29 de diciembre de 2020 09:52 AM
Imprimir

Evalúan el riesgo de nitrato y nitrito en la alimentación animal

El Panel de Contaminantes de la Cadena Alimentaria de la EFSA ha evaluado el riesgo para la salud animal relacionado con la presencia de nitratos y nitritos en la alimentación de los animales

Los nitratos son generalmente muy solubles en agua y juegan un papel importante como nutrientes para las plantas utilizadas para la alimentación de los animales. En medicina veterinaria, el nitrato de potasio se utiliza como diurético en porcinos, bovinos y equinos. También es utilizado como vasodilatador, broncodilatador y como antídoto para el envenenamiento por cianuro.

El nitrito de sodio es un aditivo para piensos autorizado (Registro de aditivos para piensos de la UE de conformidad con el Reglamento (CE) nº 1831/2003).

En condiciones ácidas, el nitrito puede formar compuestos N-Nitroso (NOC), incluyendo compuestos genotóxicos y N-nitrosaminas cancerígenas, cuando reaccionan con algunas aminas secundarias en el pienso o endógenamente en los estómagos de los animales


Puede haber formación de N-nitrosaminas tóxicas en el pienso, y, en particular, en la harina de pescado, debido a la presencia de nitrito y aminas secundarias, aunque no se vieron en los estudios disponibles correlación estadística entre concentraciones de nitrato, nitrito y N-nitrosaminas.

El riesgo para la salud animal derivado de la exposición al nitrato en especies distintas de los rumiantes y porcinos y al nitrito en animales de granja y animales de compañía no se pudo evaluar debido a los pocos datos disponibles.

Existe información limitada sobre la absorción, distribución, metabolismo y excreción del nitrato y nitrito en especies de animales de granja y de compañía. En rumiantes, existe una rápida absorción de nitrato y nitrito, con una interconversión compleja entre los dos aniones seguido de una rápida excreción, principalmente a través de la orina. La principal vía metabólica en el rumen implica NADH- o FADH-nitroreductasas bacterianas que median una reducción de nitrato en dos pasos, primero a nitrito y luego al amoníaco, que representa una importante fuente de nitrógeno para la síntesis de proteínas bacterianas.

Para el ion nitrato, el Panel de contaminantes de la EFSA identificó un BMDL10 de 64 mg de nitrato/kg de peso corporal (pc) por día para bovinos adultos, basado en los niveles de metahemoglobina (MetHb) en la sangre del animal que no inducirían signos clínicos de hipoxia. El BMDL10 es aplicable a todos los bovinos, excepto a las vacas gestantes en las que los efectos no se asociaron claramente con la formación de MetHb. Dado que los datos disponibles sugirieron que los ovinos y caprinos no son más sensibles que los bovinos, el BMDL10 también podría aplicarse a estas especies.

Según los datos disponibles, tanto la transferencia de nitrato y nitrito de los piensos a los productos alimenticios de origen animal y la formación de N-nitrosaminas mediada por nitratos y nitrosaminas y su transferencia son insignificantes.

La EFSA concluye en su informe que es necesario disponer de más información sobre nitratos y nitritos con respecto a su toxicocinética y efectos adversos en especies animales distintas de los rumiantes y los cerdos, a niveles de exposición alimentaria realistas (presencia en piensos para conejos, caballos, aves de corral, perros, gatos, animales de peletería y peces).

Además, ve también necesario la recopilación de datos de presencia de nitratos y, en particular, de nitritos y N-nitrosaminas formadas debido a la presencia de nitrato y nitrito en los forrajes, pastos frescos y ensilados.

En definitiva, se necesitan más datos sobre la formación endógena de N-nitrosaminas en las diferentes especies y en la transferencia de nitrato, nitrito y N-nitrosaminas formadas debido a la presencia de nitratos y nitritos en los piensos a los productos alimenticios de origen animal.

Publicidad