29 de diciembre de 2020 10:13 AM
Imprimir

La fuerza motriz de la prohibición de la matanza kosher en Europa

CompartiremailFacebookTwitterA la Unión Europea le gusta hacerse pasar por el avatar de la tolerancia, la libertad y todos los valores civilizados. Ahora se ha despojado de su propio disfraz para revelar algo bastante más feo. Su máximo órgano judicial, el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas, ha emitido un fallo que confirma la prohibición […]

A la Unión Europea le gusta hacerse pasar por el avatar de la tolerancia, la libertad y todos los valores civilizados. Ahora se ha despojado de su propio disfraz para revelar algo bastante más feo.

Su máximo órgano judicial, el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas, ha emitido un fallo que confirma la prohibición de los sacrificios rituales kosher y halal en dos regiones de Bélgica. El fallo apoya el requisito de que los animales que se sacrifican deben ser primero aturdidos, una práctica prohibida tanto en el judaísmo como en el Islam.

En la actualidad, la normativa europea prohíbe el sacrificio de animales sin aturdimiento previo, aunque se han permitido excepciones para los sacrificios religiosos.

Algunos países europeos, sin embargo, han prohibido esas excepciones y, por lo tanto, han prohibido las prácticas de sacrificio kosher y halal. Entre esos países figuran Suecia, Noruega, Islandia, Dinamarca y Eslovenia.

Dos regiones de Bélgica -Flandes y Valonia- impusieron una prohibición similar en 2017. Los judíos y musulmanes belgas impugnaron esta decisión, y el fallo del tribunal europeo ha proporcionado ahora su desagradable respuesta.

Ya es bastante malo que los países individuales se hayan deslizado por este camino. Sin embargo, tal decisión del más alto tribunal de la UE es mucho peor. No sólo puede incitar a más países a seguir el ejemplo, sino que también envía una devastadora señal cultural.

Es que el principio fundamental de la modernidad occidental, de que los grupos minoritarios pueden practicar libremente sus preceptos religiosos en una esfera privada dentro de la cual no suponen ninguna amenaza para la mayoría, se ha echado a perder en Europa.

Este peligro fue comprendido incluso por el Abogado General que dio su opinión en el caso, Gerard Hogan. En septiembre, Hogan advirtió que los Estados miembros de la Unión Europea “están obligados a respetar las creencias religiosas profundamente arraigadas de los adherentes a las religiones musulmana y judía permitiendo el sacrificio ritual de los animales”, y que exigir el aturdimiento en el proceso de sacrificio “comprometería la esencia de las garantías religiosas” que proporciona la Unión Europea.

Sin embargo, el tribunal ha hecho caso omiso de la advertencia del Abogado General, alegando en cambio que había logrado “un equilibrio justo” entre el bienestar de los animales y la libertad religiosa.

Pero su fallo no hace nada de eso. Es antiliberal y opresivo; no defiende ni el bienestar de los animales ni la libertad de religión; y sus argumentos no son sólo meros trucos, sino que fracasan incluso por su propia lógica interna.

En primer lugar, reconoce que el aturdimiento previo al homicidio “conlleva una limitación” de los derechos de los judíos y los musulmanes a la libertad de manifestar su religión.

Luego dice, sin embargo, que la ley en realidad permite la interferencia con esa libertad. ¿Cómo es eso? A través de un galimatías lingüístico que tergiversa el precepto religioso en sí mismo.

Así, afirma que el aturdimiento “se limita a un aspecto del acto ritual específico de la matanza, y que el acto de la matanza no está, por el contrario, prohibido como tal”.

Esto lleva el sofisma a un nivel muy alto. Tanto el judaísmo como el Islam requieren que los animales “estén intactos y sanos en el momento de la matanza” para que la carne sea kosher o halal.

Aturdir a un animal disparando un perno retractil en su cabeza o mediante una descarga eléctrica puede dañar su cerebro. Así, el animal puede resultar dañado y comerlo puede estar prohibido. La prohibición de aturdir es por lo tanto un elemento crucial en los rituales religiosos de la matanza kosher y halal.

Así que la forma en que el tribunal afirma respetar la libertad de práctica religiosa es tomando la responsabilidad de redefinir esa práctica de una manera que esas religiones rechazan. Busca prohibir un precepto religioso básico, requiriendo que los judíos y musulmanes adopten una práctica prohibida para ellos bajo la ley religiosa. Luego busca sanear este movimiento intolerante alegando que no está prohibido para los judíos y musulmanes porque el tribunal ha redefinido esa ley.

