7 de enero de 2021 21:57 PM
Imprimir

¿Cuál es la diferencia entre la sal kosher y la sal de mesa?

Qué tiene de especial la sal kosher, ¿en realidad es más saludable que la sal de mesa?

La sal es un ingrediente básico en la cocina, es posiblemente el condimento más usado en el mundo. Se trata de un mineral formado por dos elementos, sodio (Na) y cloro (Cl). En el mercado solemos encontrar distintos tipos de sal, entre ellas la tradicional sal de mesa, sal de Himalaya, sal kosher y sal marina.

La mayor parte de la sal del mundo se extrae de las minas de sal o de la evaporación del agua de mar y otras aguas ricas en minerales.

En muchas recetas solemos encontrar la sal kosher como ingrediente. Veremos de cuál es la diferencia entre la sal kosher y la sal regular, ¿es una más saludable que la otra?

Sal de mesa

La sal de mesa o regular es la sal más común. Es una sal refinada, por ello sus granos son muy finos y se han eliminado la mayoría de sus impurezas y oligoelementos. Se le agregan aditivos antiaglutinante como silicato de calcio para evitar para evitar la formación de grumos.

La sal común se compone principalmente de cloruro de sodio (97% o más). Mucha sal de mesa también está yodada, lo que significa que se ha adicionado yodo.

Para qué el yodo

Para la mayoría de las personas, la sal yodada es probablemente la forma más fácil de mantener una ingesta suficiente de yodo. En los Estados Unidos, la práctica de yodar la sal comenzó en 1924 como un medio económico y eficaz de combatir las deficiencias de yodo y prevenir el bocio y el hipotiroidismo, según explica la Escuela de Salud Pública de Harvard (HSPH).

Sal kosher

La principal diferencia entre la sal regular y la sal kosher es el tamaño. La sal kosher tiene un tamaño de grano grande que la hace adecuada para el proceso para cocinar según las leyes dietéticas judías. Si se disuelve en la comida, difícilmente notarás la diferencia.

Healthline explica que la ley judía tradicional requiere que se extraiga sangre de la carne antes de comerla. Ya que la sal kosher tiene una estructura gruesa y escamosa, es conveniente para extraer la sangre.

La sal kosher no suele contener yodo, aunque puede tener un agente antiaglomerante.

¿Es la sal kosher mejor que la sal de mesa?

La sal de mesa tiende a tener un sabor más concentrado y salado que la sal kosher. Los cristales más grandes los que hacen que la sal kosher resulte más fácil recoger con los dedos y espolvorear sobre la comida.

Los gránulos de sal más grandes y gruesos no se disuelven tan fácil ni uniformemente al cocinar, pero ofrecen una explosión de sabor. La HSPH señala que es mejor utilizarlos espolvoreados sobre carnes y verduras antes de cocinarlos o inmediatamente después. No deben usarse en recetas para hornear.

La sal kosher realmente no sería más saludable que la sal de mesa

La Organización Mundial de la Salud señala que cualquiera sea el origen de la sal, es el sodio el causante de problemas de salud.

El elevado consumo de sodio y la absorción insuficiente de potasio contribuye a la hipertensión arterial y aumentan el riesgo de cardiopatía y accidente cerebrovascular.

Además, la OMS señala que toda la sal que se consume debe ser yodada, lo cual es esencial para un desarrollo sano del cerebro del feto y del niño pequeño así como para optimizar las funciones mentales en general.

La sal yodada en los Estados Unidos contiene 45 microgramos de yodo por gramo de sal. Para obtener la ingesta diaria recomendada para adultos (150 mcg) se requiere poco menos de la mitad de una cucharadita de sal de mesa.

En la cocina puedes usar la sal kosher por sal de mesa y viceversa. Aunque la cantidad de sal de mesa debe ser menor a la sal kosher que indica una receta. Una cucharadita de sal de mesa equivale de 1,5 a 2 cucharaditas de sal kosher, según la marca.

Fuente:

Publicidad