Rosario en los despachos totales para el año, que representó un 68% para el ciclo 2019/20, por un total de 7,8 Mt.

Las nuevas proyecciones indican bajas de apenas el 45% en la campaña 2020/21, que en volumen representa 4,3 Mt.

Más producción

En tanto, el centro-sur de la provincia de Buenos Aires, la producción crecería más de un 30%, de modo que se compensa, parcialmente, la caída del resto del país, con una  mayor participación de los embarques en los  nodos portuarios Quequén – Bahía Blanca.

Ese efecto ya se refleja en el ingreso de camiones a plantas de la región del Gran Rosario, para la descarga del cereal, que representan el volumen más bajo desde el año 2015.

Entre la segunda quincena de noviembre y la primera de diciembre, ingresaron a la zona 30.000 camiones, cifra que representa la tercera parte de las descargas del mismo período del año anterior.

En volumen representa un millón de toneladas menos de trigo, el peor registro del último lustro.

En noviembre último se embarcaron 312 mil toneladas de trigo en los puertos del Gran Rosario, menos de la mitad que en 2018 y 2019, cuando se despacharon 684 mil y 671 mil toneladas, respectivamente.

Los embarques programados para lo que resta de diciembre y los primeros días de enero totalizan 653 mil toneladas.

La caída en los embarques es aún más pronunciada para la primera mitad de diciembre, cuando al factor productivo se le sumó el paro en las terminales portuarias.

En lo que va del mes, se despacharon apenas 308 mil toneladas, cuando para esta misma época en 2018 y 2019 ya se habían embarcado más de un millón de toneladas.

Hay embarques programados para lo que resta del año y los primeros días de enero por 653 mil toneladas de trigo. Se espera así una continuidad del panorama comercial con menos volumen. En 2018 y 2019 se habían programado embarques para ese período por 1,2 Mt y cerca de un 1 Mt, respectivamente.

En este marco de menor producción, que para la campaña recién iniciada se proyecta en 16,5 Mt, y ante un consumo doméstico relativamente inelástico, se espera que las ventas externas reciban el golpe más duro del ajuste de la demanda.

De las 11,9 Mt exportadas el año anterior, para la campaña 2020/21 se proyectan ventas externas por 9,6 Mt, una caída cercana al 20%.

SI se toma el promedio de precios de 2020, esta caída en las exportaciones estimada representa una merma próxima a los u$s 450 millones.

Los precios locales, en línea con los mercados internacionales, mantienen la tendencia alcista y 2020 está cerrando con las cotizaciones más altas para el trigo de los últimos cinco años, valuados al tipo de cambio que se liquidan las operaciones de comercio exterior.

El escaso trigo disponible para el inicio de la nueva campaña sustenta la suba, y la semana cierra con valores en torno a US$ 220/t en el Mercado Físico de Rosario.

Mientras tanto, en el Mercado de Chicago se consolida el abrupto cierre de posiciones de los fondos de inversión.

En octubre se llegó a un saldo de casi 50.000 contratos, o 6,6 millones de toneladas, comprados netos, el máximo volumen  en casi diez meses.

El cereal logró una cotización récord en Chicago, de más de u$s 232/t, la mayor desde finales de 2014.

Desde entonces, los fondos fueron cerrando posiciones y de una posición alcista neta por 15.000 contratos a fines de noviembre, en la última semana ya nos encontramos ante un escenario netamente vendedor, o bajista, por 5.600 contratos, alrededor de 775.000 toneladas.

El cierre de posiciones colabora con la volatilidad reciente en los precios este mes, que luego de caer a cerca de u$s 209/t en Chicago subieron a u$s 225, para ubicarse actualmente en torno a los u$s 218.

Asimismo, se debe seguir con atención la evolución del trigo en Australia. Luego de tres magras campañas, esta temporada esperan duplicar la producción y las exportaciones de trigo en el país oceánico.

Así, se proyecta una producción total de 31 Mt y exportaciones por 20 Mt, superando notoriamente la producción argentina.

Si bien persiste la tensión comercial de Australia con China, el gigante asiático compra escasas cantidades de trigo.

Por otra parte, los mayores mercados para el trigo australiano, entre los que destacan los países del Sudeste Asiático, se espera mantengan una fuerte dinámica importadora en la campaña, por lo que una buena inserción internacional de la cosecha australiana podría ser un factor bajista.

Al positivo escenario productivo para Australia se le contrapone la imposición de retenciones en Rusia, lo que podría contrarrestar potenciales elementos bajistas en las cotizaciones del trigo.

Fuente: Nap

Publicidad