Esta maniobra opresiva está supuestamente motivada por la preocupación por el bienestar animal. Sin embargo, el tribunal también revela esto, por su propia falta de coherencia o lógica.

Después de todo, ¿por qué no insistió en el aturdimiento previo equivalente de los animales que son cazados, atrapados o abatidos por deporte u otros supuestos beneficios para la comunidad?

La respuesta del tribunal a este punto fue risible. En ese tipo de actividades, dijo, “el cumplimiento de los requisitos de bienestar animal afectaría negativamente a la naturaleza misma del evento en cuestión”.

El hecho de que exigir que los animales sean aturdidos antes del sacrificio “afectaría negativamente a la naturaleza misma del evento en cuestión” para los judíos y los musulmanes obviamente no tiene importancia, porque, al estilo orwelliano, el tribunal ha redefinido la naturaleza misma de ese evento.

La caza, la pesca u otros eventos culturales y deportivos que implican la matanza de animales “dan como resultado, a lo sumo, una producción marginal de carne que no es económicamente significativa”, dijo el tribunal. “En consecuencia, esos acontecimientos no pueden entenderse razonablemente como una actividad de producción de alimentos, lo que justifica que se les dé un trato diferente del de la matanza”.

¿Por qué? ¿Qué diferencia hace la “producción marginal” si la principal preocupación es el bienestar del animal? Obviamente, ninguna.

“Esas actividades”, afirma el fallo, “tienen lugar en un contexto en el que las condiciones para la matanza son muy diferentes de las empleadas para los animales de granja”.

Bueno, en efecto, pero no de la manera que el tribunal quiso decir. El ciervo que sufre dolorosamente una herida de bala, el visón que muere por sus heridas en una trampa o el zorro despedazado por una jauría de sabuesos, tienen una muerte mucho más cruel que el animal sacrificado según los ritos del kashrut y el halal.

Es esencial para esos ritos que el animal sea matado de la manera más humana posible. Como resultado, se le corta la garganta con un cuchillo afilado, lo que causa una inconsciencia y muerte prácticamente instantáneas.

La idea de que el aturdimiento es humanitario es risible. A menudo es ineficaz, causando que el animal sea sometido a este asalto más de una vez antes de que finalmente pierda la conciencia. E incluso con el aturdimiento previo, las plantas de procesamiento de carne en Europa son a menudo lugares inhumanos donde el ganado se cría en fábricas, se bombea con productos químicos y se mata industrialmente.

Así que, si el requisito de aturdimiento tiene poco que ver con el bienestar animal, ¿cuál es la verdadera fuerza impulsora detrás de ello?

Este argumento sobre el sacrificio ritual ha existido en Europa durante muchos años. En su base, refleja la prioridad sobre los humanos que se da ahora a los animales con el correspondiente aumento de la ignorancia, el sentimentalismo y la hipocresía sobre su bienestar.

Esa confusión moral es uno de los resultados del dogma predominante del universalismo, que ha hecho que gran parte de Europa rechace cada vez más los preceptos de la Biblia hebrea. Esto a su vez explica el secularismo y la hostilidad a la religión en la que se basa la propia UE.

La UE se enorgullece de los valores fundamentales de la Ilustración, el liberalismo y la tolerancia. Esos valores, sin embargo, surgieron de los pensadores británicos cuyos valores fueron enmarcados por la Biblia.

En Europa continental, por el contrario, la Ilustración fue alimentada por un odio vicioso a la religión y la creencia de que la razón sólo podía ser avanzada si la religión era suprimida.

Es esa cepa europea de pensamiento universalista de la Ilustración la que forma los valores de la Unión Europea. También ha dado lugar a la ideología predominante de Occidente de relativismo moral y cultural, que ha impulsado el aumento del paganismo y la veneración del mundo animal y natural a expensas de la humanidad. Y que ahora tiene las prácticas religiosas judías y musulmanas en el punto de mira.

A principios de 2020, los europeos se unieron a otras naciones del mundo para conmemorar el 75º aniversario de la liberación de Auschwitz, prometiendo “nunca más”.

Al final de este horrible año, los custodios del cementerio judío europeo han demostrado, en cambio, de manera demasiado sombría lo que piensan que significa para los valores de libertad y tolerancia que tantos han dado su vida por defender.

Melanie Phillips, una periodista, locutora y autora británica, escribe una columna semanal para JNS. Actualmente columnista del “Times of London”, sus memorias personales y políticas, “Guardian Angel”, han sido publicadas por Bombardier, que también publicó su primera novela, “The Legacy”, en 2018. Vaya a melaniephillips.substack.com para acceder a su trabajo.

Publicidad